UNITAS 2019 es ejemplo de integración e interoperabilidad entre marinas

Brasil fue anfitrión del ejercicio marítimo multinacional más antiguo del hemisferio occidental.
Marcos Ommati/Diálogo | 5 septiembre 2019

Relaciones Internacionales

Dos helicópteros de la Marina de Brasil se preparan para despegar. Al fondo, se ve un hospital expedicionario de campaña montado para UNITAS 2019. (Foto: Wagner Ziegelmeyer/Estudio Cria)

La premisa de la 60.ª edición del ejercicio marítimo multinacional UNITAS 2019, que finalizó el 30 de agosto, fue una operación de guerra orientada a la asistencia humanitaria y a la ayuda ante desastres. El escenario fue Río de Janeiro.

Militares brasileños llegan a Ilha da Marambaia a bordo del buque de desembarque de carga general de la MB (L20). (Foto: Wagner Ziegelmeyer/Estudio Cria)

La operación UNITAS 2019, cuyo principal objetivo fue desarrollar una fuerza operacional marítima multinacional, se llevó a cabo en dos etapas: una marítima (LANT) y otra anfibia (AMPHIBIOUS). En la fase marítima, que tuvo lugar del 22 al 30 de agosto, fueron realizados ejercicios enfocados en acciones de superficie, aéreas, de guerra electrónica y operaciones de interdicción marítima.

Durante la segunda etapa, entre el 27 y el 30 de agosto, se realizó una simulación de ayuda humanitaria en Ilha da Marambaia, al sur del estado de Río de Janeiro. Además de Brasil, participaron recursos y delegaciones de Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, los Estados Unidos (país organizador de UNITAS desde 1959), México, Panamá, Paraguay, Perú y Reino Unido; Japón y Portugal participaron como observadores.

El ejercicio movilizó en total 10 barcos brasileños y cuatro de otros países; varias aeronaves de ala fija y rotatoria y un grupo de control de escenarios de ejercicios combinados; además del apoyo en tierra, que contó con más de 3300 militares. “Entrenamos lo más cerca posible a la realidad; incluimos la colaboración de miembros de comunidades locales, a los que eventualmente podremos ayudar en el futuro. Este entrenamiento se puede utilizar en cualquier país, en cualquier situación humanitaria, en cualquier parte del mundo”, dijo el Almirante Leonardo Puntel, comandante de Operaciones Navales de la Marina de Brasil (MB).

Fuerza de Tarea Marina Aeroterrestre de Propósito Especial

Además del USS Carter Hall, de los Vehículos Oruga Anfibios (AAV en inglés), de las barcazas de desembarco (LCAC Hovercraft en inglés) y de cientos de militares, los Estados Unidos participaron en UNITAS LX con una Fuerza de Tarea Marina Aeroterrestre de Propósito Especial del Comando Sur (SPMAGTF-SC en inglés), una unidad multinacional de fuerzas especiales con sede en Honduras, que puede desplegarse para realizar maniobras específicas en el área de responsabilidad del Comando Sur de los EE. UU., que abarca Centroamérica, Sudamérica y el Caribe. “UNITAS 2019 es una oportunidad increíble para el Cuerpo de Infantería de Marina, y en especial para SPMAGTF-SC, para trabajar con nuestros países socios en este gran ejercicio de nivel estratégico, y realmente hacer lo que tengan que hacer para completar su misión. Es una situación en la que todos ganan, tanto nuestro Cuerpo de Infantería de Marina como las naciones socias”, dijo el General de División Michael F. Fahey III, comandante del Cuerpo de Infantería de Marina, Sur, de los EE. UU.

Dos vehículos LCAC de los EE. UU. se acercan a la costa de Ilha da Marambaia, como parte del ejercicio UNITAS 2019. (Foto: Wagner Ziegelmeyer/Estudio Cria)

El 27 se llevó a cabo, en el Centro de Entrenamiento de Ilha da Marambaia de la MB, un ejercicio que simulaba el despliegue de una fuerza de tarea de asistencia humanitaria compuesto por personal militar de Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, EE. UU., Paraguay y Perú a un país ficticio devastado por un huracán. 

Embarcaciones de apoyo

Con carreteras y aeropuertos destruidos, la única forma de llegar al lugar era por mar, mediante un desembarque anfibio. Los buques atracados frente a la costa del país ficticio fueron el buque de transporte ARA Bahía San Blas de la Armada Argentina, el navío de muelle multipropósito Bahía (G40) de la MB. El buque de desembarco USS Carter Hall (LSD-50) de la Marina de los EE. UU., sirvió como punto de apoyo para la asistencia humanitaria enviada a tierra firme.

Según el Vicealmirante Paulo Martino Zuccaro, jefe de la Fuerza de Infantes de Marina de Brasil, en esta operación participaron unos 600 militares. Junto con el equipo y otros recursos necesarios para llevar a cabo una misión de este tamaño, los efectivos fueron trasladados por AAV de la Armada Argentina, de la MB y de la Marina de los EE. UU., en un buque de desembarque de carga general de la MB y en dos LCAC de la Marina de los EE. UU.

Durante el ejercicio, los “heridos” recibieron atención en un hospital expedicionario de campaña de la MB. La Marina de los EE. UU. instaló un sistema de purificación de agua capaz de generar 473 litros de agua potable por hora, incluyendo un dispositivo desalinizador. 

Después de la ceremonia de cierre del evento, el 30 de agosto, el Capitán José Negrete, oficial de relaciones públicas del Cuerpo de Infantería de Marina, Sur, de los EE. UU., dijo que “UNITAS LX puede considerarse un éxito, ya que logramos nuestro objetivo de amplificar los tres pilares más importantes de este ejercicio: fortalecer las relaciones, mejorar la interoperabilidad e incrementar la rapidez de respuesta de las armadas de naciones amigas participantes en el ejercicio, que incluye a los EE. UU”.  

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 9
Cargando las Conversaciones