Preocupa a ONU violencia en Venezuela

Cinco personas murieron y al menos 200 resultaron heridas, incluyendo niños y adolescentes, durante las protestas contra el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro.
Andréa Barretto/Diálogo | 21 mayo 2019

Amenazas Transnacionales

Venezolanos cruzan el río Táchira en abril de 2019, para buscar comida y ayuda en Cúcuta, Colombia, país que alberga a más de un millón de refugiados provenientes de Venezuela. (Foto: Vincent Tremeau, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados)

“La Oficina de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos expresa su preocupación por el uso excesivo de la fuerza de los elementos de seguridad contra los manifestantes en Venezuela”, dijo Marta Hurtado, portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (OHCHR en inglés), el 1.º de mayo de 2019.

La declaración surge a partir de la violencia de grupos armados llamados “colectivos”, que apoyan al régimen ilegítimo de Nicolás Maduro. Cinco personas murieron y 239 resultaron heridas, durante las manifestaciones convocadas por el presidente interino Juan Guaidó el 30 de abril y el 1.º de mayo. Guaidó pidió a los ciudadanos y militares que participen en la Operación Libertad, para restablecer el orden constitucional. Los EE. UU. y más de 50 países reconocen a Guaidó como el líder legítimo de Venezuela.

Los ataques violentos incluyeron disparos y bombas de gas lacrimógeno (un vehículo militar atropelló a manifestantes en la calle), en respuesta a la protesta. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR en inglés), tres de los muertos durante las protestas eran menores de 18 años. Al menos 15 de los lesionados son adolescentes de entre 14 y 17 años. “Exhorto a todos los involucrados a que tomen medidas inmediatas para proteger a los niños de cualquier tipo de violencia”, dijo Henrietta H. Fore, directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, a través de Twitter.

Entre los heridos se encuentran periodistas, atacados mientras cubrían las manifestaciones. “Creemos que al menos 10 periodistas resultaron heridos el 1.º de mayo, incluidos cinco heridos con perdigones”, dijo Ravina Shamdasani, portavoz de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU a la prensa en Ginebra, Suiza.

Refugiados venezolanos desembarcan en Cuiabá, Brasil, en abril de 2018, donde los recibieron organizaciones amigas del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. (Foto: Antonio Cruz, Agencia Brasil).

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU exhortó a las autoridades venezolanas a proteger los derechos humanos de la población. La ONU también exhortó a los líderes políticos a participar en debates para trabajar en la resolución de la crisis actual. “La Oficina de Derechos Humanos de la ONU continuará monitoreando los desarrollos en el país”, dijo el OHCHR.

En busca de una salida
Las condiciones de vida de los venezolanos se han deteriorado desde 2013, cuando Maduro asumió el cargo tras la muerte de Hugo Chávez. Desde entonces, los venezolanos sufren de creciente violencia y falta de suministros básicos, como comida y medicinas.
La situación ha creado un éxodo masivo de venezolanos, considerado como la mayor crisis migratoria en la historia reciente de Latinoamérica, según un informe de 2018 sobre Venezuela producido por la organización internacional no gubernamental, Human Rights Watch.

En febrero de 2019, la oficina del UNHCR informó que el número de refugiados y migrantes venezolanos es de 3,7 millones. Durante 2018, cerca de 5000 personas salieron del país cada día.
Colombia alberga el mayor número de refugiados y migrantes de Venezuela, con más de 1,2 millones. Le sigue Perú con 700 000; Chile, con 288 000; Ecuador, con 200 000; Argentina con 130 000; y Brasil con 96 000. México y los países de Centroamérica y el Caribe también dieron la bienvenida a un número significativo de refugiados y migrantes venezolanos.

En Brasil, el UNHCR regula el flujo de venezolanos en las fronteras, en especial en tres puestos fronterizos en las ciudades de Pacaraima y Boa Vista, en el estado de Roraima; y Manaus, en el estado de Amazonas. “Nuestra principal intención es obtener un perfil rápido de estas personas e identificar sus necesidades principales”, dijo Miguel Pachioni, de la oficina de prensa de UNHCR, en Sao Paulo.

La institución busca asociaciones con los gobiernos y con instituciones públicas y privadas brasileñas que podrían proporcionar refugio inicial y, como solución a más largo plazo, promover la inclusión social de los venezolanos en Brasil.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 172
Cargando las Conversaciones