EE. UU. capacita a guardacostas de Costa Rica

U.S. Trains Members of Costa Rican Coast Guard

Por Roberto López Dubois/Diálogo
marzo 30, 2018

Oficiales del Servicio Nacional de Guardacostas de Costa Rica se encuentran en los EE. UU. para recibir una capacitación de 10 semanas. La formación les permitirá comandar, navegar y dar mantenimiento a los dos buques patrulleros que los EE. UU. donó a Costa Rica en octubre de 2017.

En total, 47 guardacostas costarricenses participan de la capacitación en el Astillero de la Guardia Costera de los EE. UU. en Baltimore, estado de Maryland. El personal llegó el 15 de enero y partirá a bordo de los buques patrulleros el 3 de abril hacia Costa Rica. El adiestramiento, bajo el marco del programa de Artículos Excedentes de Defensa (EDA, en inglés) de la Oficina de Adquisiciones Internacionales de los EE. UU. consiste en cursos teórico-prácticos con enseñanzas básicas para operar las embarcaciones. La transferencia de los buques patrulleros también se realizó bajo el marco del programa EDA.

“La porción teórica duró ocho semanas y se enfocó en los sistemas y control de daños de los [buques de patrullaje de] 110 pies”, dijo a Díalogo Aleshia Harding, administradora del programa de Ventas Militares Extranjeras de la Guardia Costera de los EE. UU y encargada de la transferencia EDA con Costa Rica. “Cada miembro de las tripulaciones de los [buques de] 110 pies participa de una semana de entrenamiento para estar totalmente listo para operar los buques durante el viaje hacia el puerto base”.

Según Harding, miembros de la Guardia Costera de los EE. UU. con amplio conocimiento de los buques patrulleros de 110 pies están a cargo de la capacitación. El evento de formación es el primero en combinar unidades guardacostas costarricenses y estadounidenses en esa clase de buque.

Competencia y capacidades

“La capacitación busca garantizar el buen uso, adecuada operación y mantenimiento de las patrulleras”, dijo a Diálogo el Comisario Martín Arias Araya, director del Servicio Nacional de Guardacostas de Costa Rica. “Permitirá [a las tripulaciones] ser eficaces y eficientes”.

El grupo de guardacostas costarricenses desplegado cuenta con personal especializado en diferentes áreas como capitanes, primeros oficiales, mecánicos, especialistas en electrónica, comunicaciones y navegación entre otros. Cada oficial, destacó el Comisario Arias, lleva varios años de servicio.

“Se seleccionaron entre el personal en el Servicio Nacional de Guardacostas desde los años 2000 y 2001”, explicó el Comisario Arias. “Todos tienen experiencia de navegación y operación, con altos estándares de entrenamiento”.

El 3 de abril, ambos buques patrulleros saldrán del Astillero de Baltimore hacia su nuevo puerto base en Caldera, Costa Rica. Cuatro efectivos de la Guardia Costera de los EE. UU. acompañarán a las tripulaciones costarricenses en la travesía.

“Las tripulaciones harán dos escalas en estaciones de la Guardia Costera de los EE. UU. para reabastecer combustible y suministros antes de llegar a Limón, Costa Rica”, explicó Harding. “Luego de navegar por el Canal de Panamá, llegarán a su nuevo puerto base en Caldera, Costa Rica. Una ceremonia en honor a la llegada de los buques se llevará a cabo el 26 de abril”.

Regreso al servicio

Si bien el donativo de los buques patrulleros se hizo el 13 de octubre de 2017 con una ceremonia de transferencia en Costa Rica, la bandera costarricense no se izó en los buques de inmediato. El 13 de febrero, una delegación de oficiales costarricenses y de la Embajada de los EE. UU. en Costa Rica visitaron el Astillero de la Guardia Costera en Baltimore para recibir de manera oficial los buques.

Los buques patrulleros, también conocidos como “caballos de batalla de la Guardia Costera” pasaron de ser clase Island a ser clase Libertador, en Costa Rica. Bajo su nueva comisión de servicio fueron rebautizados Juan Rafael Mora Porras y General José María Cañas Escamilla.

“Plenamente entrenados y llenos de convicción, los guardacostas de Costa Rica regresarán a su país preparados y listos para desempeñar un papel transformativo para proteger a sus aguas y salvaguardar el territorio de Costa Rica de los flagelos de narcotráfico, tráfico de humanos, pesca ilegal y otras actividades ilícitas”, dijo Sharon Day, embajadora de los EE. UU. en Costa Rica. El donativo, agregó la embajadora, fue “el resultado de largas horas de trabajo y dedicación constante”.

Construidas en la década de 1980, las embarcaciones operaban en Alaska antes de ser decomisadas en 2015. Mientras las tripulaciones costarricenses recibían su capacitación, los buques fueron actualizados con nuevos radares, equipos de comunicación y capa de pintura.

“El equipo de la Guardia Costera de los EE. UU. trabajó muy cerca con las tripulaciones [costarricenses] durante el proceso de planificación, la reactivación de los buques, y entrenamiento mientras se alistan para viajar hacia Costa Rica”, concluyó Harding. “Quedamos impresionados con la dedicación y la actitud positiva de las unidades y estamos ansiosos por ver los patrulleros en acción nuevamente”.
Share