Fuerza Aérea de EE.UU. muestra el funcionamiento de la Unidad de Aislamiento Transportable en la FIDAE

U.S. Air Force Demonstrates Transportable Isolation Unit at FIDAE

Por Dialogo
abril 12, 2016





El síndrome respiratorio agudo grave y los virus del Ébola, Zika y Chikungunya son enfermedades infecciosas emergentes que tienen un impacto sustancial sobre la salud y el bienestar, así como también un severo impacto económico en todo el mundo.

El virus del Zika ya ha costado miles de millones en el manejo de la enfermedad y se estima que costará miles de millones más en el turismo y el comercio perdido en el hemisferio occidental. Con el fin de aumentar el intercambio de datos de biovigilancia entre los países amigos, el Cirujano General del Comando Sur de EE.UU. (SOUTHCOM), Coronel Rudy Cachuela, ha estado trabajando en estrecha colaboración con las naciones de la región. La comunicación en tiempo real de la información de vigilancia de las enfermedades permite a las naciones prepararse y responder mejor a las amenazas en un esfuerzo concertado.

El Servicio Médico (AFMS) de la Fuerza Aérea de EE.UU. (USAF) ha estado ansioso por participar en estas relaciones de intercambio de información en toda América. “Entendemos que la salud es un denominador común en la región: todos la queremos, todos la necesitamos”, indicó el Mayor de la Fuerza Aérea de EE.UU. Joshua Vess, especialista en Salud Internacional de las Fuerzas Aéreas del Sur en Tucson, Arizona. “Una de las formas en que AFMS está tratando de compartir esta información es a través de compromisos de salud globales con nuestros países amigos”.

La semana pasada, médicos del Comando de Movilidad Aérea (AMC) viajaron a Chile para participar de la Feria Internacional del Aire y el Espacio (FIDAE)
y compartir la recientemente creada Unidad de Aislamiento Transportable (TIS) con los países amigos de la región que asisten al evento.

Satisfacer los nuevos requisitos


En 2013, se cumplió con un nuevo requisito para llevar a cabo la evacuación aérea de pacientes altamente infecciosos con el desafío de transportar y ofrecer de manera segura atención médica a los pacientes en una aeronave al tiempo que se evita que ésta se contamine. El resultado fue la TIS, que se compone de dos unidades de aislamiento y una antesala instalada sobre plataformas de apoyo para pacientes que pueden acomodar hasta cuatro pacientes altamente infecciosos y hasta cuatro profesionales médicos.

Cada sección de aislamiento, que es aproximadamente del tamaño de una camioneta y pesa menos de 680 kg (1.500 libras), cuenta con dos camas para pacientes, dos asientos para el personal médico y baños portátiles para los pacientes. El sistema incluye una antesala donde los médicos pueden colocarse los equipos de protección personal mientras son observados por otros médicos para evitar la autocontaminación.

El sistema también cuenta con dos depuradores de aire particulado de alta eficiencia, que garantizan que el aire se recicle constantemente dentro de la unidad TIS, al tiempo que se crea la suficiente presión de aire negativa para evitar que los agentes biológicos escapen de la unidad. La unidad TIS tiene alcance global y puede utilizarse en un avión C-130, mientras que pueden usarse dos sistemas en aviones C-17.

El AMC también tuvo que desarrollar un equipo de Evacuación Aérea (AE) competente en el manejo de enfermedades infecciosas y listo para ser movilizado en cualquier momento. Además de las precauciones universales y la capacitación en el uso de equipos de protección personal, añadieron un médico especialista en enfermedades infecciosas a estos equipos AE para asegurar que los pacientes reciban la mejor atención.

Compartir tecnología


Aunque otras naciones han desarrollado “burbujas” de aislamiento para ser usadas en los aviones, la unidad TIS es la primera en proporcionar atención al paciente en ruta en lugar de colocar a los pacientes en aislamiento mientras los médicos observan desde fuera de la “burbuja”, sin poder proporcionar toda la gama de cuidados médicos a los pacientes que presentan problemas durante el vuelo.

Nueve médicos del AMC con experiencia que va desde enfermedades infecciosas, gestión logística de la unidad TIS, cuidado AE en ruta y descontaminación de la unidad TIS viajaron a la FIDAE para compartir la nueva tecnología y abordar los avances científicos específicos en AE de la USAF, con el objetivo de dotar a los países amigos de Estados Unidos del conocimiento necesario que permita apoyar operaciones militares frente a las amenazas de enfermedades infecciosas a nivel mundial. El avión C-17 y la unidad TIS estuvieron abiertos para las visitas y el AMC ofreció demostraciones y sesiones de información a más de 20.000 participantes que visitaron la aeronave y estaban deseosos de aprender acerca de las capacidades de la unidad TIS.

El Brigadier General Kory Cornum, Cirujano General de AMC, participó del evento y utilizó las reuniones con los líderes médicos y de operaciones de los países amigos para transmitir los motivos por los cuales participaron de la FIDAE. “Nuestra meta es compartir conocimientos, procedimientos y equipos para garantizar que muchos países del mundo estén en condiciones de transportar pacientes con enfermedades altamente infecciosas para que todos puedan recibir la mejor atención posible”, concluyó.
Share