Trinidad y Tobago marca la pauta en la lucha contra el Ébola

Trinidad and Tobago Sets the Standard  in the Fight Against Ebola

Por Dialogo
marzo 10, 2015




La mayoría de los países del Caribe dependen en gran medida del turismo. Incluso en el caso de Trinidad y Tobago, un país rico en petróleo, formado por dos islas, la industria del turismo es un componente importante de la economía nacional, por lo que un solo caso de Ébola podría afectar gravemente su producto nacional. Una disminución del 30 al 50 por ciento en el turismo era muy probable en la región, según el Presidente de la Comunidad del Caribe y el Primer Ministro de Antigua y Barbuda Gastón Browne. Quizá esa es la razón por la cual Trinidad y Tobago tomó esta amenaza seriamente y decidió nombrar al General de Brigada Anthony Phillips Spencer, el subcomandante del Estado Mayor de la Defensa, como líder del Equipo Nacional de Respuesta e Información para la Prevención del Ébola .

Para hablar sobre esta difícil tarea y otros temas relacionadas con la seguridad nacional de Trinidad y Tobago, Diálogo
se reunió con el Coronel Phillips Spencer en la XIII Conferencia de Seguridad de las Naciones del Caribe (CANSEC) que tuvo lugar en Nasáu, Bahamas, a fines de enero de 2015.

DIÁLOGO:
¿Qué es lo que se lleva de esta conferencia?

General de Brigada Anthony Phillips Spencer:
Creo que hemos logrado un nivel de franqueza sobre la necesidad de una acción muy concreta en relación con las cuestiones que se han debatido en la CANSEC anteriormente. Creo que centrar la atención en mejorar el sistema de capacitación regional es un claro indicio del éxito de la CANSEC 2015. También se nota que la cuestión del intercambio de información es muy importante para nuestro éxito cuando trabajamos juntos para hacer frente a las amenazas como el tráfico ilícito; fue otro año donde no cabe duda de que existe un profundo compromiso para tomar medidas más allá de muchas de las cosas que hemos debatido en el pasado.

DIÁLOGO:
¿Cree usted que el debate pasará a la acción?

Gen. de Brig. Phillips Spencer:
Así es. Un plan no es una base para la acción. Del mismo modo, un instrumento no es la base para la implementación. El instrumento debe ser institucionalizado. Todos los actores tienen que unirse y determinar cómo vamos a organizarnos, alinear nuestros esfuerzos, coordinar nuestros potenciales y capacidades, y luego pasar a la acción. Creo que el debate en esta CANSEC se centró en cómo pasar de esos instrumentos que han sido aprobados en muchos casos por nuestros gobiernos a la ejecución e implementación eficaces de esas medidas que tratarán los numerosos problemas que amenazan la seguridad de nuestros ciudadanos.

DIÁLOGO:
Durante la CANSEC 2015, hubo muchos debates sobre la obtención y el intercambio de información. ¿Por qué es tan difícil de implementar?

Gen. de Brig. Phillips Spencer:
El intercambio de información se basa en dos cuestiones imprescindibles. La primera es la confianza. La segunda es la estandarización. La confianza apunta a asegurar que los riesgos que corre cualquier país en el intercambio de información puedan ser controlados, y la mejor respuesta y el mejor contexto en el que se siente cómodo al aceptar esos riesgos es en un ambiente de confianza. Generar confianza entre los socios en materia de seguridad en el hemisferio nos obliga a asegurarnos de que hemos fijado los mismos estándares de detección y control etc., asegurándonos de que el nivel de profesionalismo en todos los organismos involucrados en el intercambio de información sea suficientemente aceptable. Por lo tanto, existen dos cuestiones: la confianza y la estandarización. A ningún país le gustaría saber que de buena fe ofreció información confidencial a otro país para luego descubrir que la información no fue tratada con el nivel de seguridad adecuado.

DIÁLOGO:
Sin embargo, el intercambio de información aparentemente funciona bien cuando se trata de la Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial Sur (JIATF-Sur), en la que diferentes organismos de distintos países trabajan muy de cerca. ¿Cree que sea un modelo que deba reproducirse?

Gen. de Brig. Phillips Spencer:
Definitivamente. De hecho, durante la conferencia, quizá haya escuchado al director ejecutivo de CARICOM IMPACS, el Sr. Francis Forbes, referirse a JIATF-Sur como el tipo ideal de centro de intercambio de información. Es porque en JIATF-Sur los estándares son lo suficientemente altos para ofrecer y transmitir confianza en el sistema para facilitar el intercambio de información. Por lo tanto, cualquier persona que intente participar en el intercambio de información a través del acuerdo JIATF-Sur debe estar preparada para cumplir con los estándares. Es por eso que hablé anteriormente sobre la importancia de la estandarización. No se puede entrar en el juego sin estar preparado para cumplir con los estándares necesarios.

DIÁLOGO:
En octubre de 2014 fue nombrado líder del Equipo Nacional de Respuesta e Información para la Prevención del Ébola. ¿Puede contarnos sobre esa iniciativa y si está funcionando bien?

Gen. de Brig. Phillips Spencer:
Sí. Creo que estamos haciendo las cosas bien. Una de las ideas básicas para responder o estar preparados para responder al virus del Ébola es una clara comprensión de que un solo organismo (Ministerio de Salud, Ministerio de Seguridad Nacional) no puede responder de manera eficaz a esta enfermedad. Por lo tanto, una vez que logramos la buena disposición de los actores clave para trabajar juntos, descubrimos que la implementación de la estrategia que desarrollamos se volvió muy factible. Por lo tanto, hemos sido capaces de llevar a cabo varios ejercicios de simulacro. Hemos realizado todas las encuestas de preparación local en todos los puertos en Trinidad y Tobago. Hemos establecido anclajes de cuarentena para todas las embarcaciones que ingresan en nuestra jurisdicción. En nuestros respectivos aeropuertos, hemos sido capaces de establecer salas de aislamiento en el caso de Piarco y envolturas de aislamiento también en el caso del Aeropuerto Robinson en Tobago, y hemos desarrollado procedimientos estándares de operación para diversos ámbitos y eventos específicos para los cuales tenemos que estar preparados y vamos a llevar a cabo ejercicios de simulacro. Nos ha obligado realmente a todas las partes interesadas a reunirnos, por eso, no solo tenemos organismos del sector público, sino también organismos del sector privado. Tenemos organismos de la sociedad civil y representantes de sindicatos como parte del equipo, porque hay que tener en cuenta que cualquier persona que tenga interés en la prevención de la llegada o la importación del virus del Ébola querrá involucrarse en el proceso. Aparte de eso, realmente hemos logrado asegurarnos de que llegamos hasta las respectivas comunidades en Trinidad y Tobago. Por ejemplo, después de mi regreso a Puerto España, nos reuniremos con la comunidad de Cora. El pueblo de Cora es donde se ha establecido el Centro de Tratamiento del Ébola para Trinidad y Tobago y, por lo tanto, necesitamos trabajar directamente con esa comunidad, de modo que entiendan profundamente hasta qué punto hemos tomado medidas para minimizar el riesgo para ellos gracias a que contamos con un centro de tratamiento del Ébola en su comunidad. Por eso creo que estamos haciendo las cosas bien.

DIÁLOGO:
¿Tiene la sensación de que todos los países de la región se encuentran en el mismo nivel de estandarización que Trinidad y Tobago?

Gen. de Brig. Phillips Spencer:
Yo no puedo hablar por los demás países. Lo que sí sé es que cuando los jefes de la CARICOM se reunieron en Puerto España a principios de diciembre, se acordó que todos sus estados miembros trabajarían juntos y que estaríamos dispuestos a apoyarnos mutuamente. Por ejemplo, ya hemos recibido una solicitud de asistencia de Granada, porque tiene que ver con la capacidad de la infraestructura de salud pública de cada país. Sierra Leona, Liberia y Guinea fueron tres países de África Occidental con infraestructuras subdesarrolladas de salud pública y por eso fue tan difícil contener la propagación de la enfermedad del Ébola. Observará que en Nigeria, un país con una infraestructura de salud pública mucho más sofisticada y desarrollada, la recuperación de un incidente fue más rápida.

DIÁLOGO:
Hablando sobre el crimen organizado transfronterizo, hace dos años, uno de los mayores problemas en Trinidad y Tobago era el hecho de que las drogas pasaban por el país y aunque no se quedaban, los narcotraficantes dejaban atrás armas que caían en manos de jóvenes, especialmente jóvenes del sexo masculino. ¿Este problema disminuyó desde entonces?

Gen. de Brig. Phillips Spencer:
No hay duda de que en Trinidad y Tobago hay más armas de fuego ilícitas de las que quisiéramos. La buena noticia es que en el año 2014, la Policía de Trinidad y Tobago ha logrado retirar el mayor número de armas de fuego de las calles, lo que constituyó la mayor cantidad de armas retiradas de las calles en muchos años. Esto significa que si siguen introduciendo armas ilegales es nuestro problema, pero nuestra capacidad para retirarlas de las calles ha mejorado. El siguiente requisito es evitar que esas armas de fuego ilegales ingresen en nuestra jurisdicción, por ese motivo el Ministerio de Seguridad Nacional está tratando de proporcionarle a la Guardia Costera las embarcaciones y los interceptores necesarios para mejorar la velocidad en la que somos capaces de proteger nuestras fronteras de la infiltración y la importación de armas de fuego ilegales.



La mayoría de los países del Caribe dependen en gran medida del turismo. Incluso en el caso de Trinidad y Tobago, un país rico en petróleo, formado por dos islas, la industria del turismo es un componente importante de la economía nacional, por lo que un solo caso de Ébola podría afectar gravemente su producto nacional. Una disminución del 30 al 50 por ciento en el turismo era muy probable en la región, según el Presidente de la Comunidad del Caribe y el Primer Ministro de Antigua y Barbuda Gastón Browne. Quizá esa es la razón por la cual Trinidad y Tobago tomó esta amenaza seriamente y decidió nombrar al General de Brigada Anthony Phillips Spencer, el subcomandante del Estado Mayor de la Defensa, como líder del Equipo Nacional de Respuesta e Información para la Prevención del Ébola .

Para hablar sobre esta difícil tarea y otros temas relacionadas con la seguridad nacional de Trinidad y Tobago, Diálogo
se reunió con el Coronel Phillips Spencer en la XIII Conferencia de Seguridad de las Naciones del Caribe (CANSEC) que tuvo lugar en Nasáu, Bahamas, a fines de enero de 2015.

DIÁLOGO:
¿Qué es lo que se lleva de esta conferencia?

General de Brigada Anthony Phillips Spencer:
Creo que hemos logrado un nivel de franqueza sobre la necesidad de una acción muy concreta en relación con las cuestiones que se han debatido en la CANSEC anteriormente. Creo que centrar la atención en mejorar el sistema de capacitación regional es un claro indicio del éxito de la CANSEC 2015. También se nota que la cuestión del intercambio de información es muy importante para nuestro éxito cuando trabajamos juntos para hacer frente a las amenazas como el tráfico ilícito; fue otro año donde no cabe duda de que existe un profundo compromiso para tomar medidas más allá de muchas de las cosas que hemos debatido en el pasado.

DIÁLOGO:
¿Cree usted que el debate pasará a la acción?

Gen. de Brig. Phillips Spencer:
Así es. Un plan no es una base para la acción. Del mismo modo, un instrumento no es la base para la implementación. El instrumento debe ser institucionalizado. Todos los actores tienen que unirse y determinar cómo vamos a organizarnos, alinear nuestros esfuerzos, coordinar nuestros potenciales y capacidades, y luego pasar a la acción. Creo que el debate en esta CANSEC se centró en cómo pasar de esos instrumentos que han sido aprobados en muchos casos por nuestros gobiernos a la ejecución e implementación eficaces de esas medidas que tratarán los numerosos problemas que amenazan la seguridad de nuestros ciudadanos.

DIÁLOGO:
Durante la CANSEC 2015, hubo muchos debates sobre la obtención y el intercambio de información. ¿Por qué es tan difícil de implementar?

Gen. de Brig. Phillips Spencer:
El intercambio de información se basa en dos cuestiones imprescindibles. La primera es la confianza. La segunda es la estandarización. La confianza apunta a asegurar que los riesgos que corre cualquier país en el intercambio de información puedan ser controlados, y la mejor respuesta y el mejor contexto en el que se siente cómodo al aceptar esos riesgos es en un ambiente de confianza. Generar confianza entre los socios en materia de seguridad en el hemisferio nos obliga a asegurarnos de que hemos fijado los mismos estándares de detección y control etc., asegurándonos de que el nivel de profesionalismo en todos los organismos involucrados en el intercambio de información sea suficientemente aceptable. Por lo tanto, existen dos cuestiones: la confianza y la estandarización. A ningún país le gustaría saber que de buena fe ofreció información confidencial a otro país para luego descubrir que la información no fue tratada con el nivel de seguridad adecuado.

DIÁLOGO:
Sin embargo, el intercambio de información aparentemente funciona bien cuando se trata de la Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial Sur (JIATF-Sur), en la que diferentes organismos de distintos países trabajan muy de cerca. ¿Cree que sea un modelo que deba reproducirse?

Gen. de Brig. Phillips Spencer:
Definitivamente. De hecho, durante la conferencia, quizá haya escuchado al director ejecutivo de CARICOM IMPACS, el Sr. Francis Forbes, referirse a JIATF-Sur como el tipo ideal de centro de intercambio de información. Es porque en JIATF-Sur los estándares son lo suficientemente altos para ofrecer y transmitir confianza en el sistema para facilitar el intercambio de información. Por lo tanto, cualquier persona que intente participar en el intercambio de información a través del acuerdo JIATF-Sur debe estar preparada para cumplir con los estándares. Es por eso que hablé anteriormente sobre la importancia de la estandarización. No se puede entrar en el juego sin estar preparado para cumplir con los estándares necesarios.

DIÁLOGO:
En octubre de 2014 fue nombrado líder del Equipo Nacional de Respuesta e Información para la Prevención del Ébola. ¿Puede contarnos sobre esa iniciativa y si está funcionando bien?

Gen. de Brig. Phillips Spencer:
Sí. Creo que estamos haciendo las cosas bien. Una de las ideas básicas para responder o estar preparados para responder al virus del Ébola es una clara comprensión de que un solo organismo (Ministerio de Salud, Ministerio de Seguridad Nacional) no puede responder de manera eficaz a esta enfermedad. Por lo tanto, una vez que logramos la buena disposición de los actores clave para trabajar juntos, descubrimos que la implementación de la estrategia que desarrollamos se volvió muy factible. Por lo tanto, hemos sido capaces de llevar a cabo varios ejercicios de simulacro. Hemos realizado todas las encuestas de preparación local en todos los puertos en Trinidad y Tobago. Hemos establecido anclajes de cuarentena para todas las embarcaciones que ingresan en nuestra jurisdicción. En nuestros respectivos aeropuertos, hemos sido capaces de establecer salas de aislamiento en el caso de Piarco y envolturas de aislamiento también en el caso del Aeropuerto Robinson en Tobago, y hemos desarrollado procedimientos estándares de operación para diversos ámbitos y eventos específicos para los cuales tenemos que estar preparados y vamos a llevar a cabo ejercicios de simulacro. Nos ha obligado realmente a todas las partes interesadas a reunirnos, por eso, no solo tenemos organismos del sector público, sino también organismos del sector privado. Tenemos organismos de la sociedad civil y representantes de sindicatos como parte del equipo, porque hay que tener en cuenta que cualquier persona que tenga interés en la prevención de la llegada o la importación del virus del Ébola querrá involucrarse en el proceso. Aparte de eso, realmente hemos logrado asegurarnos de que llegamos hasta las respectivas comunidades en Trinidad y Tobago. Por ejemplo, después de mi regreso a Puerto España, nos reuniremos con la comunidad de Cora. El pueblo de Cora es donde se ha establecido el Centro de Tratamiento del Ébola para Trinidad y Tobago y, por lo tanto, necesitamos trabajar directamente con esa comunidad, de modo que entiendan profundamente hasta qué punto hemos tomado medidas para minimizar el riesgo para ellos gracias a que contamos con un centro de tratamiento del Ébola en su comunidad. Por eso creo que estamos haciendo las cosas bien.

DIÁLOGO:
¿Tiene la sensación de que todos los países de la región se encuentran en el mismo nivel de estandarización que Trinidad y Tobago?

Gen. de Brig. Phillips Spencer:
Yo no puedo hablar por los demás países. Lo que sí sé es que cuando los jefes de la CARICOM se reunieron en Puerto España a principios de diciembre, se acordó que todos sus estados miembros trabajarían juntos y que estaríamos dispuestos a apoyarnos mutuamente. Por ejemplo, ya hemos recibido una solicitud de asistencia de Granada, porque tiene que ver con la capacidad de la infraestructura de salud pública de cada país. Sierra Leona, Liberia y Guinea fueron tres países de África Occidental con infraestructuras subdesarrolladas de salud pública y por eso fue tan difícil contener la propagación de la enfermedad del Ébola. Observará que en Nigeria, un país con una infraestructura de salud pública mucho más sofisticada y desarrollada, la recuperación de un incidente fue más rápida.

DIÁLOGO:
Hablando sobre el crimen organizado transfronterizo, hace dos años, uno de los mayores problemas en Trinidad y Tobago era el hecho de que las drogas pasaban por el país y aunque no se quedaban, los narcotraficantes dejaban atrás armas que caían en manos de jóvenes, especialmente jóvenes del sexo masculino. ¿Este problema disminuyó desde entonces?

Gen. de Brig. Phillips Spencer:
No hay duda de que en Trinidad y Tobago hay más armas de fuego ilícitas de las que quisiéramos. La buena noticia es que en el año 2014, la Policía de Trinidad y Tobago ha logrado retirar el mayor número de armas de fuego de las calles, lo que constituyó la mayor cantidad de armas retiradas de las calles en muchos años. Esto significa que si siguen introduciendo armas ilegales es nuestro problema, pero nuestra capacidad para retirarlas de las calles ha mejorado. El siguiente requisito es evitar que esas armas de fuego ilegales ingresen en nuestra jurisdicción, por ese motivo el Ministerio de Seguridad Nacional está tratando de proporcionarle a la Guardia Costera las embarcaciones y los interceptores necesarios para mejorar la velocidad en la que somos capaces de proteger nuestras fronteras de la infiltración y la importación de armas de fuego ilegales.
Sí, me parece que ustedes hacen muy buena labor, sigan así contra el tráfico humano y la explotación en beneficio de los jóvenes, quienes son nuestra futura generación. Yo soy Donna Dussard de Dover, St. Mary
Share