Destacados: Una conversación con nuestros líderes

En la actualidad no hay solución militar a ningún problema en el mundo

Diálogo entrevistó al Cnel. Anthony y al Cnel. Viera unos meses antes de su transferencia de mando de WHINSEC, el 19 de julio.
Claudia Sánchez-Bustamante/Diálogo | 7 agosto 2017

El Coronel del Ejército de los EE. UU. Keith Anthony, director de WHINSEC, y el Coronel del Ejército de El Salvador Luis Viera, director adjunto de WHINSEC, conversaron con Diálogo sobre sus retos, metas y logros al mando del instituto. (Foto: Claudia Sánchez-Bustamante, Diálogo)

El Coronel del Ejército de los EE. UU. Keith Anthony, director del Instituto de Cooperación para la Seguridad del Hemisferio Occidental, habló con Diálogo sobre su plan de estudios y sobre los desafíos y logros que enfrenta en su tercer año al mando*. Sentado junto a él, el Coronel del Ejército de El Salvador Luis Viera, subdirector en WHINSEC, discutió desde su perspectiva la importancia de su rol y el de WHINSEC.

Diálogo: ¿Cuál es la misión del Instituto de Cooperación para la Seguridad del Hemisferio Occidental (WHINSEC, por sus siglas en inglés)? ¿Y cómo se vincula con los esfuerzos de cooperación de seguridad del Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM, por sus siglas en inglés) con los países amigos de Sudamérica, Centroamérica y el Caribe?

Coronel Keith Anthony, director de WHINSEC: La misión de WHINSEC es capacitar y educar a personal militar, de las fuerzas del orden y civiles dentro del contexto de la Carta de la Organización de Estados Americanos. La forma como lo hacemos, los cursos que seleccionamos, están absolutamente alineados con los objetivos de los Comandos Combatientes (COCOM, por sus siglas en inglés). ¿Cuáles son las amenazas y cómo preparamos a los líderes para responder a ellas? Uno de los mayores retos académicamente es asegurar que nuestro plan de estudios sea relevante, y que lo que estamos haciendo aquí en Ft. Benning sea realista respecto a las condiciones en la región. Así que, eso es lo que hacemos. Entrenamos militares; desde cadetes y cabos hasta coroneles. De hecho, tenemos oficiales de alto rango que asisten a nuestro Curso de Operaciones Conjuntas e Interagenciales, y una gama completa de suboficiales que vienen aquí para su desarrollo profesional como líderes. Contamos con civiles del Ministerio de Defensa en nuestros cursos de logística estratégica y operativa. A veces [los civiles] asisten a nuestro Curso Interagencial de Planificación de Acciones de Crisis, que se deriva de la educación en Asuntos Civiles en el Centro y Escuela John F. Kennedy de Guerra Especial del Ejército de los EE. UU. (JFKSWC, por sus siglas en inglés) Para las fuerzas policiales y otro personal de emergencia, hemos ajustado el plan de estudios para que sea más completo, más interinstitucional, más inclusivo para todas las partes interesadas en la gestión de crisis. Al leer las descripciones de los cursos se darán cuenta de que no están limitados, de que pueden enviar a sus mejores personas aquí, independientemente de la rama de servicio, la agencia o el dominio del idioma extranjero. Durante mi tiempo en el comando también hemos aumentado nuestros ofrecimientos en inglés, para ser más inclusivos con nuestros amigos regionales no hispanohablantes, y en ese sentido realizamos cursos de inglés simultáneamente con versiones en español para juntar a participantes hispanos con otros que no hablen español, para construir relaciones profesionales orientadas a la colaboración.

Diálogo: ¿Por qué el lema “libertad, paz y fraternidad” es tan representativo de esta misión?

Cnel. Anthony: Es un lema maravilloso cuyos cimientos son la democracia y los valores democráticos. Cuando uno viene aquí, refuerza la confianza y la seguridad, hace amigos y rompe algunas de las barreras que, si está en su país, probablemente continuaría perpetuando. En pocas palabras, en WHINSEC se desarrollan amistades profesionales. Cada curso es sobre el desarrollo de líderes; no hay seguidores aquí así que todos, incluyendo a los cadetes que vienen aquí, son futuros líderes. Esa es la parte de la “fraternidad”. La tenemos en nuestra canción, en nuestras graduaciones, de modo que cuando uno oye la palabra, es creíble.

Diálogo: ¿Cuál cree que es su mayor desafío como director del instituto?

Cnel. Anthony: Tengo algunos, pero diría que mi mayor reto es mantener una cierta agilidad, es decir, tengo que poder cambiar de perspectiva en base al problema. Tengo muchos jefes que cuentan conmigo. Trabajo para el Comando de Entrenamiento y Doctrina del Ejército de los EE. UU. [TRADOC, por sus siglas en inglés]. Pero, estoy aquí, en Fort Benning. Todo lo que necesito para ejecutar mi misión con éxito viene del comandante general de Fort Benning. Luego trabajamos con dos comandantes de COCOM, con misiones muy diferentes y prioridades diferentes. He trabajado en la región [Latinoamérica y el Caribe] unos 16 años, así que tengo una idea de cómo hacer cooperación de seguridad. Afortunadamente, también tengo gente como el Coronel [del Ejército de El Salvador Luis] Viera [subdirector] y otros a mi alrededor que me ayudan a tomar decisiones bien informadas. Por lo tanto, el mayor reto es tener una buena comunicación y comprensión del entorno operativo conjunto, interinstitucional y multinacional.

Diálogo: En los tres años que ha estado aquí, ¿cuál cree que ha sido su mayor logro?

Cnel. Anthony: Me estoy preparando para mi cambio de mando el 19 de julio, así que he pensado mucho en esa pregunta mientras preparo mis comentarios. Lo más importante es que no son mis logros; realmente son los logros del instituto. Me concentraré en tres áreas.

Hemos alcanzado nuevos logros en la promoción de un enfoque interinstitucional hacia la gestión de crisis. Creo que hemos aprendido que se requiere de todo un esfuerzo gubernamental para resolver los desafíos complejos del siglo XXI. En la actualidad, no hay solución militar a ningún problema en el mundo. Es importante reclutar a personal policial y militar para enviarlos a WHINSEC para desarrollar relaciones profesionales, pero también es importante ser capaz de integrar mejor las capacidades y ser más interoperable en las respuestas a las crisis. Además, establecimos el Centro para los Derechos Humanos y la Democracia (CHRD, por sus siglas en inglés), y creo que ya era hora después de 15 años. Sin embargo, no debe ser algo que se deba enseñar únicamente; debemos vivirlo. El CHRD tiene la responsabilidad de garantizar que todo lo que hagamos se enfoque en los derechos humanos. Si no lo hace, el centro hará los retoques y ajustes necesarios para que lo haga. No es solo la teoría, sino la acción y las decisiones reales.

Siempre nos estamos comunicando con nuevos amigos. En la región, nuestras puertas están abiertas y somos inclusivos, no exclusivos, hacia todas las naciones del continente. Dicho esto, el personal del Ejército de los EE. UU. en WHINSEC ha sido decisivo para los requisitos de la Universidad del Ejército, interactuando con Mozambique mediante nuestro conocimiento del portugués, así como en Sudáfrica y Ucrania.

Ahora hacemos graduaciones combinadas. Como parte de la Universidad del Ejército, estamos trabajando bajo un sistema semestral. Al combinar las graduaciones, los estudiantes pueden regresar y hablar sobre WHINSEC, no solo sobre el curso sino también sobre las personas que conocieron en ese curso. Ahora conocen a todos los otros cursos y se está transmitiendo el mensaje sobre la variedad y la relevancia de los cursos en WHINSEC. Cuando se trata de WHINSEC no hablamos de una relación bilateral, sino de relaciones multilaterales, y esa es una de las cosas que he tratado de promover. Creo que esos serían algunos de los logros, no los míos, sino lo que hemos conseguido durante los tres años que he sido parte del equipo. Cnel. Vieira, ¿algo más que hemos conseguido durante este tiempo?

Coronel del Ejército de El Salvador Luis Viera, subdirector de WHINSEC: Hemos hecho que los cursos sean más relevantes, los hemos centrado en los desastres naturales y la asistencia humanitaria. Y nos hemos asociado con otras instituciones académicas, como Columbus Technical College.

Diálogo: Cnel. Viera, ¿cuál considera su mayor logro en esta experiencia?

Col. Viera: Varios. Pero mi mayor logro considero es el haber contribuido a ese esfuerzo que WHINSEC realiza desde su creación en el 2001, que es el de proporcionar para todos los países del hemisferio un espacio en el que podamos educarnos y entrenarnos juntos militares, policías y civiles, para mejorar nuestras capacidades de servicio a nuestros países y a la región sobre una sólida base de respeto y fraternidad hemisférica. En esa línea de pensamiento recuperamos algunas ideas de años pasados y hemos dejado encaminado un esfuerzo de comunicación estratégica para dar a conocer en las Américas el trabajo que como instituto realizamos. Con la revista informativa que denominamos “Gaceta de la fraternidad”, aspiramos a que se convierta en una revista académica, además de una importante red de comunicación con líderes policiales, militares y civiles de alto nivel, con los cuales compartimos en mis tiempos de estudiante e instructor, como también en mi actual posición de subdirector, pero creo que hemos dejado la semilla para que eso suceda en un futuro cercano.

Diálogo: ¿Qué lecciones aprendidas durante esta experiencia llevará con usted a su próximo puesto?

Cnel. Anthony: Voy a ser asesor del Departamento de Defensa en el Departamento de Estado, por lo que hay muchas. En primer lugar, será la importancia de abordar los problemas de forma conjunta, de manera interinstitucional y multinacional. Como tengo nueve coroneles que trabajan para mí, he desarrollado un consejo de coroneles. Todos los jueves conversamos sobre temas de interés, y se conocen entre ellos y los conozco. También me hacen saber lo que está pasando en todo el instituto desde su perspectiva, y ha sido esclarecedor escuchar su perspectiva interinstitucional e internacional sobre ciertas áreas. He podido hacer retoques y ajustes en base a nuestras conversaciones. A través de estos encuentros de dos horas, hemos sido capaces de lograr mucho juntos. Estos son los futuros líderes que tomarán posiciones de importancia cuando regresen a sus respectivos países.

Diálogo: Y sus caminos se cruzarán en algún momento...

Cnel. Anthony: Así es. Esa es la enseñanza, aprovechar el conocimiento, la experiencia y la sabiduría de la gente que tengo en el instituto, y tratar de hacer algo de valor que se verá en el futuro.

Además, me gustaría hablar de algo porque creo que es importante. En los últimos dos años, WHINSEC ha ganado los premios al Instructor del año de TRADOC. No existe una categoría internacional, pero el Coronel del Ejército de Chile Luis Felipe Cuellar fue seleccionado por TRADOC como Educador del Año para el año fiscal 2015. Estamos muy orgullosos de eso. Y acabo de descubrir que ganamos el premio al Instructor del Año en la categoría oficial para el año fiscal 2016 con el Capitán del Ejército Rafael Monterrosa de El Salvador, siendo que los otros finalistas eran del JFKSWC y del Centro de Excelencia de Artillería de Campo, personas muy capaces. Eso significa dos en dos años, y dice mucho sobre el nivel y la calidad de los instructores que los países envían a WHINSEC.

Diálogo: Cnel. Viera, que se va a llevar usted de esta experiencia y cuál es la importancia de estar aquí en la posición de subdirector?

Col. Viera: En primer lugar agradezco infinitamente la oportunidad que me ha brindado mi país y mi institución de servir desde esta posición, en este centro de estudios que aprecio mucho y del que fui estudiante e instructor. Y por supuesto a WHINSEC por considerarnos en tal alto cargo dentro del instituto. En ese sentido y de la relación de trabajo con nuestro director me llevo lo que denomino el liderazgo humano; admiro mucho como él dirige esta organización especial, poniendo en todo momento el rostro humano a cuanta decisión toma, porque es fácil hacer cumplir las normas y ser frío en ese esfuerzo sin dejar de ser un buen líder, pero otra cosa es humanizar toda decisión, especialmente cuando se trabaja en un ambiente multinacional, donde además del ser humano está de por medio la relación entre Estados y de las instituciones dentro de esos Estados.

Por otra parte, como subdirector soy el responsable ante nuestro director entre otras cosas, del manejo de todos aquellos asuntos que afectan al personal internacional y a sus familias. En esa tarea presido una junta asesora conformada por oficiales y suboficiales tanto de policía como militares de mayor jerarquía de los países representados en WHINSEC, con quienes tratamos todo tipo de aspectos, para asesorar oportunamente al mando del instituto en el proceso de toma de decisiones. Estamos hablando de profesionales de diferentes países, con grandes capacidades y experiencias, con diferentes ideas para el tratamiento de un mismo problema. En este momento tengo seis miembros de la junta con el mismo grado que yo, por lo que mediar para que esas posturas converjan en una asesoría útil para WHINSEC es una experiencia que jamás olvidaré. En un ambiente conjunto, interagencial, multinacional y multicultural, como el que se enseña y se vive en WHINSEC, la función del líder se complica, porque en el tratamiento de cualquier problema intervienen elementos que en otros ambientes no intervendrían, como por ejemplo la sensibilidad nacional, las diferencias culturales, las particularidades del lenguaje, etc. Esto me lleva a concluir que la tolerancia, el respeto a las diferencias individuales y colectivas y aprovechar nuestras capacidades son la clave para el éxito en el combate a las amenazas que afectan a nuestra región, que requieren no solo del esfuerzo de todas las instituciones que conforman un Estado, sino del esfuerzo de dos o más Estados.

Diálogo: ¿Cómo cree que el plan de estudios refleja los valores que WHINSEC promueve a través del hemisferio occidental?

Cnel. Anthony: El plan de estudios en sí se basa en la profesión de las armas, lo que enseñamos al Ejército de EE.UU. y suboficiales, de modo que lo ético, moral, legal..., todo lo que enseñamos está relacionado con eso. Pero también enseñamos derechos humanos. Creo que somos la única escuela del Ejército de los EE. UU. que tiene el mandato de enseñar los derechos humanos como parte del plan de estudios. Eso es muy importante, y es la base de todo lo que hacemos. Si no tuviéramos que enseñar nada más, nuestro mandato de enseñar los derechos humanos y el oficio militar aquí en la región se mantendrían. Lo que hace que los cursos sean relevantes son los proponentes (el Ejército y otras escuelas que desarrollan doctrina). Los proponentes nos proporcionan la información, garantizan que la doctrina sea actual y luego los COCOM se aseguran de que nuestros programas de instrucción y planes de estudios sean relevantes para la región. Enseñamos tácticas de unidades pequeñas, enseñamos patrullaje, pero además traemos a fuerzas del orden federales de los EE. UU. para ayudar a enseñar en algunos de los planes de estudio también. Así que miembros de la Agencia Federal Antinarcóticos de los EE. UU. (DEA, por sus siglas en inglés), del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI, por sus siglas en inglés) y de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE. UU. (CBP, por sus siglas en inglés) permanecen en Ft. Benning enseñando en algunos de nuestros cursos; esto garantiza la cooperación y relevancia interinstitucional porque algunos países no tienen fuerzas armadas.

Diálogo: La segunda parte de esa pregunta fue, ¿cómo cambia el plan de estudios para desarrollar necesidades e intereses en la región?

Cnel. Anthony: A través de compromisos de liderazgo clave, a través de interacciones con nuestros instructores, a través de interacciones con nuestros estudiantes, y nuevamente con los COCOM. Los cambios ocurren, pero no de la noche a la mañana. Conseguimos esa información, la enviamos de vuelta a TRADOC para que la revisen, y luego vuelve a nosotros. Es un ciclo. Pero lo hacemos muy bien porque llevamos 16 años haciéndolo. Todavía hay desastres naturales, todavía hay tráfico ilegal. Todavía hay problemas de estabilidad y seguridad que hay que resolver. Nuestros cursos tienen que ser útiles para nuestros amigos regionales.

Diálogo: ¿Cómo se seleccionan los estudiantes para asistir a WHINSEC?

Cnel. Anthony: En primer lugar, el país los selecciona, cada servicio militar o institución policial selecciona a los estudiantes conjuntamente con la Oficina de Cooperación de Seguridad en la Embajada de los EE. UU. en cada país. Examinan a los estudiantes y luego el Departamento de Estado aprueba la investigación y emite las visas. Después de que se completa, llegan a WHINSEC para su instrucción.

Diálogo: ¿Con qué inquietudes de seguridad regional siente que el cuerpo estudiantil está más preocupado? ¿Y varían entre las clases?

Cnel. Anthony: Varía según la cantidad de estudiantes de países representados y las amenazas que son más importantes para ellos. Las principales serían las actividades de tráfico ilegal, los desastres naturales, la seguridad, la estabilidad y la participación en las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU. Creo que esas prioridades aún existen en esta región, y con toda esta tendencia transregional y transnacional, no es solo en esta región. Lo que es realmente interesante es que todavía vemos el mundo de norte a sur. Comando Norte de los EE. UU. (NORTHCOM, por sus siglas en inglés), SOUTHCOM, Comando del Pacífico de los EE. UU. (PACOM, por sus siglas en inglés). Los brasileños están haciendo cosas en África, los peruanos están haciendo cosas con PACOM y participando en ejercicios con los chilenos y las naciones asiáticas. Por lo tanto, esa es también la naturaleza transregional, no solo transnacional, del tipo de amenazas que ocurren.

Diálogo: ¿De qué manera los títulos y cursos de estudio que ofrece WHINSEC hacen que los estudiantes sean mejores profesionales de defensa en sus propios países?

Cnel. Anthony: Ya son muy buenos profesionales de seguridad y defensa, antes incluso de llegar a WHINSEC. Cuando llegan aquí, les proporcionamos procesos de planificación y metodologías como lo que llamamos el Proceso de Toma de Decisiones Militares (MDMP, por sus siglas en inglés) y el Proceso de Planificación de Operaciones Conjuntas (JOPP, por sus siglas en inglés), que pueden llevar a su país; sin mencionar los ejercicios prácticos de liderazgo. Lo que importa es poder aumentar su capacidad para operar con los Estados Unidos o con sus vecinos. El WHINSEC ha tenido éxito. Les pedimos que adapten lo aprendido aquí y lo lleven a sus países y lo apliquen a las condiciones de sus países. No tienen Strykers, no tienen tanques M1, no tienen Bradleys, así que tomen lo que aprendan aquí, lo que sea aplicable, y traten de aplicarlo en su país. Esa es la idea, así ante una crisis no tenemos que aprender al mismo tiempo que respondemos a ella. Y todos los países que vienen aquí están llevándose eso. El Cnel. Viera, por ejemplo, tomó todo nuestro curso de la Escuela de Comando y Estado Mayor General (CGSC, por sus siglas en inglés), y lo llevó a El Salvador. ¿Sabe lo fácil que es trabajar con El Salvador? Está demostrado, porque era nuestro socio de coalición en Irak. No hubieran entendido nuestro proceso logístico en Irak si no hubieran estado aquí. Todos me dicen que quieren ampliar su conocimiento de la doctrina del Ejército de los EE. UU.

Diálogo: ¿Cuál cree que es la importancia de implementar esta iniciativa de tener un subdirector regional trabajando a su lado? ¿Cómo enriquece al programa de WHINSEC y las interacciones con los países amigos?

Cnel. Anthony: Bueno, yo promuevo esto, y sé que WHINSEC lo promueve, porque empezó así en 2001. Pero solo va a ser tan bueno y tan útil como la gente aquí en WHINSEC. Para mí es fundamental. Hay mucho trabajo por hacer. Como le dije, adopto distintas perspectivas y afortunadamente el Cnel. Viera me ayuda mucho. Ni siquiera traté los asuntos internacionales que tendría que abordar el director si no tuviéramos un subdirector internacional. Tengo plena confianza en el Cnel. Viera y el concepto de subdirector internacional. Tenía la certeza absoluta de que cuando me ofrecí como voluntario para una misión de asesoría de cinco meses en Ucrania, el Cnel. Viera podría actuar como director en funciones. Hizo un trabajo excelente, al igual que todo el instituto, lo que dice mucho sobre el Comando de Misión en WHINSEC.

Hablo ruso, y quería contribuir, quería ser relevante también para el Ejército de los EE.UU. aquí en TRADOC. TRADOC tenía una asignación de tareas, un requisito para ir a Ucrania. Estuve allí durante cinco meses y medio como parte del primer equipo para asesorar a los ucranianos sobre la interoperabilidad de la OTAN y cambiar su doctrina post-soviética hacia algo moderno para que pudieran operar hombro con hombro con la OTAN o con los socios europeos. Es lo que hacemos aquí, así que fue muy fácil ir allí y hacer eso. Sabiendo eso y con mi deseo personal y las capacidades del Cnel. Viera, confié en él durante esos cinco meses. Y realizó un trabajo excelente. Promovió y destacó la importancia de la posición. El Cnel. Viera representó a WHINSEC como director en funciones. Creo que esa es la razón por la que todos nuestros instructores escriben sus informes a sus países y hablan de venir a WHINSEC, ya sea como instructores o como [el próximo] subdirector y sargento mayor del comando internacional. Brasil se ha ofrecido voluntariamente para enviar un coronel a WHINSEC en el verano de 2018, para servir como el próximo subdirector internacional. Es definitivamente el país adecuado en el momento adecuado para cubrir esta posición de liderazgo crítico en WHINSEC.

Col. Viera: Como mencionaba mi Cnel. Anthony, los estudiantes que vienen a WHINSEC son los números uno, lo mejor de sus países. En la junta asesora que presido tengo que manejar esa situación, porque todos tienen excelentes aportaciones que desean sean tomadas en cuenta para el fortalecimiento de WHINSEC. Una de mis funciones es ser un mediador entre esos aportes y la comandancia del instituto.

Diálogo: ¿Cuál cree que es la importancia de incluir también un curso para desarrollar el cuerpo de suboficiales de la región?

Col. Viera: Sí, yo trato de asegurar que todos los países en el hemisferio aspiren a tener un cuerpo de suboficiales como el que tienen los Estados Unidos. Pero entendemos que ha sido un proceso que ha tomado más de 70 años, muy costoso, porque tienes que capacitarlos. Yo he visto acá suboficiales aún más preparados que los oficiales. Entonces, la buena noticia en el caso de El Salvador es que a pesar de los escasos recursos tenemos progresos poco a poco. Tenemos suboficiales con preparación universitaria, en algunos casos en áreas jurídicas. Al final del día no es sólo tener un cuerpo de suboficiales preparados, sino que demuestren que están preparados. Entonces WHINSEC ha sido una escuela para nosotros en ese sentido.

Con la profesionalización de nuestras Fuerzas Armadas durante el post conflicto, venir a WHINSEC y a otras escuelas de los Estados Unidos nos ha ayudado a entender la verdadera dimensión del papel del suboficial, siendo un complemento ideal para la preparación y conducción de las unidades. Está claro que somos dos profesionales complementarios y que juntos hacemos un binomio necesario para el éxito de la misión de toda unidad militar. Gracias a WHINSEC los países de la región aprendemos que cuando vienen los cadetes y tienen sargentos como instructores, es una enseñanza que nunca olvidan, porque aprenden a valorar desde el inicio la experiencia y el profesionalismo del cuerpo de suboficiales.

Col. Anthony: Como usted dice, ya saben el concepto y la importancia, que es lo más importante.

Col. Viera: No tenemos los recursos que tienen los Estados Unidos, pero tenemos la doctrina, el concepto es realmente útil con los medios que nosotros tenemos. WHINSEC es un tesoro que nos ofrece mucho más que una relación bilateral. No hay otro lugar donde algún salvadoreño se junte con un brasileño o un chileno, ya sean policías, militares o civiles, para aprender todos en una multilateralidad impresionante. Esto solo pasa aquí.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 20
Cargando las Conversaciones