El prodigioso alcance de las ideas

The Prodigious Reach of Ideas

Por Dialogo
abril 12, 2012


Oficiales de operaciones de información de Colombia, Ecuador, Guatemala, Panamá y los Estados Unidos intercambian lecciones aprendidas para contrarrestar el crimen organizado transnacional.



El crimen organizado transnacional lleva el luto a las familias latinoamericanas, se disfraza de gobierno en los sitios donde la presencia del estado es débil, pisotea los valores morales y crea un clima de inseguridad en el que el desarrollo económico y social no encuentra terreno fértil.



Para trazar estrategias y unir esfuerzos contra ese adversario carente de escrúpulos y rico en recursos para financiar sus fechorías, oficiales de operaciones de información de Ecuador, Colombia, Guatemala, Panamá y los Estados Unidos se reunieron a principios de marzo de 2012 en la sede del Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM, por sus siglas en inglés), en Miami, Florida.



Organizado por la división de Operaciones de Información de SOUTHCOM, el evento propició el intercambio de lecciones aprendidas y de ideas entre países que comparten desafíos similares a pesar de que viven situaciones políticas, económicas, culturales y sociales distintas.



“Es muy importante que unos unamos y utilicemos nuestros recursos, nuestros bienes materiales y nuestros presupuestos enfocados en objetivos específicos. Y la presencia de ustedes aquí, el que se reúnan aquí y conversen sobre estos temas es esencial para dar pasos de avance en nuestra región”, afirmó en sus palabras de bienvenida el General de Brigada Steve Arthur, subdirector de la división de operaciones de SOUTHCOM.



Durante dos días de presentaciones y debates, los participantes insistieron en que las operaciones de información son un arma de gran calibre para las fuerzas militares y de seguridad regionales.



Y en ese campo Colombia ha sentado cátedra. El Coronel Javier Molina Calero, director de planeamiento de operaciones de información (DIPOI) de la jefatura de Acción Integral Conjunta del Comando General de las Fuerzas Militares del país sudamericano, habló sobre el éxito del programa de Acción Integral en la batalla por conquistar los corazones y las mentes de los colombianos.



Basado en el concepto de que las guerras actuales se ganan con inteligencia, más que con fuerza, el programa ofrece una combinación de seguridad y presencia del estado y sus instituciones en sitios que por décadas han estado a expensas de guerrilleros y narcotraficantes. ¿El propósito? Desterrar permanentemente a los grupos al margen de la ley y contribuir a promover el desarrollo social con un acercamiento holístico.



Pero los volantes, las emisoras de radio y otras herramientas tradicionales no son suficientes para contrarrestar décadas de influencia de guerrilleros y bandas criminales, dijo el coronel Molina. El departamento que él encabeza desarrolla campañas de operaciones de información que se entrelazan con actividades de apoyo cívico a las poblaciones afectadas y sirven de respaldo al programa de Acción Integral. Entre esos esfuerzos se refirió a la campaña Fe en la Causa —que destaca la moral y el prestigio de los militares colombianos—, así como otras encaminadas a promover la desmovilización, rescatar la confianza en la ley y el estado, evitar el reclutamiento de niños, adolescentes y mujeres.



Dígalo usted mismo



Al igual que en el caso de Colombia, quedó claro que para el resto de los países representados en el evento el reto de que el pueblo confíe en los militares es ahora tan o más importante que nunca.



De acuerdo con el Coronel Rony Urízar, vocero del ministerio de Defensa de Guatemala, el Ejército de su país disfruta hoy un 81 por ciento de credibilidad entre la población. Este logro, dijo, se debe a la sincronización entre las palabras y los hechos y la transparencia en el manejo de la información por parte de las instituciones militares.



Urízar aseguró que contar la historia primero, antes de que otros la moldeen a su antojo, es parte de la misión de su equipo de trabajo. “Dígalo todo, dígalo a tiempo, dígalo usted mismo”, recalcó, repitiendo las palabras de Eduardo Ramírez, quien habló en representación de la Oficina de Comunicaciones Estratégicas de SOUTHCOM.



Por su parte, los representantes de Ecuador explicaron que las fuerzas armadas de su país organizan cursos para periodistas de los medios de prensa nacionales. De esa manera, comentaron, les ofrecen una mirada reveladora de la vida de los militares ecuatorianos.



En el caso de Ecuador, las operaciones de información sirven de apoyo directo a los objetivos militares del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (COMACO) y a los cinco comandos operacionales distribuidos en distintas áreas de la nación.



En el comando operacional norte, cuya misión es proteger 700 kilómetros de frontera con Colombia, las operaciones de información son esenciales para contrarrestar los mensajes de la Voz de la Resistencia, la emisora de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. En ese sentido, el Teniente Coronel Jorge Villalba, director de Operaciones de Información de COMACO, destacó la ayuda en equipos y entrenamiento que han recibido de parte del Grupo de Apoyo Militar de la Embajada de los Estados Unidos.



La Academia de Guerra del Ejército de Ecuador, además, cuenta ya con un curso de operaciones de información del que acaban de graduarse varios oficiales ecuatorianos y un mayor del Ejército de Brasil, indicó Villalba.



Más allá de las fronteras



La protección de las fronteras también está en la mira de las fuerzas militares de Panamá. Como la puerta de entrada hacia Centroamérica desde los países del sur, evitar que la nación sea utilizada por el crimen organizado y el narcotráfico es tarea del Servicio Nacional de Fronteras (SENAFRONT). El mayor Eduardo Araúz, oficial de operaciones de información de ese organismo, explicó que su labor se concentra en neutralizar el accionar delictivo de las organizaciones criminales y trabajar con la población para protegerla del influjo de esos grupos.



Parte de esa faena se concentra en pueblos remotos donde hasta hace poco se izaba la bandera colombiana. “Allí empezamos a llevar nuestras operaciones tácticas, de ayuda humanitaria y civil, y operaciones de información para que se sientan panameños”, comentó el Araúz. “Es importante que comprueben que el estado está presente en cada comunidad, en cada caserío y que les llevamos seguridad”, agregó.



Las fronteras, sin embargo, resultan una muralla que se debe derribar para darle paso al libre flujo de experiencias entre los militares y las fuerzas de seguridad de la región. Luego de dos días de diálogo honesto y cordial, los oficiales de información que participaron en el evento se comprometieron a mantener un intercambio activo de conocimientos y lecciones aprendidas. Visitas, talleres de trabajo regionales y entrenamiento conjunto fueron algunas de las opciones mencionadas por los asistentes.



Colombia, por ejemplo, dijo que la Escuela de Misiones Internacionales y Acción Integral tiene las puertas abiertas para alumnos de otras naciones, mientras que Ecuador ofreció ayuda en la planificación, implementación y capacitación de oficiales de países latinoamericanos que no cuentan con programas de operaciones de información, como es el caso de México.



Finalmente, el Coronel Miguel Hobbs, jefe de la división de Operaciones de Información de SOUTHCOM, sugirió utilizar la Red de Acceso a Todos los Socios (APAN) —una herramienta de redes sociales— para solidificar los vínculos creados durante el evento y aprender los unos de los otros.






Soy conocedor del área a la cual se refiere el Sr. Presidente Pérez Molina.
Considero oportuno aclarar que Guatemala comparte con el vecino País 962 kilómetros y no 900 como dice la nota, por aparte no son 4 Departamentos (Estados) sino 5 con los que Guatemala comparte frontera con México, siendo estos San Marcos, Huehuetenango, Quiché, Alta Verapáz y Petén, este con una extensión territorial de 35,000 kilómetros cuadrados.-
Share