El futuro de la Misión de Paz en Haití

The future of the peacekeeping mission in Haiti

Por Dialogo
septiembre 25, 2013



En un comando con más de 6.000 militares de 19 países, el General de División
del Ejército brasileño, Edson Leal Pujol, comandante de fuerza de paz de la Misión
de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití, MINUSTAH, compartió con Diálogo
sus expectativas sobre el futuro de la misión y realizó un análisis crítico de la
posibilidad de reducir el efectivo de la fuerza de paz en el país.
Diálogo: ¿Podría darnos un panorama de MINUSTAH, en especial de
las fuerzas involucradas en Haití en la actualidad?
General de División Edson Leal Pujol: En la actualidad, la
Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) posee
básicamente los siguientes tres componentes: el componente militar, que para Brasil
sea tal vez la parte más conocida debido a la presencia constante de las tropas
brasileñas desde el comienzo de la misión en el año 2004; el componente policial, y
el componente civil. Eso incluye no solo la parte administrativa de la ONU, que
también alcanza otros componentes de la misión que no están relacionados
directamente con la parte de la seguridad, sino también por ejemplo con la parte
política, la civil, la del proceso legal del fortalecimiento del estado de derecho
del país y también los derechos humanos, entre otros. También se hace presente en el
país con el objetivo de estabilizar y fortalecer las instituciones haitianas, las
distintas agencias de la ONU y otros integrantes de la comunidad internacional y
organizaciones no gubernamentales. Todo eso constituye el cuadro general, que, junto
con las Naciones Unidas, busca ayudar al pueblo haitiano a reestablecerse y
reestructurarse.
Diálogo: ¿Cuáles son las principales dificultades que enfrenta
hoy la misión?
Gral de Div. Pujol: Es difícil enumerarlas y demarcarlas, pero
creo que la gran dificultad que podemos observar hoy es la situación del país.
Algunos de los índices que conocemos indican que Haití es el país más pobre del
hemisferio occidental. Dentro del contexto de la comunidad internacional, eso nos
lleva a creer que el país atraviesa una serie de dificultades en diversas áreas, no
solo la de gobernabilidad y democracia, sino en las áreas de infraestructura,
educación, salud, y saneamiento, sumadas a una economía extremadamente incipiente.
El presupuesto de Haití depende en un 80% de la ayuda internacional. Estos datos,
por sí solos, ya indican que el país pasa por una dificultad muy grande.
Si vemos distintos países, en particular a Brasil, se puede observar la
dificultad que implica vencer la pobreza. Llevar la salud y la educación a toda la
población y llevar lo que hace falta para que el Estado pueda cubrir las necesidades
básicas del pueblo ya es difícil, imagine sumar a eso el hecho de que el país es el
más pobre del hemisferio occidental. En ese sentido, las Naciones Unidas tiene el
desafío de cumplir una serie de objetivos, entre ellos, el de establecer un ambiente
seguro y estable para que los demás organismos de la ONU puedan ayudar al gobierno
haitiano a fortalecer las instituciones democráticas del país, buscando mejores
condiciones de vida y un futuro mejor para el pueblo haitiano. Por lo tanto, esos
desafíos están presentes hoy en el área de educación, infraestructura,
establecimiento de un estado de derecho y mantenimiento de la seguridad en el
país.
Diálogo: ¿Cuáles son los objetivos ya alcanzados de
MINUSTAH?

Gral de Div. Pujol: Si repasamos estos últimos nueve años diría
que tal vez, el único objetivo que efectivamente está asegurado hasta el momento es
el de contar con un entorno de seguridad. Esto se debe al fortalecimiento de las
instituciones haitianas y a la presencia de las Naciones Unidas con un efectivo
militar internacional de más de 6.000 hombres y más de 1.000 policías de las
Naciones Unidas.
Diálogo: ¿La misión de hoy tiene un carácter más policial?
¿Existe la necesidad de retirar parte del efectivo de la ONU de Haití?
Gral de Div. Pujol: No vamos a hablar de la necesidad de
retirar, sino de la posibilidad de reducir las tropas. ¿Por qué? La misión tuvo una
dimensión acorde a las necesidades del país. Se llevó adelante un proceso de estudio
de la situación y decisión realizado por el Departamento de Operaciones de Paz
(DPKO), y demás integrantes de las Naciones Unidas, que le dieron la dimensión a la
misión en Haití en virtud de los problemas existentes. A lo largo de estos nueve
años la misión fue evolucionando, algunos objetivos se alcanzaron y los que no,
vieron una significativa mejoría. En ese contexto, existe la posibilidad de
disminuir la presencia internacional en Haití, no solo de la parte militar sino de
toda la misión. Por lo tanto, teniendo en cuenta que los objetivos se van
alcanzando, las necesidades se van reevaluando. Y es por eso que hoy no digo que
exista la necesidad de retirar las tropas o el efectivo de la ONU, pero sí la
posibilidad de que la misión disminuya, gracias a lo que ya se logró, y debido a las
necesidades que se van observando. La misión se revisa todos los años. En este
momento, el nuevo mandato para MINUSTAH está en la fase final de discusión, que creo
culmina a mediados de octubre con su renovación. Este nuevo mandato dirá cuál es el
nuevo tamaño y si se modificó alguno de los objetivos de la misión. Ya tenemos la
idea de que el proceso de reducción comenzó a partir del año pasado, que se concretó
en junio. Ese proceso continúa y debe continuar, pero solo el tiempo determinará la
envergadura y la velocidad con la que se efectuará la reducción.
Diálogo: ¿Cómo será MINUSTAH en el futuro?
Gral de Div. Pujol: Lo que uno imagina para el futuro es que
haya un cambio en el enfoque de la presencia de la ONU en Haití por medio del cual
deje de apoyarse con tanto peso en la parte militar y policial y pase a un apoyo
mayor en la parte política, de los derechos humanos y del fortalecimiento de las
instituciones. La tendencia es que a futuro y a medida que los objetivos se van
logrando, la misión pase a ser de carácter mucho más civil que militar.
Diálogo: ¿Cómo evalúa el desempeño de los militares brasileños
en Haití?
Gral de Div. Pujol: Completé cinco meses de misión y, durante mi
comando, el desempeño, no solo de los brasileños sino el de los demás militares que
integran el Cuerpo de Paz, ha sido de nivel altísimo. Todos son muy profesionales y
han desempeñado de forma excepcional las misiones que les asignaron. Por todo lo ya
dicho, no solo por quienes estuvieron antes que yo sino por la propia historia de la
presencia de la misión de la ONU en Haití, los militares han desempeñado un papel
excepcional, profesional y con resultados concretos. Particularmente los brasileños,
no solo aquí en MINUSTAH, sino en las demás misiones alrededor del mundo, siempre
fueron un punto de referencia por su profesionalismo y por el modo en el que
lograron los resultados de las misiones de paz. El soldado brasileño es hoy un
referente no solo aquí en Haití, sino en las Naciones Unidas. Cuando se habla de
Brasil, somos muy respetados por los resultados del desempeño de los militares
brasileños.
Diálogo: ¿Qué podría señalar como lo más significativo durante
su comando en Haití?
Gral de Div. Pujol: El trabajo de la misión ya es de por sí un
trabajo significativo. El trabajo militar para ayudar al gobierno haitiano, la
policía haitiana y la Policía de la ONU (UNPOL) para mantener un ambiente seguro y
estable es muy significativo. Otro aspecto es la presencia diaria de los soldados de
las Naciones Unidas, no solo en la capital, Puerto Príncipe, sino en el resto del
país, intentando disuadir la criminalidad, así como el trabajo de reconstrucción del
país y de ayuda a la población. Hemos realizado trabajos de ayuda humanitaria,
acciones cívico sociales, ayuda a las comunidades, trabajos conjuntos en los campos
de refugiados, ayuda a las escuelas y orfanatos, ayuda a las demás agencias de la
ONU como UNICEF, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, UNESCO, el
Programa Mundial de Alimentos, mediante el cual ayudamos a distribuir agua y
alimentos; brindamos también atención médica y odontológica, es decir, brindamos
seguridad para que esas agencias puedan trabajar libremente en Haití, en especial en
áreas que son más complicadas para trabajar. El trabajo de ayuda y reconstrucción,
aliado al trabajo de brindar seguridad al país es muy significativo. Respecto al
terremoto, yo no viví esa experiencia de forma directa, pero se nos informó que en
enero de 2010, cuando ocurrió la tragedia, la presencia de las Naciones Unidas, en
particular la de los militares, fue excepcional. El trabajo fue muy importante, y si
las Naciones Unidas no hubiesen estado aquí, el número de víctimas seguramente
habría sido mucho más alto, porque los trabajos de rescate habrían tardado más y el
acceso de la ayuda internacional en Haití habría sido más difícil. Ese tal vez sea
el marco más significativo de la presencia de la ONU y de su ayuda para la
reconstrucción de Haití.

Donde existe seguridad existe PAZ, y donde hay paz hay PROGRESO. Las naciones luchan por su identidad, sus raices y sus culturas, pero todo debe ir de la mano con la visión futura de los derechos humanos que no son mas que nuestros derechos individuales y comunes pero mas que nada nuestras OBLIGACIONES como ciudadanos de esta aldea global.
Share