• Home »
  • Uncategory »
  • The Air Forces of Colombia and Perú Train Together to Fight Terrorism, Drug Trafficking

Las Fuerzas Aéreas de Colombia y Perú entrenan juntas para combatir el terrorismo y el narcotráfico

The Air Forces of Colombia and Perú Train Together to Fight Terrorism, Drug Trafficking

Por Dialogo
diciembre 01, 2014





Las Fuerzas Aéreas de Colombia y Perú entrenaron juntas recientemente para maximizar la eficacia de su batalla conjunta contra las organizaciones internacionales de narcotráfico y los grupos terroristas.

El ejercicio “Percol III” contó con simulacros de misiones de interceptación de drogas. Tuvo lugar en Perú, en la Base Aérea de Santa Clara (BACLA), en el Departamento de Loreta, y en Colombia en Leticia del 27 de octubre al 1 de noviembre.

“Estamos entrenando para combatir amenazas comunes, tales como el narcotráfico, el terrorismo, el contrabando y la minería y la tala ilegales”, dijo el General de Brigada Julio Valdez Pomareda, comandante de operaciones de la Fuerza Aérea Peruana (FAP) en la ceremonia inaugural del ejercicio. El jefe de operaciones de la Fuerza Aérea Colombiana, el Coronel Carlos Eduardo Bueno Vargas también estuvo presente.

Simulacro de operaciones contra terroristas y narcotraficantes


El entrenamiento incluyó simulacros de misiones conjuntas contra terroristas y narcotraficantes internacionales que utilizan aviones para transportar drogas y armas. Esas misiones incluyeron interceptar un avión de narcotráfico, reconocimiento y Búsqueda y Rescate (SAR) en espacio aéreo en ambos lados de la frontera entre Perú y Colombia.

El coronel de la FAP Edgar Robles de la Cruz, del Comando de Control del Espacio Aéreo, coordinó ejercicios de entrenamiento en los cuales las fuerzas aéreas trabajaron en cooperación para interceptar el avión de los narcotraficantes. El coronel de la FAP Marco Posito Luján estuvo a cargo de la coordinación general del entrenamiento.

Durante la Misión Uno, la FAC informó al Centro de Comando y Control para el Ala Aérea No. 5 que un avión no identificado había entrado en el espacio aéreo peruano y posiblemente estuviese involucrado en una actividad delictiva. Rápidamente, dos aviones interceptores despegaron de la Base Aérea de Santa Clara para buscar al avión sospechoso. En unos minutos, los pilotos de la fuerza aérea identificaron y se acercaron al avión sospechoso y lo forzaron a aterrizar en la pista principal de la base.

Continuando con el simulacro, los fiscales, agentes de la Policía Nacional de Colombia (PNC), agentes de la Oficina del Fiscal y un perro militar adiestrado en detección de drogas ilegales, así como su adiestrador, llegaron para investigar. El personal de la FAP de BACLA forzó a los pilotos del avión a bajar del mismo y fueron interrogados por las autoridades militares y policiales. El perro detector de narcóticos de la FAP alertó sobre la presencia de sustancias ilegales, lo cual fue confirmado por agentes de la PNC y fiscales; luego, la policía arrestó al piloto y al copiloto.

Un ejercicio militar exitoso


Después, las fuerzas de seguridad de Colombia y Perú celebraron “haber completado con maestría su primera ‘Consolidación’ en Percol III, un ejercicio que promete solamente más éxitos”, según un comunicado de prensa de la FAP del 28 de octubre.

Durante los cinco días de ejercicios, las dos fuerzas aéreas utilizaron el radar para comandar y monitorear cada misión. Ambas fuerzas aéreas también utilizaron bandas VHF y satélites para comunicaciones.

“Estas operaciones conjuntas intentan estandarizar los procedimientos operacionales actuales y fortalecer las capacidades de defensa aérea y la infraestructura aeronáutica disponible para ambos países para combatir eficazmente los vuelos ilegales”, reportó la FAP.

En las misiones simuladas y otros ejercicios, la Fuerza Aérea Peruana participó con interceptores Cessna A-37 Dragonfly, aviones de reconocimiento Fairchild C-26B, aviones de transporte Twin Otter DHC6-400 y Hercules L-100 y un helicóptero Bell 212 Twin Huey, según el sitio web de las Fuerzas Armadas colombianas, Infomil.


Mientras tanto, la Fuerza Aérea Colombiana participó con interceptadores Embraer A-29B, aviones de reconocimiento Merlin SR-26B y King Air 350, aviones de transporte Caravan C-208 y CASA C-212, así como helicópteros Black Hawk UH-60 Angel.

Brindar asistencia social


Al final de los cinco días de ejercicios, las fuerzas aéreas de ambos países realizaron seminarios simultáneos sobre asistencia social en el marco de trabajo del entrenamiento conjunto Percol III, centrados en la zona de integración fronteriza.

En uno de los últimos ejercicios de entrenamiento, las fuerzas aéreas de cada país cruzaron la frontera para ayudar a la gente del otro lado. El 31 de octubre, personal de la Fuerza Aérea Peruana llegó a Marandúa en tres aviones DHC-6 Serier 400 desde Iquitos, mientras que el personal de la Fuerza Aérea Colombiana llegó a El Estrecho en aviones C-295 y C-212 en vuelos desde Bogotá y Leticia. Las fuerzas aéreas transportaron personal médico para ayudar a la población civil a ambos lados de la frontera.

Equipos de ginecólogos y pediatras realizaron exámenes a unas 1.000 personas a ambos lados de la frontera. El personal médico también proporcionó vacunas y donó medicamentos, botellas de agua y comida.

“Los ejercicios conjuntos son una iniciativa internacional importante en la que las Fuerzas Aéreas de Perú y Colombia trabajan juntas para atacar y buscar (a terroristas) y narcotraficantes que operan en estas áreas rurales”, dijo César Ortiz Anderson, presidente de la Asociación Pro Seguridad Ciudadana (APROSEC), con sede en Perú.

Las acciones de interceptación también incluyeron información de inteligencia, supervisión y estrategias bien diseñadas para combatir el narcotráfico, indicó Ortiz Anderson.

“Todas las instituciones gubernamentales deberían agregar esfuerzos articulados para combatir este azote que hoy día es verdaderamente preocupante para ambas naciones”, agregó Ortiz Anderson.




Las Fuerzas Aéreas de Colombia y Perú entrenaron juntas recientemente para maximizar la eficacia de su batalla conjunta contra las organizaciones internacionales de narcotráfico y los grupos terroristas.

El ejercicio “Percol III” contó con simulacros de misiones de interceptación de drogas. Tuvo lugar en Perú, en la Base Aérea de Santa Clara (BACLA), en el Departamento de Loreta, y en Colombia en Leticia del 27 de octubre al 1 de noviembre.

“Estamos entrenando para combatir amenazas comunes, tales como el narcotráfico, el terrorismo, el contrabando y la minería y la tala ilegales”, dijo el General de Brigada Julio Valdez Pomareda, comandante de operaciones de la Fuerza Aérea Peruana (FAP) en la ceremonia inaugural del ejercicio. El jefe de operaciones de la Fuerza Aérea Colombiana, el Coronel Carlos Eduardo Bueno Vargas también estuvo presente.

Simulacro de operaciones contra terroristas y narcotraficantes


El entrenamiento incluyó simulacros de misiones conjuntas contra terroristas y narcotraficantes internacionales que utilizan aviones para transportar drogas y armas. Esas misiones incluyeron interceptar un avión de narcotráfico, reconocimiento y Búsqueda y Rescate (SAR) en espacio aéreo en ambos lados de la frontera entre Perú y Colombia.

El coronel de la FAP Edgar Robles de la Cruz, del Comando de Control del Espacio Aéreo, coordinó ejercicios de entrenamiento en los cuales las fuerzas aéreas trabajaron en cooperación para interceptar el avión de los narcotraficantes. El coronel de la FAP Marco Posito Luján estuvo a cargo de la coordinación general del entrenamiento.

Durante la Misión Uno, la FAC informó al Centro de Comando y Control para el Ala Aérea No. 5 que un avión no identificado había entrado en el espacio aéreo peruano y posiblemente estuviese involucrado en una actividad delictiva. Rápidamente, dos aviones interceptores despegaron de la Base Aérea de Santa Clara para buscar al avión sospechoso. En unos minutos, los pilotos de la fuerza aérea identificaron y se acercaron al avión sospechoso y lo forzaron a aterrizar en la pista principal de la base.

Continuando con el simulacro, los fiscales, agentes de la Policía Nacional de Colombia (PNC), agentes de la Oficina del Fiscal y un perro militar adiestrado en detección de drogas ilegales, así como su adiestrador, llegaron para investigar. El personal de la FAP de BACLA forzó a los pilotos del avión a bajar del mismo y fueron interrogados por las autoridades militares y policiales. El perro detector de narcóticos de la FAP alertó sobre la presencia de sustancias ilegales, lo cual fue confirmado por agentes de la PNC y fiscales; luego, la policía arrestó al piloto y al copiloto.

Un ejercicio militar exitoso


Después, las fuerzas de seguridad de Colombia y Perú celebraron “haber completado con maestría su primera ‘Consolidación’ en Percol III, un ejercicio que promete solamente más éxitos”, según un comunicado de prensa de la FAP del 28 de octubre.

Durante los cinco días de ejercicios, las dos fuerzas aéreas utilizaron el radar para comandar y monitorear cada misión. Ambas fuerzas aéreas también utilizaron bandas VHF y satélites para comunicaciones.

“Estas operaciones conjuntas intentan estandarizar los procedimientos operacionales actuales y fortalecer las capacidades de defensa aérea y la infraestructura aeronáutica disponible para ambos países para combatir eficazmente los vuelos ilegales”, reportó la FAP.

En las misiones simuladas y otros ejercicios, la Fuerza Aérea Peruana participó con interceptores Cessna A-37 Dragonfly, aviones de reconocimiento Fairchild C-26B, aviones de transporte Twin Otter DHC6-400 y Hercules L-100 y un helicóptero Bell 212 Twin Huey, según el sitio web de las Fuerzas Armadas colombianas, Infomil.


Mientras tanto, la Fuerza Aérea Colombiana participó con interceptadores Embraer A-29B, aviones de reconocimiento Merlin SR-26B y King Air 350, aviones de transporte Caravan C-208 y CASA C-212, así como helicópteros Black Hawk UH-60 Angel.

Brindar asistencia social


Al final de los cinco días de ejercicios, las fuerzas aéreas de ambos países realizaron seminarios simultáneos sobre asistencia social en el marco de trabajo del entrenamiento conjunto Percol III, centrados en la zona de integración fronteriza.

En uno de los últimos ejercicios de entrenamiento, las fuerzas aéreas de cada país cruzaron la frontera para ayudar a la gente del otro lado. El 31 de octubre, personal de la Fuerza Aérea Peruana llegó a Marandúa en tres aviones DHC-6 Serier 400 desde Iquitos, mientras que el personal de la Fuerza Aérea Colombiana llegó a El Estrecho en aviones C-295 y C-212 en vuelos desde Bogotá y Leticia. Las fuerzas aéreas transportaron personal médico para ayudar a la población civil a ambos lados de la frontera.

Equipos de ginecólogos y pediatras realizaron exámenes a unas 1.000 personas a ambos lados de la frontera. El personal médico también proporcionó vacunas y donó medicamentos, botellas de agua y comida.

“Los ejercicios conjuntos son una iniciativa internacional importante en la que las Fuerzas Aéreas de Perú y Colombia trabajan juntas para atacar y buscar (a terroristas) y narcotraficantes que operan en estas áreas rurales”, dijo César Ortiz Anderson, presidente de la Asociación Pro Seguridad Ciudadana (APROSEC), con sede en Perú.

Las acciones de interceptación también incluyeron información de inteligencia, supervisión y estrategias bien diseñadas para combatir el narcotráfico, indicó Ortiz Anderson.

“Todas las instituciones gubernamentales deberían agregar esfuerzos articulados para combatir este azote que hoy día es verdaderamente preocupante para ambas naciones”, agregó Ortiz Anderson.
Share