Destacados: Una conversación con nuestros líderes

Surinam considera las redes criminales trasnacionales como el mayor desafío de seguridad

Diálogo conversó con el Coronel Adolf Jardim, comandante del Ejército Nacional de Surinam, durante la Conferencia Sudamericana de Defensa (SOUTHDEC) 2016, que se celebró en Montevideo, Uruguay, del 16 al 19 de agosto.
Marcos Ommati/Diálogo | 29 agosto 2016

El Coronel Adolf Jardim durante la Conferencia Sudamericana de Defensa (SOUTHDEC 2016) que se celebró en Montevideo, Uruguay, del 16 al 19 de agosto. (Foto: Marcos Ommati/Diálogo)

La tarea del Ejército Nacional de Surinam es defender la soberanía y la integridad territorial del país contra una agresión militar armada desde el extranjero, pero como en muchos de los países de Sudamérica y Centroamérica, el papel de las fuerzas militares ha ido cambiando en los últimos años, especialmente en lo que se refiere a combatir la delincuencia organizada trasnacional.

Para hablar sobre esto y sobre otros temas relativos a Surinam, Diálogo conversó con el Coronel Adolf Jardim, comandante del Ejército Nacional de Surinam, durante la Conferencia Sudamericana de Defensa (SOUTHDEC) 2016 que se celebró en Montevideo, Uruguay, del 16 al 19 de agosto del año en curso.

DIÁLOGO: ¿Cuáles son las principales preocupaciones de seguridad y defensa de Surinam en este momento?

Coronel Adolf Jardim: Surinam, como nación pequeña con desafíos económicos y geografía dispersa, es vulnerable respecto a las amenazas contra la seguridad, y además no puede combatirlas decisivamente por su cuenta. Se necesita una actuación colectiva con otros estados de la región, dada la escasez de recursos humanos, financieros y técnicos que se requieren para hacer frente a muchos de los temas de seguridad. Han surgido amenazas "nuevas” y graves en forma de delincuencia transnacional. Consideramos las redes o grupos transnacionales como desafíos nacionales de seguridad. Estos grupos causan inestabilidad y socavan las instituciones gubernamentales en todo el mundo por medio de la corrupción. Las organizaciones de delincuencia organizada transnacional pueden acumular riqueza y poder a niveles sin precedentes a través del narcotráfico, del contrabando de armas, del tráfico de seres humanos y de otras actividades ilícitas. Extienden su poderío estableciendo alianzas con organizaciones terroristas, con autoridades de gobierno e incluso con algunos servicios de seguridad estatales.

Cambios climáticos: Reconocemos que los cambios climáticos pueden afectar la seguridad nacional, y me refiero al aumento del nivel del mar, a las graves sequías, al derretimiento de la capa de hielo de los polos, a la mayor frecuencia y devastación de los desastres naturales que a su vez aumentan la demanda de asistencia humanitaria y ayuda debido a los desastres.

La extracción ilegal de oro que ocurre en Surinam, además de contaminar el medioambiente, se ve agravada por una frontera porosa y por la dificultad en proporcionar seguridad fronteriza.

Ataques cibernéticos: Las intrusiones en las redes se consideran como uno de los desafios de seguridad nacional, ciudadana y económica más graves que tenemos. Esto es debido a la tecnología que permite que hackers individuales, grupos de delincuencia organizada, redes terroristas y otras naciones avanzadas puedan interrumpir la infraestructura crítica que es vital para la economía, el comercio, la seguridad pública y los militares de una nación.

DIÁLOGO: ¿Ha cambiado el papel de los militares en Surinam en los últimos años?

Cnel. Jardim: Al no tener amenazas existenciales externas o internas, las Fuerzas Armadas deben buscar otro papel que desempeñar. Entonces empezamos a participar más activamente en programas de acción cívica, educación, atención de salud; y a construir caminos, puentes, etc.

La Constitución de 1987 mantiene el papel interno y externo de las Fuerzas Armadas: la misión principal sigue siendo la defensa del estado contra toda agresión militar extrena. La Ley de 1996 le asigna nuevas funciones a las Fuerzas Armadas, pero éstas se perciben en gran parte como tareas secundarias.

Estas tareas pueden incluir: construcción, mejoramiento e ingeniería vial y de infraestructura, ayuda a la administración pública y a la ciudadanía en caso de que suceda algún incidente industrial importante, una crisis de sanidad después de un desastre de gran magnitud, o algún desastre natural.

También pueden incluir operaciones de búsqueda y rescate, de orden público, protección ambiental, apoyo médico a poblaciones carentes de recursos, así como proporcionar seguridad para los suministros como alimentos, electricidad, transporte, almacenamiento, redes de distribución y sistemas informáticos; proporcionar seguridad durante grandes eventos públicos como torneos deportivos internacionales o grandes conferencias mundiales; y brindar reemplazo en los servicios vitales durante paros laborales como huelgas, o movimientos de trabajadores que interrumpan la actividad económica del país.

También pueden incluir operaciones de contraterrorismo, medidas ofensivas y defensivas para prevenir, disuadir o responder a actividades o a sospechas de actividades terroristas; operaciones contra el contrabando y el tráfico ilegal; operaciones antidrogasmediante la detección y el monitoreo aéreo o marítimo del tráfico de estupefacientes ilegales; integración del mando, control, comunicaciones, bienes informáticos y de inteligencia dedicados a la interdicción del desplazamiento de drogas ilícitas; el apoyo a las agencias de interdicción de drogas y de cumplimiento de la ley y el orden; y de asistencia humanitaria en el país.

Muchas de estas tareas son tareas subsidiarias que se llevan a cabo bajo el mando de otras instituciones gubernamentales y de seguridad.

DIÁLOGO: ¿Cómo trabajan los Estados Unidos y Surinam para mejorar la seguridad de la región mediante la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe?

Cnel. Jardim: Los Estados Unidos vienen haciendo una contribución significativa a Surinam mediante la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe (CBSI, por su sigla en inglés), y Surinam se beneficia directamente de varios de los programas, entre ellos:

  • Promover la coordinación regional entre los sectores y las instituciones de justicia y cumplimiento de ley y orden para armonizar políticas, procedimientos y sistemas en los países de la Organización de los Estados del Caribe Oriental (OECS, por su sigla en inglés), Trinidad y Tobago, Guyana y Surinam.
  • Mejorar las perspectivas para los jóvenes en situación de riesgo mediante capacitación empresarial, mejorar destrezas básicas de vida, y formación vocacional.
  • Capacitación y asistencia técnica para mejorar las capacidades de investigación y judicialización de los delitos de lavado de dinero y otros delitos financieros, y para hacer frente a las amenazas de seguridad, transnacionales y humanitarias en Surinam y en la región.
  • Perfeccionar las capacidades del personal de cumplimiento del orden público en el área de investigación forense; y mejorar capacidades en la realización de análisis de pruebas forenses, para responsabilizar a los delincuentes; mejorar el proceso judicial, y mejorar la seguridad ciudadana.

El Equipo de Campo de Asistencia Técnica de la CBSI (TAFT, por su sigla en inglés) trabaja con la Marina de Surinam para mejorar los procedimientos de mantenimiento y logística, además de proveer capacitación y asistencia técnica y el incremento de capacidades para las Fuerzas Armadas.

DIÁLOGO: ¿Tiene Surinam una unidad especial de la policía para combatir el tráfico de seres humanos?

Cnel. Jardim: Surinam prohibe toda forma de tráfico de seres humanos tipificada en una enmienda del código penal de 2006. El gobierno sostiene esfuerzos de prevención, y adoptó una estrategia nacional para combatir el tráfico de seres humanos en septiembre de 2014. Ese mismo año se creó un grupo de trabajo, pero este no pudo coordinar los esfuerzos contra dicho tráfico. El gobierno anunció planes para establecer una nueva estructura interinstitucional para supervisar los esfuerzos en contra del tráfico de personas, y desactivó ese grupo de trabajo en diciembre de 2014.

El grupo de trabajo contra el tráfico reanudó sus actividades en enero de 2016.La nueva composición del grupo incluye a representantes de seis agencias de gobierno dedicadas a programas de concientización, coordinación interinstitucional para los esfuerzos en contra del tráfico de personas, y para elaborar protocolos para los cuidados de las víctimas.

El grupo de trabajo logró un avance mínimo en la implementación de la estrategia nacional anti tráfico de 2014, pero por el contrario sí creó una campaña de concientización contra el tráfico, y generó material informativo para la prensa, la radio y la televisión, además de los medios sociales. La unidad policial anti tráfico siguió con la campaña de concientización respecto al tráfico de personas en los programas radiales, para informar al público en general y con anuncios en los periódicos, advirtiendo a los trabajadores y a los jóvenes sobre el fraude de reclutamiento laboral, y sobre el riesgo del tráfico de personas que sucede a través de los medio sociales.

La unidad policial anti tráfico y la policía juvenil sigue trabajando con una ONG para atender una línea telefónica para niños y jóvenes. Los inspectores laborales capacitados en la identificación de víctimas de tráfico estaban limitados por ley a inspeccionar lugares de trabajo formales, algo que dejaba fuera del alcance de dichas inspecciones a gran parte de la fuerza laboral de Surinam, que trabaja en el sector informal.

Esta unidad policial anti tráfico se vio fortalecida con 10 personas más que recibieron capacitación especializada. Esta capacitación es la primera en el marco de la cooperación policial internacional en 2016. La unidad policial anti tráfico también recibió capacitación anti tráfico para personal diplomático y para otros funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores.

DIÁLOGO: ¿Qué esfuerzos hace Surinam para combatir el narcotráfico?

Cnel. Jardim: Surinam es zona de trasiego para la cocaína que viene desde Sudamérica hacia Europa, África, y en menor grado, hacia los Estados Unidos. La región costera de Surinam tiene una densidad demográfica muy baja, el interior del país es aislado y selvático. Uniendo todo eso a los débiles controles fronterizos y a la débil infraestructura, el resultado es que se entorpecen los esfuerzos de detección e interdicción de narcóticos.

En el año 2015, los Estados Unidos proporcionaron capacitación, asistencia técnica y apoyo material a varios elementos de la policía de Surinam, como parte de la iniciativa CBSI, un trabajo conjunto de seguridad entre los Estados Unidos y las naciones del Caribe que buscan disminuir substancialmente el tráfico ilícito, promover la seguridad pública y ciudadana, y promover la justicia. Los Estados Unidos alienta al Gobierno de Surinam a que aumente la interdicción de narcóticos así como su subsecuente investigación y judicialización.

La política nacional de seguridad de Surinam se basa, entre otras cosas, en la seguridad física del país, en proteger la soberanía y la moneda nacional, las buenas condiciones de salud, y la seguridad de la ciudadanía. Según el director de la Oficina de Seguridad Nacional, el hacer frente al narcotráfico se encuadra en la mayor parte de los aspectos de la política nacional de seguridad, debido a las violaciones a la seguridad y la salud que conllevan las drogas, y además en las reglas y normas que el país y la población debe respetar en este sentido.

Durante los primeros nueve meses de 2015, las autoridades de Surinam detuvieron a 139 supuestos narcotraficantes, e incautaron 626,6 kilogramos (kg) de cocaína, 33,8 litros de cocaína líquida, 841,7 kg de marihuana, 4 gramos de heroína, 4, 3 gramos de hashish, y 2.878 tabletas de MDMA.

Un equipo compuesto por 32 elementos entrenados para combatir el narcotráfico internacional revisa a los pasajeros que vuelan rumbo a los Países Bajos. Surinam instaló un sistema de control biométrico automatizado para la revisión de fronteras en los puntos de entrada el año 2013, y modificó el código penal para que se permitieran las pruebas de ADN en 2014.

Los contenedores de carga transportan la mayoría de los narcóticos que pasan por Surinam, pero los buques pesqueros de menor calado también transportan droga mar adentro, para luego transferirla a buques de carga mayores. Una unidad de control de contenedores, financiada por los EE.UU. y patrocinadapor la ONU, funciona en la terminal de Nieuwe Haven (Puerto de Paramaribo), y ha ayudado en dos investigaciones de drogas este año. Sin embargo, el protocolo de operación requiere autorización y supervisión de las autoridades de Aduanas de Surinam.

DIÁLOGO: ¿Surinam planea firmar acuerdos de combate a las drogas con otros países?

Cnel. Jardim: A nivel bilateral, Surinam tiene acuerdos de aplicación del orden marítimo antinarcóticos con los Estados Unidos, y tiene acuerdos similares con Holanda, Francia, Brasil, Venezuela, Guyana, Colombia y el Reino de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

A nivel internacional, Surinam ha ratificado:

1. La Convención Única de las Naciones Unidas Sobre Estupefacientes (ONU, 1961, enmendada por el Protocolo de 1972)

2. La Convención sobre Sustancias Sicotrópicas de las Naciones Unidas (ONU, 1971)

3. La Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas, conocida también como la Convención sobre Drogas de la ONU (ONU, 1988)

4. La Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional (ONU, 2000)

A nivel regional, Surinam ha ratificado la Convención Interamericana sobre Asistencia Mutua en Materia Penal (OEA, 1992).

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 285
Cargando las Conversaciones