Super Tucanos participan por primera vez en ejercicio combinado fuera de Brasil

Las aeronaves y 70 militares de la Fuerza Aérea Brasileña participaron en el ejercicio Green Flag, que se realizó del 31 de mayo al 14 de junio.
Marcos Ommati/Diálogo | 19 junio 2019

Capacitación y Desarrollo

Un A-29 Super Tucano de la Fuerza Aérea Brasileña vuela sobre Las Vegas durante el ejercicio Green Flag. (Foto: Fuerza Aérea Brasileña)

Seis aeronaves A-29 de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) volaron desde Brasil hasta la costa oeste de los Estados Unidos, para participar en el ejercicio aéreo Green Flag-West. Los aviones, popularmente conocidos como Super Tucanos, realizaron durante todo el ejercicio dos vuelos diarios, entre el 31 de mayo y el 14 de junio. Partieron de la Base Aérea Nellis de la Fuerza Aérea de los EE. UU., ubicada a unos 30 minutos en automóvil de la famosa calle Strip de Las Vegas, estado de Nevada. Su destino era Fort Irwin, en el desierto de Mojave, en California, donde se llevó a cabo de forma simultánea un ejercicio relacionado.

El objetivo de la participación de Brasil en Green Flag fue la preparación y la actualización doctrinal de los militares de la FAB, a través del intercambio operacional y de experiencias con las fuerzas aéreas de otros países, para actualizar tácticas, técnicas, procedimientos y doctrina en misiones aeroterrestres conjuntas, dijo el Mayor de la Fuerza Aérea Brasileña João Paulo Gomez Lima da Silva, comandante de la misión brasileña en los EE. UU. Durante el ejercicio, pilotos brasileños realizaron misiones de Apoyo Aéreo Cercano con los Super Tucanos, mientras que los militares del Escuadrón Aeroterrestre de Salvamento llevaron a cabo misiones de Guía Aérea Avanzada, en apoyo a las fuerzas del Ejército de los EE. UU. en Fort Irwin. 

Super Tucanos

Es la primera vez que las aeronaves A-29 salen de Brasil para participar en un ejercicio combinado. “La participación [de los brasileños] demandó mucha coordinación y preparación. Fue un trabajo difícil que llevó más de un año para su culminación, pero valió la pena. Los resultados son excelentes”, dijo a Diálogo  el Mayor de las Fuerzas Aéreas de los EE. UU. Kelsey Finley, oficial de las Fuerzas Aéreas del Sur a cargo de asuntos relacionados con Brasil. Fue también la primera vez que la FAB participó en el ejercicio Green Flag. “Cabe destacar que, después de la Segunda Guerra Mundial, esa fue la primera oportunidad que tuvo Brasil de participar en un entrenamiento conjunto con la USAF [Fuerza Aérea de los EE. UU.] en misiones de apoyo a las tropas del Ejército de los EE. UU.”, dijo el May. João.

Los Super Tucanos cumplieron la función de Apoyo Aéreo Cercano y ayudaron a las tropas del Ejército estadounidense en tierra a contener y neutralizar amenazas, que pudieran impedir el avance del frente de batalla. “Eso no es algo inusual en el escenario actual, ya que es una misión ampliamente realizada por los A-10. Los escuadrones de A-29 de la FAB ya realizaban ese tipo de incursión, pero estamos en fase de actualización doctrinal para escenarios actuales y equipamientos más modernos”, explicó el oficial brasileño.

Un piloto de la Fuerza Aérea Brasileña realiza una misión de Apoyo Aéreo Cercano durante el ejercicio Green Flag. (Foto: Fuerza Aérea Brasileña)

Green Flag

El ejercicio Green Flag es un entrenamiento realista de integración de combate aeroterrestre, en el que participan las fuerzas aéreas de los EE. UU. y naciones amigas. Green Flag se realiza varias veces al año y principalmente en conjunto con el Centro de Entrenamiento de Combate del Ejército de los EE.UU. en Fort Irwin. Es un ejercicio de apoyo aéreo conjunto administrado por el Centro de Guerra Aérea de la Fuerza Aérea de los EE. UU. y la Base Aérea Nellis, a través del Escuadrón de Entrenamiento de Combate N.º 549 (CTS 549th en inglés).

Durante el ejercicio, los miembros del equipo de Green Flag dirigen, supervisan e instruyen a las unidades visitantes en operaciones aéreas para apoyar a fuerzas terrestres. Por otra parte, el CTS 549th cuenta con un grupo de expertos en misiones aeroterrestres, que vuela con los escuadrones visitantes durante la mayor parte del ejercicio. Cuando este personal no está en vuelo en los ejercicios, supervisa y garantiza la integración de alto nivel entre las fuerzas aéreas y terrestres.

En promedio, 75 000 militares de todas las fuerzas de los EE. UU., incluyendo la Guardia Nacional y Reserva, participan en dos ejercicios Green Flag al año, donde realizan más de 6000 horas de vuelo y utilizan cerca de 700 toneladas de explosivos. Todos los años las fuerzas aéreas de otros países participan en uno o más ejercicios específicos de la coalición, que se llevan a cabo en los EE. UU. “Green Flag se realiza varias veces al año. Por tratarse de un primer contacto, necesitamos procesar todos los conocimientos adquiridos, actualizar nuestra doctrina de Apoyo Aéreo Cercano y así evaluar las condiciones para una nueva participación”, comentó el May. João sobre futuras participaciones de la FAB en el ejercicio.

Brasil envió 70 militares para el ejercicio, la mayoría integrantes de dos escuadrones que operan aeronaves A-29 de la FAB. Además, participaron militares del Escuadrón Aeroterrestre de Salvamento, quienes se desempeñaron como Controladores de Ataque Terminal Conjunto ( Joint Terminal Attack Controller) de aeronaves de ataque en apoyo de las fuerzas terrestres. Los brasileños hicieron una importante contribución y demostraron que es posible que una aeronave como la A-29 cumpla esa gama de misiones en un escenario complejo, lo que genera una sinergia entre aeronaves de bajo y medio rendimiento y las tropas en tierra”, concluyó el May. João.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 9
Cargando las Conversaciones