El deporte ayuda a la recuperación de soldados y policías heridos

Sports Help Wounded Soldiers and Police Officers Recover

Por Dialogo
febrero 18, 2015





Soldados y policías colombianos lesionados por minas terrestres o dispositivos explosivos improvisados se ayudan a recuperarse de sus heridas participando en disciplinas deportivas.

Junto a organizaciones no gubernamentales (ONG), el gobierno de Colombia ofrece diversas alternativas de rehabilitación que incluyen deportes para ayudar a efectivos militares y policiales heridos. Estos servicios permiten a los uniformados lesionados volver a la vida civil de manera productiva.

El ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón está encabezando la iniciativa para establecer la Política de Discapacidad del Sector Seguridad y Defensa, que dispone recursos económicos para la rehabilitación de miembros del servicio heridos. La política también prevé la prestación de servicios psicológicos.

Durante el lanzamiento de la política, el 2 de septiembre de 2014, el ministro Pinzón se refirió a la necesidad de brindar el mejor cuidado posible a los efectivos militares y policiales heridos, que son considerados “héroes nacionales”.

“No se trata simplemente de entender el problema, reconocer su heroísmo, o emocionarnos, posiblemente hasta las lágrimas”, expresó Pinzón. “Tenemos la obligación de actuar, de movilizar recursos, aprobar leyes y encontrar las maneras de asegurar que estas personas no sean relegadas, ni siquiera por un segundo”.

Alentar a los heridos para que se ayuden a través del deporte


El gobierno asiste a los heridos con políticas que facilitarán su recuperación, pero también los alienta a que se ayuden a sí mismos y se conviertan en protagonistas activos de su recuperación.

Participar en disciplinas deportivas es una de las formas en que los efectivos militares y policiales participan en su propia rehabilitación.

Practicar deportes los ayuda a recuperar la fortaleza de sus cuerpos y la confianza en sus habilidades físicas.

Las ONG como la Fundación Corpoalegría se han sumado a la iniciativa para brindar servicios de rehabilitación a soldados y policías heridos a través de la equinoterapia, por ejemplo, que permite a las personas lesionadas montar a caballo como parte de su recuperación.

“Existe una energía que genera montar a caballo, y uno se transforma”, expresó el exoficial de la Policía Nacional de Colombia Leonardo Fuentes, quien perdió su pierna izquierda tras pisar una mina terrestre durante un operativo contra el grupo terrorista Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el Departamento de Antioquía en 2009.

“En mi caso, yo monto sin mi prótesis, pero cuando estoy sobre el caballo, no siento que me falte nada”, precisó Fuentes. “Es como si las patas del caballo fueran una parte de mí, como si fueran mis propias piernas y nos convirtiéramos en uno solo. Hay una completa sincronización. Somos un solo ser”.

Fuentes, de 27 años, ahora compite como jinete y se está entrenando para representar a Colombia en los Juegos Paralímpicos de Rio 2016. Montar a caballo a nivel competitivo le ha permitido recobrar la confianza en sí mismo.

El apoyo del gobierno colombiano le ha hecho renovar su fe en el mundo y lo ha ayudado a redireccionar su vida, según Fuentes.

“Nunca había montado a caballo y no sé si lo hubiera hecho. Quién sabe qué sería de mi vida en la actualidad si no estuviera discapacitado”, añadió Fuentes. “¿Qué estaría haciendo? No pienso que estaría montando a caballo. Dios se manifiesta de maneras misteriosas”.

El deporte es una efectiva herramienta para ayudar a las personas lesionadas a rehabilitarse, según declaró la presidente de Corpoalegría, Jeannette Rosas.

La equinoterapia puede tener un impacto positivo en una persona lesionada en solamente unas semanas, explicó Rosas.

“Ya no son las mismas personas que llegaron con una discapacidad. Hay muchas personas discapacitadas que permanecen encerradas en sus casas. Lo que observamos es que los deportes les brindan una mejor calidad de vida”, añadió.

El equipo de vóleibol sentado, que incluye a soldados que perdieron sus extremidades en forma total o parcial a causa de minas terrestres o artefactos explosivos improvisados (IED), también competirá en los Juegos Paralímpicos Rio 2016.

La cooperación es un gran aporte para ayudar a los lesionados


La meta de la Política de Discapacidad del Sector Seguridad y Defensa es brindar a los efectivos militares y policiales heridos servicios de rehabilitación que les permitan recuperarse de las lesiones e insertarse exitosamente en la sociedad civil.

En los últimos años, el gobierno colombiano ha asignado aproximadamente 41 millones de dólares a los servicios de rehabilitación para soldados heridos, según el Ministerio de Defensa.

Pero también están haciendo avances en brindar una mejor protección a los integrantes de las fuerzas de seguridad.

El gobierno ha destinado 35 millones de dólares a la adquisición de nuevos equipos, tales como chalecos antibalas y protecciones, para ayudar a los efectivos militares y policiales a evitar lesiones ocasionadas por minas y artefactos explosivos (IED).

Por ejemplo, el uso de equipos de protección de alta tecnología, como chalecos antibalas y protecciones, ayudaron a las autoridades policiales y militares colombianas a reducir en un 46% la cantidad de oficiales uniformados heridos en combate en 2014, en comparación con el 2013.

En 2014 hubo 431 miembros de las fuerzas de seguridad heridos, una cantidad significativamente menor que los 798 heridos en combate o ataques terroristas registrados el año anterior.

La cooperación internacional es fundamental


La cooperación internacional es un componente importante de la lucha de Colombia contra los grupos terroristas y del crimen organizado. También es una parte fundamental de los esfuerzos del gobierno para brindar servicios de rehabilitación a sus heridos.

En julio de 2014, el Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM) y la Organización Conjunta para la Destrucción de Artefactos Explosivos Improvisados (JIEDDO) aunaron esfuerzos para colaborar con las Fuerzas Armadas y la Policía de Colombia en la búsqueda de maneras innovadoras de mitigar las amenazas de los artefactos explosivos improvisados, según información del SOUTHCOM. La idea es usar las dolorosas lecciones aprendidas por ambos países, las inversiones realizadas durante años en investigación y desarrollo, y las mentes colaboradoras de expertos colombianos y estadounidenses comprometidos con esta lucha, según la Oficina de Relaciones Públicas del Comando Sur.

La División de Ciencia y Tecnología del SOUTHCOM comenzó a trabajar con expertos de JIEDDO y con la Oficina del Viceministro de Defensa de Colombia, la Dirección Conjunta de Explosivos y Desminado, y el Centro Nacional contra Artefactos Explosivos y Minas del Ejército para elaborar un plan conjunto contra las armas que los insurgentes y las organizaciones delictivas utilizan con tanta frecuencia en Colombia.






Soldados y policías colombianos lesionados por minas terrestres o dispositivos explosivos improvisados se ayudan a recuperarse de sus heridas participando en disciplinas deportivas.

Junto a organizaciones no gubernamentales (ONG), el gobierno de Colombia ofrece diversas alternativas de rehabilitación que incluyen deportes para ayudar a efectivos militares y policiales heridos. Estos servicios permiten a los uniformados lesionados volver a la vida civil de manera productiva.

El ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón está encabezando la iniciativa para establecer la Política de Discapacidad del Sector Seguridad y Defensa, que dispone recursos económicos para la rehabilitación de miembros del servicio heridos. La política también prevé la prestación de servicios psicológicos.

Durante el lanzamiento de la política, el 2 de septiembre de 2014, el ministro Pinzón se refirió a la necesidad de brindar el mejor cuidado posible a los efectivos militares y policiales heridos, que son considerados “héroes nacionales”.

“No se trata simplemente de entender el problema, reconocer su heroísmo, o emocionarnos, posiblemente hasta las lágrimas”, expresó Pinzón. “Tenemos la obligación de actuar, de movilizar recursos, aprobar leyes y encontrar las maneras de asegurar que estas personas no sean relegadas, ni siquiera por un segundo”.

Alentar a los heridos para que se ayuden a través del deporte


El gobierno asiste a los heridos con políticas que facilitarán su recuperación, pero también los alienta a que se ayuden a sí mismos y se conviertan en protagonistas activos de su recuperación.

Participar en disciplinas deportivas es una de las formas en que los efectivos militares y policiales participan en su propia rehabilitación.

Practicar deportes los ayuda a recuperar la fortaleza de sus cuerpos y la confianza en sus habilidades físicas.

Las ONG como la Fundación Corpoalegría se han sumado a la iniciativa para brindar servicios de rehabilitación a soldados y policías heridos a través de la equinoterapia, por ejemplo, que permite a las personas lesionadas montar a caballo como parte de su recuperación.

“Existe una energía que genera montar a caballo, y uno se transforma”, expresó el exoficial de la Policía Nacional de Colombia Leonardo Fuentes, quien perdió su pierna izquierda tras pisar una mina terrestre durante un operativo contra el grupo terrorista Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el Departamento de Antioquía en 2009.

“En mi caso, yo monto sin mi prótesis, pero cuando estoy sobre el caballo, no siento que me falte nada”, precisó Fuentes. “Es como si las patas del caballo fueran una parte de mí, como si fueran mis propias piernas y nos convirtiéramos en uno solo. Hay una completa sincronización. Somos un solo ser”.

Fuentes, de 27 años, ahora compite como jinete y se está entrenando para representar a Colombia en los Juegos Paralímpicos de Rio 2016. Montar a caballo a nivel competitivo le ha permitido recobrar la confianza en sí mismo.

El apoyo del gobierno colombiano le ha hecho renovar su fe en el mundo y lo ha ayudado a redireccionar su vida, según Fuentes.

“Nunca había montado a caballo y no sé si lo hubiera hecho. Quién sabe qué sería de mi vida en la actualidad si no estuviera discapacitado”, añadió Fuentes. “¿Qué estaría haciendo? No pienso que estaría montando a caballo. Dios se manifiesta de maneras misteriosas”.

El deporte es una efectiva herramienta para ayudar a las personas lesionadas a rehabilitarse, según declaró la presidente de Corpoalegría, Jeannette Rosas.

La equinoterapia puede tener un impacto positivo en una persona lesionada en solamente unas semanas, explicó Rosas.

“Ya no son las mismas personas que llegaron con una discapacidad. Hay muchas personas discapacitadas que permanecen encerradas en sus casas. Lo que observamos es que los deportes les brindan una mejor calidad de vida”, añadió.

El equipo de vóleibol sentado, que incluye a soldados que perdieron sus extremidades en forma total o parcial a causa de minas terrestres o artefactos explosivos improvisados (IED), también competirá en los Juegos Paralímpicos Rio 2016.

La cooperación es un gran aporte para ayudar a los lesionados


La meta de la Política de Discapacidad del Sector Seguridad y Defensa es brindar a los efectivos militares y policiales heridos servicios de rehabilitación que les permitan recuperarse de las lesiones e insertarse exitosamente en la sociedad civil.

En los últimos años, el gobierno colombiano ha asignado aproximadamente 41 millones de dólares a los servicios de rehabilitación para soldados heridos, según el Ministerio de Defensa.

Pero también están haciendo avances en brindar una mejor protección a los integrantes de las fuerzas de seguridad.

El gobierno ha destinado 35 millones de dólares a la adquisición de nuevos equipos, tales como chalecos antibalas y protecciones, para ayudar a los efectivos militares y policiales a evitar lesiones ocasionadas por minas y artefactos explosivos (IED).

Por ejemplo, el uso de equipos de protección de alta tecnología, como chalecos antibalas y protecciones, ayudaron a las autoridades policiales y militares colombianas a reducir en un 46% la cantidad de oficiales uniformados heridos en combate en 2014, en comparación con el 2013.

En 2014 hubo 431 miembros de las fuerzas de seguridad heridos, una cantidad significativamente menor que los 798 heridos en combate o ataques terroristas registrados el año anterior.

La cooperación internacional es fundamental


La cooperación internacional es un componente importante de la lucha de Colombia contra los grupos terroristas y del crimen organizado. También es una parte fundamental de los esfuerzos del gobierno para brindar servicios de rehabilitación a sus heridos.

En julio de 2014, el Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM) y la Organización Conjunta para la Destrucción de Artefactos Explosivos Improvisados (JIEDDO) aunaron esfuerzos para colaborar con las Fuerzas Armadas y la Policía de Colombia en la búsqueda de maneras innovadoras de mitigar las amenazas de los artefactos explosivos improvisados, según información del SOUTHCOM. La idea es usar las dolorosas lecciones aprendidas por ambos países, las inversiones realizadas durante años en investigación y desarrollo, y las mentes colaboradoras de expertos colombianos y estadounidenses comprometidos con esta lucha, según la Oficina de Relaciones Públicas del Comando Sur.

La División de Ciencia y Tecnología del SOUTHCOM comenzó a trabajar con expertos de JIEDDO y con la Oficina del Viceministro de Defensa de Colombia, la Dirección Conjunta de Explosivos y Desminado, y el Centro Nacional contra Artefactos Explosivos y Minas del Ejército para elaborar un plan conjunto contra las armas que los insurgentes y las organizaciones delictivas utilizan con tanta frecuencia en Colombia.


Share