Infantes de marina de SPMAGTF-SC concluyen despliegue en Centroamérica

Infantes de marina y marineros estadounidenses completaron un despliegue en Centroamérica para llevar a cabo entrenamientos de cooperación en materia de seguridad y proyectos de ingeniería con sus contrapartes de varias naciones de Centroamérica y el Caribe.
Sargento de la Fuerza del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU. Sur Ian Leones | 4 diciembre 2017

El Teniente del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU. Michael F. Giles, izquierda, oficial a cargo del Equipo de Entrenamiento Móvil número Uno, Elemento Comando, Fuerza de Tarea de Propósito Especial Marítimo-Aire-Tierra del Comando Sur y el Soldado de la Policía Nacional de Panamá Yorman A. Avilés, recargan una ametralladora M60 para prácticas en la Base Agustín Santos Vinda, en Quebrada de Piedra, Panamá, el 29 de agosto de 2017. (Foto: Cabo de Segunda Clase del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU. Serine Farahi)

Infantes de marina y marineros de los EE. UU. con la Fuerza de Tarea de Propósito Especial Marítimo-Aire-Tierra del Comando Sur (SPMAGTF-SC, por sus siglas en inglés) realizaron una formación final en Camp Lejeune, Carolina del Norte, el 18 de noviembre. Los miembros del servicio llegaron a Camp Lejeune el día anterior, finalizando así un despliegue de seis meses en varias naciones de Centroamérica y el Caribe.

“En el curso de los últimos seis meses operamos principalmente en Belice, El Salvador, Guatemala y Honduras, pero también desplegamos equipos de entrenamiento móvil a Costa Rica, República Dominicana, Nicaragua y Panamá”, declaró el Coronel del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU. Michael V. Samarov, comandante de la SMAGTF-SC. “Nuestras principales misiones fueron llevar a cabo entrenamientos de cooperación en materia de seguridad con las fuerzas militares de países amigos, posiciones para respuesta ante catástrofes en la región, además de llevar a cabo los proyectos para la mejora de infraestructura aprobados por los gobiernos de nuestros países amigos”.

Los infantes de marina entrenaron durante tres meses en Camp Lejeune antes de desplegar el Elemento Comando en la Base Aérea Soto Cano, Honduras, para proporcionar comando y control a cada elemento de la fuerza de tarea que operan en la región. Con equipos desplegados a lo largo de Honduras, Guatemala y Belice, el Elemento Logístico de Combate (LCE, por sus siglas en inglés) completó con éxito siete proyectos de ingeniería. En Guatemala, los infantes de marina del LCE construyeron una base de operaciones militares en una instalación de entrenamiento en terreno urbano en Jutiapa, para la 3.ª Brigada del Ejército de Guatemala. Además, renovaron escuelas en el vecino municipio de Guazacapán. En Honduras, los infantes de marina completaron la renovación de cuatro escuelas en las cercanías de Trujillo, una ciudad en la costa norte del país.

Los infantes de marina también realizaron grandes mejoras a un hospital militar en Price Barracks, Ladyville, Belice. En cada uno de los países, los infantes de marina trabajaron codo a codo con las unidades de ingeniería militar de los países amigos para completar los proyectos.

“Al final del despliegue habíamos completado todos los proyectos”, explicó el Capitán del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU. Ismael R. López, planificador de operaciones civiles-militares de la SPMAGTF-SC. “A través de las fuerzas militares de los países amigos aumentamos sus propias capacidades médicas y sus sistemas de educación”.

El Cnel. Michael V. Samarov, comandante de la Fuerza de Tarea de Propósito Especial Marítimo-Aire-Tierra del Comando Sur, y el Subteniente de la Fuerza de Seguridad de Costa Rica Maynor Alfaro, oficial a cargo de San José, observan a los infantes de marina de los EE. UU. dar instrucción a los miembros de la fuerza de la policía de Costa Rica en el polígono de tiro en la Base Policial de Murciélago, Cuajiniquil, Costa Rica. (Foto: Cabo del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU. Melanie Kilcline)

Al mismo tiempo, los cuatro equipos de entrenamiento de cooperación del Elemento Terrestre de Combate (GCE, por sus siglas en inglés), así como sus dos equipos de entrenamiento móvil, brindaron instrucción a las fuerzas de ocho países amigos en temas como navegación terrestre, patrullaje, artes marciales, puntería y tácticas básicas de infantería. “Esta misión en particular es interesante, especialmente el aspecto de infantería, porque en vez de recibir instrucción, tenemos la posibilidad de ser quienes instruyen”, explicó el Sargento del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU. Lee C. Gugino, instructor de tácticas de infantería con el Destacamento de GCE, SPMAGTF-SC, Belice. “Nos permite aprender formalmente cómo enseñar las habilidades que usaremos en nuestras unidades. Al volver a casa, seremos mejores entrenadores de nuestros propios infantes de marina con menos experiencia”.

Dar apoyo a las misiones del LCE y el GCE fue la tarea de los infantes y navegantes de marina del Elemento de Combate Aéreo (ACE, por sus siglas en inglés) y sus cuatro helicópteros CH-53E Super Stallion. “El ACE trajo las capacidades aéreas de carga pesada que la infantería de marina lleva a las batallas”, dijo el Cap. López. “En primer lugar, fueron usadas para transportar equipos pesados para dar apoyo a los proyectos de ingeniería y para transportar el personal necesario de los diferentes países, que prestaban servicios de apoyo en entrenamientos y eventos diversos”.

Además de estas misiones establecidas, los infantes de marina de la SPMAGTF-SC fueron convocados para dar apoyo a los esfuerzos de asistencia humanitaria y ayuda ante catástrofes en el mar Caribe tras el paso de los huracanes Irma y María, como parte de la Fuerza de Tarea Conjunta- Islas de Sotavento (JTF-LI). “La JTF-LI fue una experiencia increíble”, afirmó el Cap. López. “Estaba la SPMAGTF desplegándose desde Honduras, estableciéndose en Puerto Rico y dando apoyo a las misiones de asistencia humanitaria y ayuda ante catástrofes [HA/DR, por sus siglas en inglés] en las islas de San Martín y Dominica”.

Tras el paso del huracán Irma en San Martín, equipos de infantes de marina técnicos en apoyo acuático purificaron y distribuyeron agua a los ciudadanos que la necesitaban. “En San Martín teníamos dos sitios dedicados a la purificación de agua con los sistemas livianos de purificación”, explicó el Sargento Primero de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Jebadiah A. James, jefe de logística y suministro de la JTF-LI. “Produjimos y distribuimos más 80.000 galones de agua a las poblaciones locales que la necesitaban. También trabajamos mucho con los Gobiernos de Francia y Holanda y entregamos unos 114.000 kilos de suministros de asistencia para que cada gobierno distribuyera”.

Con el huracán María aproximándose con rapidez, la JTF-LI tuvo que reubicar recursos y albergar al personal en Puerto Rico, antes de volver a salir a dar apoyo a la misión en Dominica. “La misión en Dominica fue, principalmente, la evacuación de ciudadanos estadounidenses desde un comienzo”, declaró el Cap. López. “Pronto se hizo la transición al transporte y la entrega de artículos en las zonas más remotas o austeras de la isla, para llegar a las poblaciones más necesitadas”.

En última instancia, el éxito del despliegue y el impacto que esta experiencia tuvo en los infantes de marina y marineros de la SPMAGTF-SC los habrá hecho más capaces y confiados en sus empleos al volver a Estados Unidos. “Mi experiencia con la SPMAGTF-SC fue muy buena”, declaró el Subteniente de Navío del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU. Matthew A. Lopata, oficial de vigilancia de la SPMAGTF-SC. “Tuvimos mucha interacción con otras unidades otras fuerzas y la población local. Fue la oportunidad de nuestras vidas”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 1
Cargando las Conversaciones