Cruz del Sur 2018 incrementa interoperabilidad

Southern Cross 2018 Increases Interoperability

Por Juan Delgado/Diálogo
noviembre 20, 2018

A inicios de octubre, militares de Argentina y Chile realizaron el ejercicio simulado anual Cruz del Sur 2018, de la Fuerza de Paz Conjunta y Combinada Cruz del Sur, integrada por elementos de las tres ramas de ambos países. El ejercicio realizado entre el 1.º y el 5 de octubre se desarrolló en el Centro de Entrenamiento Operativo Táctico (CEOTAC) de la Academia de Guerra (ACAGUE) del Ejército de Chile, en Santiago.

El objetivo del ejercicio fue incrementar la interoperabilidad combinada así como perfeccionar las habilidades de planificación y conducción de los oficiales. La ejercitación de gabinete también permitió reforzar los lazos de amistad entre los países vecinos.

“Este tipo de ejercicio es de suma importancia”, dijo el Contraalmirante de la Armada Alejandro Miguel García Sobral, jefe de Operaciones del Comando Operacional de las Fuerzas Armadas de Argentina. “Es la instancia donde se desarrollan doctrinas y lo más importante, que es el conocimiento mutuo y donde además se ejercitan tareas, procedimientos que se llevarán a cabo en el momento del despliegue de la Fuerza de Paz Cruz del Sur”.

Escenario ficticio

Un total de 100 efectivos, 72 unidades de las Fuerzas Armadas de Chile y 28 de Argentina, se reunieron en el CEOTAC para enfrentar un escenario de operaciones de mantenimiento de paz en un entorno realista. Según el escenario ficticio, los participantes debían organizar el despliegue de la Fuerza de Paz Cruz del Sur en un país imaginario conmocionado por actos violentos que ponían en peligro la paz y la seguridad de la población.

Ante esa situación, el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) emitió una resolución para estabilizar el territorio a través de una operación de paz con Cascos Azules quienes restaurarían el orden. Los estímulos generados permitieron a los participantes planificar, conducir a las tropas y adoptar resoluciones basadas en los lineamientos establecidos por la ONU.

“Es una iniciativa binacional que surge del más alto nivel”, comentó el Contralmte. García. “Las fuerzas armadas se vieron involucradas en una muy buena iniciativa donde se juntan los tres componentes, y se pone a disposición de la ONU una fuerza para reforzar, ayudar o mantener la paz mundial”.

Para la realización del ejercicio, el CEOTAC puso a disposición su Sistema de Simulación para la Gestión y Entrenamiento de Situaciones de Emergencia (SIGEN). La herramienta de alta tecnología facilitó la gestión de información, la toma de decisiones colaborativas y la optimización de respuestas mediante un juego de rol.

Asimismo, el SIGEN permitió cuantificar el nivel de preparación de los participantes y aprender de los logros y errores para mejorar el desempeño de la fuerza en el futuro. “De esta manera se colabora para que ambos países estén mejor preparados para desplegarse a requerimiento de la ONU”, dijo el Coronel del Ejército de Chile Arturo Gallardo, jefe del CEOTAC.

Al servicio de la ONU

La Fuerza de Paz Conjunta y Combinada Cruz del Sur remonta a 2006 cuando los Gobiernos de Argentina y Chile firmaron un acuerdo para crear el Estado Mayor Conjunto Combinado y conformar una fuerza binacional que estaría a disposición de la ONU. En 2011, Argentina y Chile formalmente pusieron a disposición de la ONU la fuerza conjunta combinada ante el entonces Secretario General de la ONU Ban Ki-moon.

La fuerza está compuesta por dos batallones de infantería integradas por elementos del ejército y de la infantería de marina de ambos países, así como una unidad de apoyo logístico. Asimismo, cuenta con un componente naval de dos buques, y otro aéreo con ochos aeronaves.

Cada año, efectivos de las fuerzas armadas de ambos países realizan ejercicios prácticos en el terreno y de gabinete para mantenerse capacitados. Argentina y Chile alternan como anfitriones de los entrenamientos.

“Debo decir que he visto de forma muy notoria la mejoría e incremento en el entrenamiento en lo conjunto-combinado [de la fuerza]”, dijo el Vicealmirante de la Armada Rodrigo Álvarez Aguirre, subjefe del Estado Mayor Conjunto de Chile. “Sin duda quedan muchas cosas que hacer, pero siempre hemos tenido una pendiente positiva, lo que habla muy bien de todos nosotros”.

Un trabajo serio

Para los participantes, el ejercicio ha sido un éxito. Según el General de División del Ejército Carlos Pérez Aquino, comandante Operacional del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Argentina, la exigencia de SIGEN y de las varias tareas comprobaron el profesionalismo de los militares argentinos y chilenos.

“Fue un muy buen resultado, se hizo un trabajo serio”, concluyó el Gral. de Div. Pérez. “Estos trabajos ayudan en las operaciones de paz, a fin de tener un mejor conocimiento. He tenido la oportunidad de seguir de cerca la evolución de Cruz del Sur y se ve la interoperabilidad y cómo se va elaborando esta interacción militar en la que vamos avanzando”.
Share