El Comando Sur, solo una parte de la solución al problema del narcotráfico

Por Dialogo
marzo 09, 2012


La principal misión del Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM): frenar el tráfico transnacional de drogas, armas, dinero y personas en Centroamérica y Sudamérica, es muy amplia y compleja, manifestó el comandante de SOUTHCOM el 7 de marzo en su testimonio frente a la Comisión de Servicios Armados del Congreso estadounidense.

El General de la Fuerza Aérea, Douglas M. Fraser, declaró que, en sintonía con la estrategia presidencial de contrarrestar el crimen organizado transnacional, el Comando Sur trabaja con otras agencias gubernamentales de los Estados Unidos y agencias militares y del orden público de países aliados para buscar, capturar y procesar a individuos que han convertido a varios países americanos en los más violentos del mundo.

El General expresó a la prensa que el éxito de esa campaña tiene que ver con otra misión primaria del comando: construir alianzas y fortalecer la cooperación internacional e interagencial.

El Comando Sur constituye “solo una parte de la solución” al crimen organizado transnacional y sus efectos en Centroamérica y Sudamérica, indicó Fraser. Tanto los Estados Unidos como la comunidad internacional están decididos a abordar la el problema, agregó.

“Estamos trabajando para reunir a las distintas agencias, capacidades y [a la] comunidad internacional para mejorar nuestra capacidad de coordinación y concentrarnos en nuestros esfuerzos para tratar este problema colosal”, dijo.

Según Fraser, mientras que el crimen organizado transnacional no conforma una amenaza militar tradicional, la violencia y la corrupción que se generan a partir del tráfico de drogas a nivel global en países al sur de los Estados Unidos impacta procesos judiciales y del orden público.

Fraser señaló que no visualiza amenazas militares convencionales ni externas ni internas en la región, aunque varios países están empleando sus fuerzas militares para apoyar a las fuerzas policiales.

El mayor impacto del crimen transnacional se vive en Centroamérica, afirmó. En 2011, Honduras encabezó el índice de homicidios per cápita a nivel internacional, con 86 muertes cada 100.000 personas, puntualizó Fraser. El índice de homicidios de El Salvador es de 66 cada 100.000, mientras que el índice total de Guatemala es de 41 cada 100.000, con picos mayores en ciertas partes del país.

Esos tres países sí emplean sus fuerzas militares en operativos de lucha contra el delito, destacó Fraser. El militar comentó que Honduras destinó la mitad de sus fuerzas a este esfuerzo y que Guatemala ha empleado sus fuerzas en enfrentamientos en áreas donde prima el delito.

“Los esfuerzos [del Comando Sur] en esas líneas consisten en apoyar a las fuerzas militares con entrenamiento, equipamiento, para ayudarlos a desempeñarse con fuerzas del orden público, así como también enfrentar las actividades de tráfico”, agregó.

Fraser dijo que las fuerzas del Comando Sur ejercen una misión militar más bien convencional a lo largo de las costas de la región, donde por 20 años han detectado y monitoreado movimientos narcotraficantes por aire y mar, provenientes del norte de Sudamérica, a través del Caribe, con diversos destinos, ahora más comúnmente en Centroamérica.

Fraser indicó que el Comando Sur conduce entrenamientos y ejercicios de preparación ante catástrofes, además de otras actividades militares tradicionales con fuerzas aliadas en la región, aunque los esfuerzos internacionales y estadounidenses tienen como principal objetivo la desarticulación del tráfico de drogas.

Por ejemplo, la Operación Martillo se concentra en el patrullaje aéreo y marítimo del Caribe y el Pacífico oriental con el uso de recursos del Comando Sur, tales como buques de la Armada y el Servicio Guardacostas, aeronaves de la Fuerza Aérea y de la división de Aduana y Protección Fronteriza, comentó Fraser.

La Operación Martillo ha logrado incautar 3,5 toneladas métricas de cocaína y 10 buques de contrabando en 45 días, aunque la campaña tiene como objetivo general utilizar patrullaje constante para poder así obligar a los traficantes a desplazar sus rutas de transporte hacia aguas internacionales, indicó el general.



Share