SOUTHCOM ayudará a comunidades rurales de El Salvador

El Comando Sur y la Fuerza Armada de El Salvador darán servicios médicos a poblaciones costeras y fronterizas con altos índices de delincuencia y pobreza.
Lorena Baires/Diálogo | 17 mayo 2019

Respuesta Rápida

Un médico del Ejército Sur de los EE. UU. habla con una niña salvadoreña, mientras instruye a su madre sobre salud preventiva y hábitos higiénicos para evitar enfermedades infecciosas y contagiosas. (Foto: Gloria Cañas, Diálogo)

Militares del Ejército Sur de los EE. UU. (ARSOUTH en inglés), bajo los auspicios del Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM) y la Fuerza Armada de El Salvador (FAES), trabajarán en combinación para brindar servicios médicos especializados y gratuitos a los habitantes de comunidades rurales y asediadas por la delincuencia en El Salvador. El primer Ejercicio de Entrenamiento de Preparación Médica (MEDRETE en inglés), “Juntos Podemos”, se llevó a cabo del 25 de marzo al 8 de abril de 2019, en la zona costera del municipio de Conchagua, departamento de La Unión. La misión es atender a diversas poblaciones del país, dos veces al año, durante cinco años.

“Agradecemos a SOUTHCOM por unir esfuerzos para atender a personas de escasos recursos, muchas con enfermedades crónicas, y entregarles el medicamento que necesitan”, dijo el Coronel del Ejército DEM Juan Guardado, jefe de Asuntos Civiles del Estado Mayor de la FAES. “Este ejercicio capacitará al personal de ambos países para ofrecer atención médica y educación de salud a localidades remotas y con recursos limitados”.

En Conchagua, ubicado frente al golfo de Fonseca, los servicios de salud son limitados y el personal médico no está especializado.

“La mayoría de los beneficiados no tienen la capacidad económica para desplazarse hasta un hospital, o pagar una clínica privada, y mantener un control adecuado para sus enfermedades”, aseguró el alcalde de Conchagua Jesús Medina. “Por eso estamos agradecidos con SOUTHCOM y la FAES. Nuestra gente recibió atención médica de primer nivel e incluso se atendieron a personas con padecimientos crónicos graves”.

Los desafíos

Los organizadores instalaron un campamento en la Unidad Comunitaria de Salud Familiar del Ministerio de Salud, para atender a pobladores de los cantones Loma Larga, El Volcancillo y el Condadillo; así como de los caseríos Valle Nuevo, Monares, San Ramón y La Brea. Unos 7200 habitantes recibieron atención médica.

“Desde el inicio nos trazamos el mismo objetivo: ayudar a la gente más pobre del país. Esto nos facilitó trabajar juntos”, subrayó el Sargento de Primera Clase del Ejército de los EE. UU. Héctor Nieves, coordinador del equipo médico de ARSOUTH. “Cada uno tenía un compañero del otro país, así nos complementamos en los conocimientos que ambos teníamos”.

Un dentista del Ejército Sur de los EE. UU. atiende a un paciente en Conchagua, El Salvador, el 29 de marzo de 2019, gracias al ejercicio “Juntos Podemos”, auspiciado por SOUTHCOM. (Foto: Gloria Cañas, Diálogo)

Durante los primeros días el equipo combinado realizó un diagnóstico general de las necesidades, tanto médicas como de logística. Uno de los desafíos a vencer fue romper con las barreras educativas y enseñar a los habitantes hábitos higiénicos para prevenir enfermedades.

“Con el paso de los días, más personas se anotaban para recibir una consulta médica, a pesar de no creer que todo era gratuito”, explicó Loyda Reyes, jefe de la Unidad de Desarrollo Municipal de la Alcaldía de Conchagua. “Esto sirve como una prueba piloto para identificar los padecimientos que existen en la zona para seguir tratándolos cada seis meses, durante cinco años”.

Diagnósticos

Los especialistas militares detectaron que las principales enfermedades en la zona son las infecciones en las vías respiratorias, hongos, dermatitis y bronquitis. “El 40 por ciento de la población padece también infecciones en las vías urinarias, por la poca hidratación y las altas temperaturas que se registran en el municipio”, explicó el Mayor del Ejército Humberto Hernández, doctor y jefe del Batallón de Sanidad Militar de la FAES. También identificaron enfermedades crónicas degenerativas como la hipertensión arterial, gastritis crónica y diabetes.

“El mayor problema es la educación porque las personas no saben cómo llevar una alimentación balanceada o mantener rutinas de limpieza que evitan enfermedades o infecciones”, añadió el Sgto. Nieves. “Fue satisfactorio atender a personas que no habían visto un médico en más de un año y darles alivio a sus enfermedades”.

Carlos Morales, llegó desde el cantón El Jagüey con el menor de sus hijos. Una fiebre intensa aquejaba al niño que dejó de comer y bebía poca agua. Con remedios caseros la familia intentó frenar la enfermedad. Pero los intentos fueron en vano.

“Los médicos me explicaron que el niño tiene una severa infección en el oído. Por eso las fiebres y los dolores de cabeza”, dijo Morales mientras esperaba por sus medicinas. “Me siento tranquilo que un médico vio a mi hijo, porque nosotros ya no sabíamos qué hacer para calmarle los dolores”.

En la primera misión “Juntos Podemos” participaron 15 médicos militares de ARSOUTH  y 25 de la FAES. La segunda misión será en agosto de 2019, en el municipio sureño de Zacatecoluca. Los uniformados continuarán el intercambio de experiencias, para ofrecer ayuda humanitaria a pobladores de comunidades de difícil acceso y condiciones precarias.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 1062
Cargando las Conversaciones