Soldados y policías vigilan barrios peligrosos de Honduras

Por Dialogo
noviembre 03, 2011


Honduras comenzó a desplegar a fuerzas combinadas del Ejército y la Policía en barrios peligrosos de la capital y otras ciudades importantes, en busca de aplacar una escalada de violencia que sitúa al país con la tasa más alta de homicidios en el mundo.

En la nación centroamericana, azotada por ejecuciones ligadas con narcotraficantes mexicanos que han extendido sus negocios hacia el sur, sicarios tirotean a mansalva a personas en calles, comercios o bares de las principales ciudades.

También a menudo son encontrados cuerpos con disparos de bala dentro de vehículos o en carreteras, y otros mutilados en sitios apartados de comunidades aterrorizando a la población del país, donde 7 de cada 10 personas viven en pobreza.

Como parte de la Operación Relámpago, soldados armados con fusiles M-16 patrullan calles de la capital Tegucigalpa, donde establecieron retenes para vehículos y personas, mientras helicópteros militares sobrevuelan áreas donde operan narcotraficantes y pandillas que extorsionan a pobladores.

En el operativo, que se extenderá paulatinamente a otras ciudades y regiones del país, participan unos 1.000 efectivos entre soldados y la unidad élite de la policía de Contrainsurgencia Urbana (COBRA).

“Estamos tratando de llevar tranquilidad y paz a la población en ciudades donde hay más violencia tanto de crimen común como del crimen organizado”, dijo el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, General René Osorio.



Share