El Salvador: Unidades de fuerzas especiales aplican mano dura contra pandillas en 50 localidades

Salvadoran Special Forces Units Crack Down on Gangs in 50 Cities

Por Dialogo
mayo 15, 2015




Las Fuerzas Armadas de El Salvador (FAES) ha desplegado tres batallones de Fuerzas Especiales de Reacción (FER), conformados por más 600 militares, para combatir las actividades delincuenciales de las pandillas en 50 municipios.

Desde el 18 de abril, estas tropas altamente especializadas han operado discretamente junto a fuerzas de la Policía Nacional Civil (PNC) para llevar seguridad pública a la población civil.

“Estos batallones tienen mayor experiencia militar y apoyarán operativos de mantenimiento de la seguridad pública en aquellos municipios en donde se requiere actuar con más fuerza en contra de la delincuencia que azota al país”, señaló el Ministro de Defensa, General David Munguía Payés.

Uno de esos municipios es Zacatecoluca, en donde las pandillas MS-13 (Mara Salvatrucha) y Barrio 18 (M-18) mantienen cruentos enfrentamientos por el control de los territorios. El 19 de abril, estos batallones repelieron un ataque armado de 30 integrantes del Barrio 18, en el que nueve de ellos resultaron muertos. A los fallecidos se les encontraron dos fusiles M-16, dos pistolas calibre 9 milímetros, una escopeta y abundantes municiones.

En opinión de uno de los integrantes de estos batallones, quien por razones de seguridad se identifica como Teniente “Halcón”, las FAES están comprometidas con la consolidación de la paz en lugares en los que las pandillas cometen actos violentos.

“Nuestra misión es hacer rastreos minuciosos de reconocimiento en los municipios en los que las pandillas tienen atemorizada a la población. No vamos a dar espacio para que sigan asesinando a nuestra población, por eso estamos vigilando atentamente de sus movimientos.”

Debilitan células en entrenamiento


Grupos de inteligencia del Ministerio de la Defensa y las FAES sieguen también las actividades de grupos de pandilleros armados que reciben entrenamiento en zonas rurales de varios departamentos del país, entre ellos La Paz, San Vicente y San Salvador.

“Los cabecillas de estos grupos ya fueron capturados, por lo que esperamos que su accionar sea menor. Seguimos tras los pasos del resto de los pandilleros, porque hay mucho movimiento en las áreas rurales. Nuestra misión siempre será proteger a la población civil”, sostuvo el Ministro de Defensa Munguía Payés.

Las FAES ya habían comenzado a desarticular células de pandillas que recibían adiestramiento en tiro. Por ejemplo, a inicios de abril, la Fuerza de Tarea MARTE localizó a un grupo de pandilleros de la MS-13, quienes efectuaban disparos en un polígono de tiro improvisado. Al percatarse de la presencia militar, los pandilleros abrieron fuego contra la patrulla. El personal militar reaccionó, hiriendo a dos de ellos y capturando a otros dos, en tanto que se les incautó una subametralladora Uzi.

Los batallones no serán detenidos


Las pandillas también han atacado algunas bases militares luego del incidente en Zacatecoluca. Sin embargo, el Presidente Salvador Sánchez Cerén, confirmó que estas agresiones no disminuirán los esfuerzos de la institución armada para apoyar las tareas de seguridad pública.

“Las sentidas bajas que ha sufrido las Fuerzas Armadas en el cumplimiento de su deber no nos intimidarán, ni disminuirán nuestro esfuerzo en el combate a la delincuencia. Nuestras Fuerzas Armadas están haciendo una contribución importante para garantizar a nuestra gente ese ambiente indispensable para una vida segura”, expresó el Comandante en Jefe.

La presencia de los efectivos militares en las zonas de mayor conflicto hace que los habitantes se muestren más confiados.

“Las Fuerzas Armadas tienen la capacidad instalada, el armamento y el conocimiento para ir debilitando a estos grupos. Los pandilleros les temen”, dijo Armando Sigüenza, un ingeniero civil de 49 años residente de San Salvador.

Batalla sin cuartel


Los líderes militares saben que deben permanecer vigilantes en el combate contra las pandillas violentas. En opinión del General retirado Mauricio Ernesto Vargas, especialista en temas de seguridad y defensa nacional, las tropas de las FAES están confrontando a las pandillas directamente y no cederán en sus esfuerzos por mejorar la seguridad pública.

“No estamos enfrentando a una delincuencia desorganizada, no estamos ante una delincuencia dispersa, es parte de toda una estructura que actúa en el territorio del país. Y ante esta emergencia de inseguridad no existen alternativas más que ser contundente contra las pandillas”, finalizó el Gral. Vargas.







Las Fuerzas Armadas de El Salvador (FAES) ha desplegado tres batallones de Fuerzas Especiales de Reacción (FER), conformados por más 600 militares, para combatir las actividades delincuenciales de las pandillas en 50 municipios.

Desde el 18 de abril, estas tropas altamente especializadas han operado discretamente junto a fuerzas de la Policía Nacional Civil (PNC) para llevar seguridad pública a la población civil.

“Estos batallones tienen mayor experiencia militar y apoyarán operativos de mantenimiento de la seguridad pública en aquellos municipios en donde se requiere actuar con más fuerza en contra de la delincuencia que azota al país”, señaló el Ministro de Defensa, General David Munguía Payés.

Uno de esos municipios es Zacatecoluca, en donde las pandillas MS-13 (Mara Salvatrucha) y Barrio 18 (M-18) mantienen cruentos enfrentamientos por el control de los territorios. El 19 de abril, estos batallones repelieron un ataque armado de 30 integrantes del Barrio 18, en el que nueve de ellos resultaron muertos. A los fallecidos se les encontraron dos fusiles M-16, dos pistolas calibre 9 milímetros, una escopeta y abundantes municiones.

En opinión de uno de los integrantes de estos batallones, quien por razones de seguridad se identifica como Teniente “Halcón”, las FAES están comprometidas con la consolidación de la paz en lugares en los que las pandillas cometen actos violentos.

“Nuestra misión es hacer rastreos minuciosos de reconocimiento en los municipios en los que las pandillas tienen atemorizada a la población. No vamos a dar espacio para que sigan asesinando a nuestra población, por eso estamos vigilando atentamente de sus movimientos.”

Debilitan células en entrenamiento


Grupos de inteligencia del Ministerio de la Defensa y las FAES sieguen también las actividades de grupos de pandilleros armados que reciben entrenamiento en zonas rurales de varios departamentos del país, entre ellos La Paz, San Vicente y San Salvador.

“Los cabecillas de estos grupos ya fueron capturados, por lo que esperamos que su accionar sea menor. Seguimos tras los pasos del resto de los pandilleros, porque hay mucho movimiento en las áreas rurales. Nuestra misión siempre será proteger a la población civil”, sostuvo el Ministro de Defensa Munguía Payés.

Las FAES ya habían comenzado a desarticular células de pandillas que recibían adiestramiento en tiro. Por ejemplo, a inicios de abril, la Fuerza de Tarea MARTE localizó a un grupo de pandilleros de la MS-13, quienes efectuaban disparos en un polígono de tiro improvisado. Al percatarse de la presencia militar, los pandilleros abrieron fuego contra la patrulla. El personal militar reaccionó, hiriendo a dos de ellos y capturando a otros dos, en tanto que se les incautó una subametralladora Uzi.

Los batallones no serán detenidos


Las pandillas también han atacado algunas bases militares luego del incidente en Zacatecoluca. Sin embargo, el Presidente Salvador Sánchez Cerén, confirmó que estas agresiones no disminuirán los esfuerzos de la institución armada para apoyar las tareas de seguridad pública.

“Las sentidas bajas que ha sufrido las Fuerzas Armadas en el cumplimiento de su deber no nos intimidarán, ni disminuirán nuestro esfuerzo en el combate a la delincuencia. Nuestras Fuerzas Armadas están haciendo una contribución importante para garantizar a nuestra gente ese ambiente indispensable para una vida segura”, expresó el Comandante en Jefe.

La presencia de los efectivos militares en las zonas de mayor conflicto hace que los habitantes se muestren más confiados.

“Las Fuerzas Armadas tienen la capacidad instalada, el armamento y el conocimiento para ir debilitando a estos grupos. Los pandilleros les temen”, dijo Armando Sigüenza, un ingeniero civil de 49 años residente de San Salvador.

Batalla sin cuartel


Los líderes militares saben que deben permanecer vigilantes en el combate contra las pandillas violentas. En opinión del General retirado Mauricio Ernesto Vargas, especialista en temas de seguridad y defensa nacional, las tropas de las FAES están confrontando a las pandillas directamente y no cederán en sus esfuerzos por mejorar la seguridad pública.

“No estamos enfrentando a una delincuencia desorganizada, no estamos ante una delincuencia dispersa, es parte de toda una estructura que actúa en el territorio del país. Y ante esta emergencia de inseguridad no existen alternativas más que ser contundente contra las pandillas”, finalizó el Gral. Vargas.




No sólo deberían de enviar a esos elementos a la zona rural sino también a las colonias de soyapango expecificame en los conacastes.montes de san bartolo 3 montes 4 y combatan este montón de bichos que intimidan a la población. Urgente! Me parece fantastico y Es tiempo tambien que el Pueblo colabore con estas institutions del orden para arradicar de una ves por todas estas bandas de vagos impotatados X fin una fuersa bruta para combatir la violencia q vivimos en El Salvador A cojute deberian de enviarlos ahi no se puede caminar tranquilo en cada cuadra hay que pedir permiso para entrar ahi y si no se reporta con el que esta posteando ya no sale vivo de ahi Que envidia, aca en Honduras usan a la Policia Militar para ir a cuidar los moles en lugar de dar seguridad ¿Ustedes por qué no intentan cambiar la genética de la semilla de la coca?
Share