Militares salvadoreños muestran aviones de ataque y helicópteros de rescate

Los pilotos participaron en una exhibición de aviación para demostrar sus habilidades para combatir las amenazas emergentes.
Lorena Baires/Diálogo | 4 marzo 2019

Capacitación y Desarrollo

Los pilotos del Grupo Caza y Bombardeo de la Fuerza Aérea de El Salvador realizaron varias demostraciones de maniobras utilizadas en la defensa del territorio y combate al narcotráfico. (Foto: Gloria Cañas/Diálogo)

La Fuerza Aérea de El Salvador (FAS), con apoyo de la Guardia Nacional Aérea de Nuevo Hampshire (NHANG en inglés), mostraron sus habilidades en operaciones de ayuda humanitaria, rescate y combate al narcotráfico durante el Show Aéreo Ilopango 2019, un evento de aviación civil y militar realizado el pasado 26 y 27 de enero en la Base Aérea Comalapa de El Salvador. Los militares salvadoreños y estadounidenses simularon arriesgadas operaciones con helicópteros de rescate y aviones de ataque.

La demostración militar aérea fue una de las principales atracciones del evento, organizado desde hace 22 años por la Asociación Aeroclub de El Salvador, que reúne a más de 40 000 espectadores. Los fondos recolectados serán entregados a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom, en San Salvador.

Combate aéreo

“Hemos tenido la oportunidad de mostrar el trabajo que realiza nuestra primera línea de defensa aérea, una escuadrilla de tres aviones Cessna A-37B dedicados a mantener vigilancia permanente ante posibles movimientos de redes de narcotraficantes”, explicó el Coronel Piloto Aviador Salvador Hernández, jefe del Estado Mayor General de la FAS. “Estos aviones despegan de inmediato cuando reciben una alerta para interceptar trazas ilegales, marítimas o aéreas”.

La escuadrilla pertenece al Grupo Caza y Bombardeo de la FAS. Sus demostraciones de maniobras individuales y en formación fueron un ejemplo de los trabajos que ejecutarían en caso de interceptar algún vehículo terrestre, acuático o aéreo sospechoso de llevar o cometer ilícitos.

“Los diferentes adiestramientos recibidos de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos nos han permitido elevar el nivel de operatividad de nuestros pilotos y con ello el servicio que prestamos al país en seguridad y rescate”, añadió el Cnel. Hernández. “Este evento nos permite mostrar los resultados de los entrenamientos e intercambios, así como el nivel de operatividad que tenemos para combatir a diario al crimen transnacional”.

La Fuerza de Tarea Conjunta Bravo montó una exhibición estática con uno de los helicópteros utilizados en operativos de asistencia humanitaria para El Salvador. (Foto: Gloria Cañas/Diálogo)

Por séptimo año consecutivo la 157.a Ala de Reabastecimiento de Combustible de la NHANG realizó sobrevuelos con su Boeing KC-135 Stratotanker. Los asistentes a la exhibición pudieron comprobar además las capacidades de la aeronave para transportar pacientes durante evacuaciones aeromédicas.

“Para nosotros, participar en este evento aéreo es una oportunidad ideal para conectarnos directo con los salvadoreños y mostrar nuestra asociación con su país”, dijo el Teniente Coronel del Ejército de los EE. UU. Greg Heilshorn, director de Relaciones Públicas de la Guardia Nacional del Ejército de Nuevo Hampshire. “Trabajamos con buena voluntad y buenas relaciones, que son la base de cualquier amistad duradera”.

La Guardia Nacional de Nuevo Hampshire está asociada con la FAES bajo el marco del Programa de Asociación Estatal de los EE. UU., que vincula a la Guardia Nacional de un estado de los Estados Unidos con las fuerzas armadas de un país amigo en una relación de cooperación mutua. Desde el inicio de su asociación, en 2000, brinda adiestramientos continuos sobre técnicas de rescate durante inundaciones repentinas, deslizamientos de tierra y terremotos. En un país sísmico como El Salvador, ejercicios de ese tipo fortalecen los mecanismos de respuesta conjunta ante emergencias.

Operaciones humanitarias

La Fuerza de Tarea Conjunta Bravo (FTC-Bravo) del Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM) se unió al evento en 2019, con una exhibición de uno de los helicópteros UH-60 Black Hawk que ha servido en diversas operaciones humanitarias en Centroamérica. “En el caso de El Salvador, en noviembre del año pasado [2018], uno de estos helicópteros nos permitió distribuir casi 170 toneladas de víveres y llevar asistencia médica para 4400 pacientes durante las emergencias por lluvias”, aseguró el Mayor del Ejército de los EE. UU. Christopher Cashell, integrante de la FTC-Bravo.

Los militares salvadoreños han recibido adiestramiento de la FTC-Bravo en rescate en mar abierto, rappel y entrenamiento de cuerdas desde los UH-60 para operaciones de asistencia humanitaria. Dentro de su misión de cooperación en seguridad, la FTC-Bravo desarrolla en forma cíclica el ejercicio Centroamérica Compartiendo Conocimientos y Experiencias Operacionales Mutuas, para facilitar esfuerzos futuros con bomberos centroamericanos en caso de desastres y evacuaciones médicas.

“Es sorprendente el trabajo que realizan los militares estadounidenses en evacuaciones o desastres, su nivel de profesionalismo es altísimo”, subrayó José Luis Arévalo, un ingeniero civil salvadoreño que visitó el evento. “Es bueno saber que podemos contar con ellos para emergencias, ya que en nuestro país no siempre tenemos todos los recursos para atenderlas”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 103
Cargando las Conversaciones