La reserva estratégica de la Fuerza Armada de El Salvador

El Comando de Fuerzas Especiales agrupa a las unidades élites del país.
Geraldine Cook/ Diálogo | 16 abril 2019

Capacitación y Desarrollo

El Batallón Paracaidistas realiza un salto de combate a 5000 pies de altura como parte de su adiestramiento rutinario. (Foto: Comando de Fuerzas Especiales, Fuerza Armada de El Salvador).

“Cuando nos emboscaron, mi reacción fue protegerlos”, dice el Sargento Mayor Primero del Ejército de El Salvador Fredy Adolfo Castro Urbina, miembro del Comando Especial Antiterrorista (CEAT), unidad del Comando de Fuerzas Especiales (CFE) de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES). “Los saqué de la camioneta, los empujé en una zanja y atravesé un vehículo en medio para cubrirlos de las balas”. Eran atacados por insurgentes iraquíes.

Los buzos de combate del Grupo de Operaciones Especiales realizan una simulación de toma de cabeza de playa. (Foto: Comando de Fuerzas Especiales, Fuerza Armada de El Salvador).

El Sgto. May. 1.º Castro relata a Diálogo sobre su experiencia como parte de un contingente de 360 efectivos del Batallón Cuscatlán de la FAES, que participó en la Operación Libertad Iraquí (2003-2011). El 5 de marzo de 2004, dirigía un convoy de tres vehículos que transportaba a miembros de la Coalición Multinacional de Irak. Por su acto heroico, sus cinco soldados y él recibieron la Medalla Estrella de Bronce de los Estados Unidos –condecoración otorgada a miembros de las Fuerzas Armadas de los EE. UU. quienes se distinguen por logro y/o servicio heroico y/o meritorio en zonas de combate– el 12 de noviembre de 2004.

Hoy el Sgto. May. 1.º Castro es instructor del CEAT y transmite a las nuevas generaciones lecciones sobre el valor, la disciplina y la responsabilidad de pertenecer a las fuerzas especiales. El CEAT es una de las tres unidades de fuerzas especiales del Comando de Fuerzas Especiales (CFE) de la FAES. 

Trabajo interagencial

“Somos la reserva estratégica de la FAES para el cumplimiento de los objetivos en materia de la defensa nacional”, dice el Coronel del Ejército de El Salvador Jorge Miranda Martínez, comandante del CFE. “Debemos estar listos para ser desplegados en cualquier momento, bajo las condiciones que sea y con una capacidad operativa máxima”.

El CFE se inauguró como comando en 1992, agrupando las ya existentes unidades élites: CEAT, el Batallón de Paracaidista y el Grupo de Operaciones Especiales (GOE). Aunque su prioridad es prepararse para defender la soberanía nacional, sus integrantes también realizan operaciones de apoyo a la seguridad pública, en obras de beneficio público y a la población en casos de desastres naturales y en misiones de paz. El CFE trabaja de manera conjunta con las demás fuerzas y de manera interagencial con la Policía Nacional Civil (PNC) y otras instituciones del Estado.

Los integrantes del CFE realizan un programa de adiestramiento regular de 24 semanas. Tras concluirlo con éxito, pasan a una de las 10 especializaciones ofrecidas, como paracaidismo de combate y caída libre, equipos de asalto y francotiradores, entre otras. 

Orígenes del CEAT

Previo a la creación del CFE, el CEAT fue instaurado en 1985 para efectuar tareas de contraterrorismo, rescate de rehenes y protección de dignatarios. “Tenemos un personal altamente calificado para cumplir diferentes misiones, especialmente con nuestras capacidades de rescate de rehenes o en caso de un ataque terrorista”, dice el Teniente Coronel del Ejército de El Salvador José Carlos Estrada Villafuerte, comandante del CEAT.

El oficial explica que el entrenamiento, la disciplina, el espíritu de camaradería y compañerismo, aunado a las experiencias del comando en el país y en Irak, son parte fundamental del prestigio de la unidad. “El Destacamento Operacional Alfa (ODA en inglés) de las Fuerzas Especiales del Ejército de los EE. UU. se integra al adiestramiento y nos apoya con aspectos logísticos y de conocimientos. Hacemos los entrenamientos de forma combinada”, agrega.

El ODA es la fuerza de combate primaria de los Boinas Verdes. Esta fuerza de combate utiliza su formación y experiencia para entrenar con las naciones amigas con el objetivo de mejorar la interoperabilidad de sus fuerzas. 

Batallón Paracaidista

Los integrantes del equipo de asalto del CEAT llevan a cabo un entrenamiento para mejorar sus habilidades en la protección de dignatarios. (Foto: Comando de Fuerzas Especiales, Fuerza Armada de El Salvador).

El Batallón Paracaidista se inauguró en 1963, con tres escuadrones de maniobra, uno de apoyo de combate y otro de comando. La unidad se especializa en paracaidismo de combate, de aparejadores y de caída libre de precisión.

“Realizamos operaciones aerotransportadas y aeromóviles a orden del Estado Mayor Conjunto”, afirma el Teniente Coronel del Ejército de El Salvador Óscar René Velásquez, comandante del batallón. “Somos una unidad estratégica y podemos cumplir misiones de un batallón de infantería”.

La trayectoria de 55 años del batallón es reconocida, entre otras, por el trabajo integrado entre las unidades élites del CFE, sus tareas humanitarias y su trabajo en Irak. “Nos integramos para trabajar en equipo como comando”, afirma el Tte. Cnel. Velásquez. “Tenemos un personal altamente calificado. Muchas veces deben actuar solos en el terreno y saber las normas a las cuales se deben enfrentar”, resalta. 

Grupo de Operaciones Especiales

Por su parte, el GOE, creado en 1983, es reconocido por sus comandos Hacha y PRAL (Patrullas de Reconocimiento de Alcance Largo), ambos especializados en operaciones especiales específicas. Además, cuenta con nadadores y buzos de combate.

El Comando Hacha prepara a los soldados para realizar emboscadas, golpes de mano, operaciones de interdicción, de francotirador y adiestramiento en visiones nocturnas. El Comando PRAL basa su entrenamiento en la ejecución de misiones subacuáticas, terrestres y aéreas.

“Llevamos a cabo operaciones de acción directa, interdicción, misiones de apoyo de otras unidades como el adiestramiento, las misiones de emboscadas y los golpes de mano”, dice el Mayor del Ejército de El Salvador Hugo Alexander Campos Bonilla, comandante del GOE. “Estos comandos son importantes por su adiestramiento y su equipamiento. Pueden incursionar en la retaguardia del enemigo”, dice el May. Campos.

“Nuestro propio entrenamiento es bien importante, pero también lo es el que nos ofrecen los ODA, ya que nos permite mejorar nuestros cursos e interactuar en la doctrina”, afirma el May. Campos. “Es un apoyo y soporte; traen nuevos equipos, técnicas, formas de adiestramiento y todo eso lo agarramos y lo incluimos en nuestros planes para hacer más profesional nuestra preparación”, agrega. 

Contribución a la paz

La experiencia de la FAES en Irak marcó su historia, a la vez que estrechó los lazos de cooperación con los EE. UU. El país centroamericano es uno de cuatro en Centroamérica y el Caribe de los 12 alrededor del mundo que comprometieron tropas a la Coalición Internacional, liderada por los EE. UU. para pacificar el país del sudoeste asiático de la insurgencia y el terrorismo.

Junto a soldados españoles y polacos, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y El Salvador constituyeron la Brigada Plus Ultra de la División Centro-Sur, una de cuatro divisiones operativas que conformaron la fuerza multinacional de pacificación para cubrir el territorio iraquí. De los 2500 efectivos que conformaron la división, 360 eran del Batallón Cuscatlán de El Salvador.

Con un amplio espectro de operaciones, desde la misión en Irak hasta el apoyo al combate de las pandillas y el narcotráfico, el GOE, el Batallón de Paracaidistas y el CEAT ponen en evidencia su versatilidad, efectividad y alta capacidad para realizar misiones de combate de acción directa e indirecta. Para sus integrantes, la misión en Irak les dejó un legado sin precedentes.

“El personal pudo adiestrarse en situaciones reales de combate. Sentimos el calor de las balas y del combate, al mismo tiempo que contribuimos a la reconstrucción de Irak”, afirma el Cnel. Miranda. “Nos sirvió para posicionarnos y ser reconocidos no solo en Latinoamérica, pero en el mundo como un ejército muy profesional, que acompaña el fortalecimiento de las democracias en otros países”. 

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 535
Cargando las Conversaciones