Rusia regresa a Cuba ante crisis en Venezuela y Nicaragua

Moscú invierte en las Fuerzas Armadas cubanas para asegurar su presencia estratégica en el mar Caribe.
Gustavo Arias Retana/Diálogo | 21 marzo 2019

Capacitación y Desarrollo

Una limusina de fabricación soviética pasa frente al buque de guerra ruso de clase Vishnya atracado en el puerto de La Habana. Moscú utiliza los barcos para recabar inteligencia. (Foto: Adalberto Roque, AFP)

A inicios de febrero de 2019, el Gobierno ruso anunció la aprobación de un crédito para que Cuba adquiera nuevo armamento; decisión que expone el renovado interés político y militar de Moscú en la isla, ante las crisis humanitarias de sus dos aliados más activos en la región: Venezuela y Nicaragua. El crédito es por USD 42 millones y, según Carlos Murillo, analista de relaciones internacionales de la Universidad Nacional de Costa Rica, es un movimiento que denota que Rusia ve cada vez menos opciones de proyección en Venezuela y Nicaragua.

“Maduro ya no puede ayudar a Cuba, quien se acerca a un nuevo ‘período especial’ como el de la década de 1990, cuando Rusia le retiró su apoyo, y ahora La Habana requiere con urgencia de asistencia. Es mejor decirle con antelación al ‘amigo’ que ahí está él para ayudarle”, aseguró Murillo a Diálogo. “Moscú presiente que la Guerra Fría regresará, y ve su presencia militar en la isla como estratégica para ese escenario”.

Antonio Barrios, especialista en geopolítica y seguridad de la Universidad de Costa Rica, coincide con Murillo, y agrega que luego de la conclusión de la Guerra Fría en 1991, con el desgaje de la Unión Soviética por el reconocimiento de la independencia de los países bálticos, se dio un alejamiento entre Moscú y La Habana. Ahora, Vladimir Putin reactivó esos lazos, fortalecidos por las crisis que viven sus aliados en la región.

“Putin se interesó en reactivar y profundizar la relación con La Habana. Durante varios años especialistas rusos han viajado a la isla para reforzar lazos comerciales, políticos y militares”, dijo Barrios a Diálogo. “La isla busca desde hace tiempo esta inversión militar, porque dejó de renovar su arsenal. El interés de Moscú para fortalecer a Cuba sucede porque el puente que construyó el chavismo está roto o cerca de romperse”. 

Rezago militar

A pesar de la inversión rusa en Cuba, algunos especialistas consideran que las aspiraciones militares castristas son limitadas, ya que su papel geopolítico varió por completo y el rezago en términos de equipos de defensa es importante. El único elemento influyente de la isla en la actualidad, y que sería uno de los principales intereses rusos, es su posición geográfica.

“Cuba ya no tiene el protagonismo ni las aspiraciones del siglo pasado, ya no se lanzará a las aventuras militares en distintas partes del mundo; por ahora lo que le interesa es sobrevivir”, explicó Murillo. “Sin embargo, en caso de que el escenario internacional se torne tenso, no dudo que estará en disposición de aportar tropas, como en el pasado”.

Turistas visitan una exhibición de armamento de la era soviética en La Cabaña, en La Habana, el 16 de octubre de 2017. (Foto: Yamil Lage, AFP)

Barrios también considera que pese a esa debilidad militar, Cuba es un país importante en el control estratégico del Caribe. Ante el panorama actual, sería una de las pocas opciones que tiene Moscú para lograr una cuota de poder en esa zona.

“El tema militar había quedado atrás en la isla, pues quedó con armamento obsoleto de la época soviética. El que ahora Rusia se interese está en virtud no solo de poder afianzar un poco el factor político de la relación, sino dotar al país de mejores condiciones militares”, agregó Barrios. “Esa inversión le garantiza a Moscú una presencia militar en el Caribe, que sabe que solo es posible si tiene presencia en Cuba”.

Cambio en Nicaragua

Aunque en menor medida que los venezolanos, la crisis social que viven los nicaragüenses también influye en el renovado interés ruso en el Caribe. Según Murillo, para Moscú es claro que el presidente de Nicaragua Daniel Ortega es uno de sus aliados más débiles, y que es posible su salida del poder. Esto hace que Cuba se vuelva una apuesta más segura para los rusos, que invertir en mantener a Ortega en el poder.

“El punto de menor interés de Moscú [en Latinoamérica] es Managua. Putin sabe que Ortega tiene pocas probabilidades de sobrevivir, por lo que lo apoyará pero sin arriesgar mucho”, dijo Murillo. “El interés en Cuba no disminuye la necesidad de Rusia de apoyar al régimen nicaragüense agregó Barrios. “Si la crisis se mantiene en Venezuela, la posición del país eslavo en Latinoamérica quedaría bastante golpeada”.

Puede haber un efecto dominó complicado para Rusia; si cae Maduro es probable que no caiga el régimen castrista, pero puede caer Ortega. Los tres aliados únicos que Moscú tiene [en el hemisferio] son Nicaragua, Cuba y Venezuela.

“Putin va a sostener a Maduro hasta donde sea posible, porque con eso garantiza que Nicaragua sobreviva” concluyó Barrios. “Por eso es que Cuba es de interés; la isla no depende de Ortega para subsistir”.

El interés expansionista de Moscú en Latinoamérica se mantiene. Cuba se proyecta como su nuevo recurso ante el debilitamiento del chavismo en Venezuela. Los países latinoamericanos deberán estar atentos ante los movimientos externos en la isla, porque como ya ha demostrado en el pasado, a la política exterior rusa solo le interesa un país: Rusia.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 7
Cargando las Conversaciones