Rusia intenta salvar régimen chavista para recuperar sus inversiones

Moscú intenta recuperar los activos financieros que confió a Maduro.
Julieta Pelcastre/Diálogo | 15 marzo 2019

Amenazas Transnacionales

Los partidarios del movimiento de oposición venezolana asisten a un mitin en Caracas, el 12 de febrero de 2019, para presionar a Maduro para que deje el poder. (Foto: Yuri Cortez/AFP)

Rusia corre el riesgo de perder sus inversiones políticas y económicas en Venezuela por su apoyo solidario al régimen de Nicolás Maduro. Ante el inminente cambio del Gobierno venezolano, Moscú apuesta en diferentes frentes para respaldar al líder chavista, recuperar su posición en la toma de decisiones en Caracas, y salvar lo que pueda.

Un ciudadano opositor a Maduro sostiene un cartel en un mitin en Urea, estado de Táchira, Venezuela, en protesta a la violencia del Gobierno contra la población. (Foto: Juan Barreto/AFP)

“El Gobierno ruso sabe que sus inversiones corren peligro si su socio estratégico en Latinoamérica pierde el poder”, dijo a Diálogo Yadira Gálvez, especialista en defensa y seguridad y profesora de la Universidad Nacional Autónoma de México. Como parte de ese juego, un avión Boeing 777 de la aerolínea Nordwind, de Rusia aterrizó por segunda vez en el Aeropuerto de La Guaira, en Caracas, el 28 de enero de 2019. Lo que trajo y lo que se llevó a bordo tres días después es desconocido.

“Llegó un avión desde Moscú en el cual se pretende extraer al menos 20 toneladas de oro”, dijo a la prensa el diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela José Guerra. “Exigimos al Banco Central de Venezuela detalles de lo que pasa. Ese oro es del pueblo venezolano”.

Las autoridades rusas respondieron a través de sus agencias estatales de información “sobre el presunto vuelo” con un lacónico: “No hay información”. La misma aeronave de carga aterrizó al lado del hangar presidencial en el mismo aeropuerto, el 3 de diciembre de 2018, cuando Maduro viajó a Moscú para fortalecer sus relaciones estratégicas con el presidente ruso Vladimir Putin.

“Los viajes del avión ruso son una provocación”, dijo a Diálogo Juan Belikow, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Buenos Aires. “Con esto, Rusia afirmó su apoyo a Maduro”, agregó.

“La visita del avión ruso coincide con las sanciones emitidas por el Gobierno de los Estados Unidos contra la petrolera estatal Petróleos de Venezuela S.A. [PDVSA, dueña de las gasolinerías Citgo]”, indicó Gálvez. “Es hasta ahora una de las medidas más fuertes contra el Gobierno de Maduro, cada vez más acorralado. PDVSA es la fuente de ingresos más grande de Venezuela”.

Putin y Maduro calificaron esas sanciones como ilegales. Días después, el 10 diciembre, Rusia envió a Venezuela dos bombarderos de su Fuerza Aérea para demostrar su poderío militar. “Maduro se aferra a Moscú para permanecer en el poder y Putin se aferra a Caracas porque es parte de su diseño político y personal de proyección global en el nuevo contexto internacional”, expresó Gálvez. 

País en riesgo

En 1999, Chávez declaró ante el Congreso venezolano que la falta de inversión en los servicios públicos empujaba a su país a una verdadera emergencia, por lo que recomendó obtener préstamos para remodelar la infraestructura estratégica. Para el 2005, Venezuela debía USD 45 000 millones a China. Rusia aprovechó la coyuntura para ofrecer dinero a cambio de petróleo.

Un Boeing 777 de Nordwind Airlines de Rusia permanece estacionado al lado del hangar presidencial en el aeropuerto de La Guaira, el 30 de enero de 2019. (Foto: Juan Barreto/AFP)

El dinero de los préstamos fue utilizado para fines distintos a su propósito original, incluyendo una desmedida militarización, mientras la infraestructura nacional continúa en deterioro. Por ejemplo, la serie de apagones iniciados el 7 de marzo de 2019 en casi todo el país ocurren a raíz de redes y equipo eléctrico deteriorado y obsoleto, y por insuficiente mantenimiento debido a la falta de trabajadores, despedidos por participar en manifestaciones contra Maduro. “Estos apagones han causado la muerte de cuando menos 17 personas que recibían atención médica en hospitales”, aseguró el presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó el 10 de marzo. 

Apoyo condicionado

Belikow y Gálvez indicaron que Rusia ha destinado miles de millones de dólares para apoyar al régimen chavista; desde incrementar la producción petrolera y minera hasta otorgar créditos armamentistas. El Ministerio de Finanzas ruso reveló a la prensa en enero de 2019 que Venezuela debe pagar como mínimo USD 100 millones a finales de marzo, para no caer en incumplimiento de pago de la deuda de USD 3150 millones que tiene con su país.

El compromiso fue contraído en noviembre de 2017, con un aval del 51 por ciento de las acciones de las gasolinerías Citgo. La empresa rusa Rosneft está en posesión del 49 por ciento de las mismas, informa su sitio web. Según los términos del acuerdo, el crédito debe ser cubierto en un plazo máximo de 10 años.

El viceministro de Finanzas de Rusia Sergei Storchak dijo a la prensa que a la fecha no hay abonos atrasados, pero que no descarta en esta ocasión la falta de pago, debido a la crisis política que impera en el país. “Tal vez habrá problemas. Todo depende del Ejército, los militares, qué tan obedientes serán”, agregó; aunque no aclaró qué tipo de sanciones podría imponer Rusia, ni qué tipo de obediencia exigirán a los militares. 

Armas por petróleo

En enero de 2018, Putin manifestó su interés de equipar al país sudamericano con nuevo armamento. Venezuela es el mayor importador de armas rusas en Latinoamérica, según el informe de la Asociación Civil Control Ciudadano, Venezuela: Adquisiciones de sistemas de armas y material militar.

“Rusia corre el serio riesgo de quedarse sin posibilidad de cobrar las armas que vendió de manera innecesaria para apoyar un régimen cuestionado”, comentó Belikow. “En la medida que apoye al régimen ilegítimo, incluso criminal, corre el riesgo de perder todas sus inversiones”.

Más allá de las declamaciones políticas de apoyo al régimen chavista y las demostraciones de su poderío militar, Rusia intenta asegurarse ante el miedo de perder sus negocios. “Putin mantendrá su promesa de hacer todo lo que sea necesario para defender el régimen de Maduro, excepto militarmente”, manifestó Gálvez. “Pero Rusia sabe que su estrategia es limitada”, agregó Belikow.  

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 14
Cargando las Conversaciones