Rescate en las fronteras centroamericanas

Rescue on Central American Borders

Por Roberto López Dubois/Diálogo
abril 18, 2017

Un grupo de 21 unidades de las fuerzas armadas de Panamá, Costa Rica y Guatemala, participó del 6 al 30 de marzo en el curso SAR (Búsqueda y Rescate, por sus siglas en inglés), dictado en las instalaciones del Servicio Nacional de Fronteras (SENAFRONT) y auspiciado por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés), en coordinación con la Embajada de los Estados Unidos en Panamá. La capacitación fue impartida por tres instructores norteamericanos y ocho de SENAFRONT. Al mismo acudieron cuatro elementos de Guatemala, tres de Costa Rica y 14 de Panamá. Los asistentes recibieron clases de rescate técnico en diferentes tipos de terrenos y en agua. Además, recibieron capacitación en manejo de comando de incidentes y medicina táctica, entre otros. El curso tuvo como objetivo que los participantes comprendieran la importancia del trabajo en equipo y la seguridad personal, desarrollaran la habilidad para realizar búsquedas de personas en situaciones críticas, e identificaran, reconocieran y controlaran los peligros para realizar un rescate. “No sabemos qué puede pasar; cualquier emergencia como una inundación o que alguien caiga de un risco. Para atender estos casos, Panamá y los otros países merecen tener un equipo que puede ir y ayudarles en cualquier momento”, dijo el Capitán Joshua Valenzuela, supervisor del SAR de la CBP, y coordinador del entrenamiento. Afirmó que la experiencia de trabajar con instructores de SENAFRONT fue positiva porque “tomaron el mando y llevaron muy bien el proceso de formación”, agregó. La primera parte de la jornada educativa se impartió en los salones de clases de SENAFRONT, en donde los asistentes aprendieron técnicas de rescate vertical, acuático y de primeros auxilios. Luego fueron a campamentos militares de entrenamiento para revisar y mejorar sus conocimientos, para después trasladarse al campo de práctica. Esta fase fue realizada en la provincia de Chiriquí, en un área selvática en la zona fronteriza entre Panamá y Costa Rica. Escenarios El Cap. Valenzuela explicó que el área usada para los escenarios de práctica es similar a la de las zonas fronterizas de la región. Esto permitió que los asistentes desarrollaran nuevos conocimientos y aprendieran técnicas para atender posibles emergencias en diferentes teatros de operación. Este tipo de instrucción posibilita a las unidades de los cuerpos armados de las naciones amigas adquirir conocimientos que les faculten para trabajar de manera coordinada, sobre todo en situaciones de emergencia, u ocasionadas por desastres naturales en caso de que haga falta personal. “Es de mucha importancia [el curso] porque trabajan en áreas muy inhóspitas con montañas, selva y ríos caudalosos. Gracias a la capacitación, tendrán los conocimientos para salvar a sus compañeros o a la población civil que estén en nuestra área de operación”, dijo el Sargento Danys Nieto, instructor de Fuerzas Especiales del SENAFRONT. Experiencias vividas El 15 de julio de 2015, cuatro miembros del Ejército Nacional de Colombia cayeron a un precipicio durante un patrullaje en el área fronteriza con Panamá en la selva de Darién. Unidades de la Agrupación de Fuerza Especiales del SENAFRONT llegaron a prestar apoyo en las labores de rescate. “Fue algo bastante difícil, pero como teníamos el entrenamiento y la capacidad física y mental, pudimos hacer el rescate con éxito”, narró el Sgto. Nieto. “Las labores de rescate duraron aproximadamente siete horas. Gracias a Dios y con la ayuda de mis compañeros, rescatamos a los soldados”, recordó. “Los militares colombianos sobrevivieron al incidente gracias al trabajo conjunto y a la instrucción del curso SAR”, terminó el Sgto. Nieto. En el verano de 2016, unidades de SENAFRONT fueron sorprendidas por la gran cantidad de personas que salían de las veredas de la selva en su intento por llegar desde Sudamérica hasta los Estados Unidos. Las autoridades estiman que ese año atravesaron unas 20.000 personas por la zona. “Los inmigrantes cruzaron a pie por la selva, sin entrenamiento ni capacidad física para la travesía. Venían familias enteras con niños”, narró a Diálogo el comisionado Cristian Hayer, director del SENAFRONT. Debido a los relatos de los que acababan de llegar, las autoridades se enteraron de que gran cantidad de personas quedaron en las veredas dentro de la selva. Las unidades se adentraron en la jungla para realizar patrullajes y socorrer a quienes habían quedado en el camino. Los rescatados fueron llevados a albergues, donde se les dio apoyo humanitario y se les ayudó a cumplir con los trámites que les permitieran seguir su ruta. “Para resolver este tipo de imprevistos, es importante capacitar continuamente al personal de la institución y poder brindarles a otras entidades, nacionales y extranjeras, los conocimientos que nos permitan en este caso estar preparados para la búsqueda y rescate de vidas humanas”, finalizó Hayer.
Share