Destacados: Una conversación con nuestros líderes

Los países amigos de la región tienen una necesidad común de cooperación en materia de seguridad

El Teniente General Joseph P. DiSalvo, sub comandante militar del Comando Sur de los EE. UU., conversó con Diálogo sobre su reciente visita a Nicaragua y el deseo compartido de ambas naciones de incrementar las relaciones militares entre ellas.
Claudia Sánchez-Bustamante/Diálogo | 30 junio 2016

Capacitación y Desarrollo

El Teniente General del Ejército de los EE. UU. Joseph P. DiSalvo es sub comandante militar del Comando Sur de los EE. UU. (Foto: Geraldine Cook/Diálogo)

El Teniente General Joseph P. DiSalvo, subcomandante militar del Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM), recientemente se reunió con autoridades gubernamentales y militares de Nicaragua en la capital del país (Managua) para hablar sobre asuntos vinculados con la cooperación en materia de seguridad y del interés común en profundizar la relación entre los ejércitos de ambos países.

Para aprender más sobre enfóquelos esfuerzos de SOUTHCOM para mejorar las relaciones con Nicaragua y otros países, así como sobre sus puntos de vista sobre el tema, Diálogo entrevistó al subcomandante militar.

Diálogo: ¿Cuál es la visión del comando en cuanto al restablecimiento de las relaciones con países como Nicaragua, Ecuador y Bolivia (que posiblemente hayan mostrado más reticencia a trabajar o cooperar con nosotros en el pasado)?

Tte. Gral. DiSalvo: En este momento el Comando Sur de los EE. UU. está totalmente dispuesto a establecer relaciones con cualquiera de los países del área de operaciones. Independientemente de nuestras opiniones políticas, creo que todos compartimos la opinión de que la cooperación regional en materia de seguridad es necesaria. Por supuesto, eso es algo que hemos podido constatar. Por ejemplo, hace unas tres semanas estuve en Nicaragua y la visita fue muy interesante. Tuvimos la oportunidad de reunirnos con el jefe de defensa, los jefes de las fuerzas, el presidente y la primera dama, y lo primero que dijo el presidente Ortega fue que espera mejorar las relaciones entre los ejércitos de los Estados Unidos y su país. En el Ecuador, que se está recuperando del devastador terremoto que golpeó al país, nos dieron una excelente oportunidad de brindar cualquier ayuda que consideren que podamos darles, y nosotros respondimos con una torre de control de tráfico aéreo y desplegamos las capacidades necesarias, lo cual tuvo una excelente respuesta. Lo que quiero decir es que avanzaremos en estas relaciones tanto como cada país desee. Lo último que queremos hacer es presionarlos para que hagan algo para lo cual no están preparados. En general, es necesario que seamos muy cuidadosos. De hecho, los animamos a que den un paso a la vez para que sepan en qué se están embarcando y cuáles son las expectativas y no se sientan abrumados al intentar hacer demasiadas cosas a la vez. Pero existen muchas oportunidades. En el caso de Bolivia, lo cierto es que el contacto sigue siendo extremadamente escaso, pero lo que sí hemos logrado establecer es que el mensaje es el mismo: cuando llegue el momento apropiado, su expectativa es mejorar y profundizar las relaciones. Así que en general creo que las perspectivas son muy positivas.

Diálogo: ¿Cuál es su punto de vista sobre este tema como subcomandante militar de SOUTHCOM?

Tte. Gral. DiSalvo: En lo que se relaciona con mi función, creo que lo primero es hacer todo lo que pueda para establecer o restablecer las relaciones. Sigo las pautas del Almirante Tidd: cuál es su intención y hasta qué punto él considera que el comando debe avanzar en estas relaciones. Y cuando podemos, enviamos representantes a los países para hablar con ellos y nos tomamos todo el tiempo que sea necesario para escucharlos. Escuchar es fundamental. ¿Qué es lo que desean? Eso es especialmente importante cuando se quiere restablecer una relación: ¿en qué dirección quieren que vaya esa relación? Creo que ese es el valor que puedo aportar al Almirante Tidd. Escuchar e informarle sobre las perspectivas de cada país.

Diálogo: ¿Qué mensaje le gustaría enviar a esos países? ¿Por qué?

Tte. Gral. DiSalvo: Nuevamente, nuestro objetivo es asociarnos con ellos en la capacidad que ellos deseen, y la pregunta más importante es: ¿qué podemos hacer con ellos? No es lo que podemos hacer por ellos, sino con ellos, en base a cualquier tipo de fortaleza que tengan y de aquello que nosotros podamos ofrecer. Nuestro objetivo es trabajar con ellos para aumentar las actividades y tener un impacto positivo en la seguridad de la región.

Diálogo: ¿Cuál es la prioridad de sus esfuerzos en el plano militar como subcomandante militar de SOUTHCOM para la región de Centroamérica, Sudamérica y el Caribe?

Tte. Gral. DiSalvo: Desde la perspectiva del Comando Sur de los EE. UU., creo que sería ideal que tuviéramos más oportunidades de llevar adelante ejercicios con las naciones amigas. En este momento, el alcance de los ejercicios es bastante limitado: PANAMAX, un ejercicio excelente del cual desafortunadamente solo hacemos una versión completa cada dos años, es una excelente oportunidad para reunir a toda la región bajo las estructuras de mando y control de las naciones amigas en el rol del componente terrestre o en el marítimo, etc. Es una excelente oportunidad para practicar de qué manera llevaríamos adelante la misión para, por ejemplo, proteger el Canal de Panamá con otras 17 naciones, mediante esfuerzos combinados bajo el mando de los líderes de cada nación amiga. Esa es una oportunidad excelente y me gustaría que tuviéramos más oportunidades para ejercicios de ese tipo.

Diálogo: ¿Qué tipo de resultados espera ver gracias a estas iniciativas de trabajar más estrechamente con ciertos países y qué resultados ha visto en su tiempo aquí?

Tte. Gral. DiSalvo: Creo que el cambio más importante que veo, el cual creo que es muy positivo, es que en lugar de tener conferencias regionales en las que solo definimos la enorme cantidad de problemas que enfrentamos, ahora estamos empezando a identificar cuáles son las soluciones. Creo que lo que realmente importa es definir cuál es el camino a seguir y tomar acciones positivas tendientes a solucionar los problemas que hemos identificado. En el pasado, solíamos concentrarnos demasiado en evaluar el problema, pero ahora finalmente estamos comenzando a tomar medidas para solucionarlo. Y tenemos varios ejemplos de ese nuevo enfoque; hemos visto a muchos de nuestros socios asumir más responsabilidades, ya sea mediante compartir inteligencia o patrocinar centros de mando y control para que toda la información pueda concentrarse en un único lugar y todos sepan a dónde deben ir para encontrarla, u organizar misiones para contrarrestar las actividades de las redes ilícitas, por ejemplo. Es algo que hemos podido ver. Es un trabajo muy paulatino y aún queda mucho por hacer debido a que no es fácil enfrentarse a esas redes, pero ya hemos visto resultados.

Diálogo: ¿Qué ha rescatado de sus visitas a los diferentes países de la región?

Tte. Gral. DiSalvo: He visto que el hecho de saber que todos los países del hemisferio occidental enfrentan las mismas amenazas reales, específicamente las redes de actividades ilícitas, no es algo por lo que haya que desanimarse. La idea solía ser que el problema no afectaba a mi país mientras afectara a algún otro, pero en los últimos dos o tres años nos hemos dado cuenta de que las redes ilícitas están afectando negativamente a todos y que cuanto más pronto podamos trabajar juntos desde el ámbito regional para debilitarlas, mejores serán las perspectivas futuras. Creo que ese es el enfoque apropiado. En este momento estamos intentando tener control sobre todos los recursos para contrarrestar eficazmente las actividades de esas redes.

Diálogo: ¿De qué manera ha cambiado esta experiencia su visión en cuanto a los objetivos que se propone y lo que espera lograr en el futuro?

Tte. Gral. DiSalvo: Creo que la clave es mantener la continuidad. El esfuerzo para tener un control efectivo sobre las redes criminales y posiblemente derrotarlas llevará 20 años. Cuando hablo de redes no me refiero únicamente al narcotráfico. Se trata del tráfico de personas, la minería ilegal y actividades por el estilo. Dondequiera que puedan hacer dinero, los miembros del crimen organizado encuentran la forma de hacerlo y son extremadamente eficaces en eso. Pero lo importante es sentar bases sólidas para que el ímpetu no se desvanezca y mantener la continuidad será clave para lograrlo debido a que este problema seguirá estando con nosotros por mucho tiempo después de que el Almirante Tidd, yo y todos los que trabajamos aquí hoy nos retiremos. Por eso es importante que el impulso continúe de forma permanente.Creo que ese es el aspecto más importante.

Diálogo: ¿De qué manera lo ayudó su período como comandante del Ejército Sur de los EE. UU. a prepararse para su cargo actual?

Tte. Gral. DiSalvo: Me infundió un gran aprecio por todo lo que hacen los componentes. Desarrollan diversas actividades en el área. A pesar de que pensé que tenía una idea bastante clara del tema cuando era Jefe del Estado Mayor, una vez que comencé a trabajar en el Ejército Sur vi que llevan adelante muchísimas actividades muy valiosas. Creo que el otro aspecto fue cómo dotar de recursos al Comando Sur, que es de lo que se encarga el Departamento del Ejército, y ver el excelente trabajo que hacen en ese aspecto. No digo eso porque sea parte del Ejército, pero el Departamento del Ejército hace un buen trabajo al dotar a SOUTHCOM de recursos en la mejor medida que puede. Es muy difícil obtener recursos, por lo que ahora tengo una noción clara de eso y ahora también la tengo de lo que el General Chinn está haciendo como comandante del Ejército Sur de los EE. UU. para poder enviarnos recursos. Es difícil, pero los componentes están a la altura del desafío.

Diálogo: ¿Y qué lecciones aprendidas allí ha traído con usted a su cargo actual como subcomandante militar de SOUTHCOM?

Tte. Gral. DiSalvo: La importancia de expresar con exactitud nuestras necesidades como Comando Sur. Es necesario expresar claramente las necesidades al Departamento de Defensa de los EE. UU. y al Departamento del Ejército. Si uno se limita a decir cuál es la necesidad sin dar suficiente información sobre los antecedentes y sobre qué es lo que se hará exactamente con los recursos que se asignen, no se llega a ningún lado. Y eso es algo que puedo entender, ya que el dinero es un recurso muy valioso. Es importante que entiendan cuál es la necesidad debido a que la inversión es valiosa.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 372
Cargando las Conversaciones