Finaliza Fase II de Ejercicio Tradewinds 2017 en Caribe

La Fase II del Ejercicio Tradewinds 2017, patrocinado por el Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM), concluyó con una ceremonia en Chaguaramas, Trinidad y Tobago, el 17 de junio.
Sargento Olivia McDonald, Fuerzas del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU., Sur | 3 julio 2017

Relaciones Internacionales

Soldados de la Fuerza de Defensa de Belice toman posición en el simulacro de una incursión aérea y marítima durante la Fase II del Ejercicio Tradewinds 2017 en Chaguaramas, Trinidad y Tobago, el 13 de junio de 2017. (Foto: Sgto. Olivia McDonald, Fuerzas del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE.UU.)

Durante los últimos 33 años, Tradewinds ha sido un ejercicio anual, combinado y regional, que se lleva a cabo con el objetivo de aumentar la interoperabilidad de las naciones participantes y de mejorar la seguridad en el Caribe. La edición de este año incluyó a 20 naciones del Caribe, Europa y las Américas.

“Durante los últimos 11 días, se reunieron más de 1.200 efectivos para participar en el ejercicio multinacional más grande del Caribe”, dijo el Teniente General del Ejército de los EE.UU. Joseph P. DiSalvo, segundo comandante militar del Comando Sur de los Estados Unidos. El ejercicio de este año se dividió en tres fases, enfocadas en la asistencia humanitaria y la ayuda ante catástrofes, problemas relacionados con la seguridad y un seminario sobre liderazgo. Trinidad y Tobago fue el anfitrión de la segunda fase del ejercicio, cuyo foco fue la experiencia en seguridad.

El Cuerpo de Infantería de Marina de los EE.UU. proporcionó la capacitación y el apoyo logístico para los ejercicios de adiestramiento dirigidos por la Fuerza de Defensa de Trinidad y Tobago en Chaguaramas. “A Estados Unidos le interesa ayudar a (las naciones amigas) a desarrollar sus capacidades porque, cuanto más seguras estén las aguas del Caribe, más seguros están los Estados Unidos”, explicó la Mayor del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU. Bethany Peterson. “Tanto mis infantes de marina como yo estuvimos allí para proporcionar, detrás de bambalinas, el apoyo logístico para las fuerzas de todas las naciones amigas.”

Los miembros del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE.UU. que participaron en la Fase II tuvieron la responsabilidad de atender los aspectos logísticos del ejercicio; entre otros, el transporte y la comida para que tanto las fuerzas del Caribe como las naciones amigas pudieran enfocarse exclusivamente en su adiestramiento. “Todos estamos unidos y trabajando en conjunto, no de manera autónoma”, explicó el Teniente de la Fuerza de Defensa de Jamaica Blake Roper. “Tenemos que aprender a trabajar en conjunto. Creo que es un factor importante para construir asociaciones entre países y para colaborar con la estabilidad regional.”

Este año, los militares de los Estados Unidos dieron un paso atrás en cuanto a la dirección del adiestramiento y trabajaron más bien tras bambalinas, mientras los jefes de la Fuerza de Defensa de Trinidad y Tobago asumieron la dirección. “Saben que practicar solo las reglas del adiestramiento no les dará la oportunidad de ensayar la cadena de mando ni las órdenes similares a las de una misión”, declaró la May. Peterson. “Difundir las órdenes a lo largo de la cadena de mando y llevarlas a cabo eficazmente no es algo fácil de hacer en los países que tal vez ni siquiera hablan el mismo idioma.”

Miembros del 1.º y el 2.º Batallón de Infantería, Regimiento de Infantería de Trinindad y Tobago, Fuerza de Defensa de Trinidad y Tobago y soldados de la Fuerza de Defensa de Belice en un simulacro de incursión en la playa durante la Fase II del Ejercicio Tradewinds 2017 en Puerto España, Trinidad y Tobago, el 13 de junio de 2017. (Foto: Sgto. Clemente C. Garcia Fuerzas del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE.UU.)

A pesar de las diferencias culturales y las barreras idiomáticas, las naciones amigas se reunieron y completaron las misiones que se les plantearon. Los eventos de adiestramiento incluyeron de todo: desde incursiones a los helipuertos y las torres de comunicación tomadas por los enemigos, hasta el establecimiento de puntos de control de vehículos o inserciones aéreas o marítimas.

“Cuando pasen cosas en el Caribe o las Américas, y cuando otros países tengan que responder, no será la primera vez que hablemos, ni la primera vez que trabajemos juntos”, dijo el Tte. Roper. “Las operaciones fluirán mejor”.

La diversidad de Tradewinds no es algo que se encuentre en muchos ejercicios militares. Mediante la inmersión de culturas y las técnicas militares, cada arma, independientemente del país, se va con una mejor comprensión del otro y de cómo puede funcionar de manera más eficaz.

“Mi gente puede volver a casa con una mejor compresión de las culturas de esta región, y creo que eso es importante; sin embargo, creo que volverán habiendo aprendido algo más sobre sí mismos”, afirmó el Tte. Roper. “Nos llevamos a casa algo que podremos usar para desarrollar a nuestra propia gente: técnicas de adiestramiento diferentes, y distintas cosas sobre las que antes no habíamos pensado, pero que adquieren sentido en un entorno operativo”.

El Tte. Gral. DiSalvo destacó durante la ceremonia de cierre que, mediante el intercambio de ideas y de conocimientos, las naciones amigas pueden mejorar sus responsabilidades nacionales y regionales: ser capaces de ayudar a sus vecinos y permanecer unidos. “Ese es el objetivo de Tradewinds, reunir a los socios regionales para seguir construyendo una relación que ya es sólida y, al hacerlo, [reforzar] la seguridad del hogar que compartimos”, dijo el Tte. Gral. DiSalvo.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 10
Cargando las Conversaciones