Fase I de Ejercicio Tradewinds 2017 concluye en Barbados

Efectivos de las Fuerzas Armadas, tropas paramilitares y expertos en gestión de catástrofes participan durante una semana en un adiestramiento riguroso en Barbados.
Sandra Downes/Diálogo | 30 junio 2017

Estudiantes de Barbados son evacuados después de una advertencia de simulacro de terremoto el 7 de junio, como parte de la primera fase del Ejercicio Tradewinds 2017 en Barbados. (Foto: 246Paps Photography)

El Ejercicio Tradewinds 2017, un ejercicio de respuesta ante catástrofes y de seguridad marítima multinacional en el Caribe, dio la bienvenida a 18 naciones amigas en las costas de Barbados en junio. Antigua y Barbuda, las Bahamas, Barbados, Belice, Canadá, Dominica, Estados Unidos, Francia, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, México, Reino Unido, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Trinidad y Tobago, participaron en la edición 2017 del ejercicio internacional anual patrocinado por el Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM).

El Almirante de la Marina de los EE.UU. Kurt W. Tidd, comandante de SOUTHCOM, afirmó que los Estados Unidos verdaderamente valoran las relaciones sólidas forjadas durante Tradewinds. “El ejercicio ayuda a garantizar una asociación homogénea y, al adiestrarse en diversas disciplinas con militares de todo el mundo, garantiza una mejor respuesta ante las catástrofes naturales y las amenazas marítimas y terrestres, incluido el tráfico ilícito en la región crítica.”

El tema de este año, “Una asociación estatal homogénea para una región segura”, tuvo a Barbados como sede de la Fase I del 6 al 12 de junio, antes de que el ejercicio se mudara a Trinidad y Tobago del 13 al 17 de junio para la Fase 2. El ejercicio se centró principalmente en la cooperación interagencial para desarrollar y sostener la capacidad de los Estados miembro de la Comunidad del Caribe (CARICOM, por sus siglas en inglés), el Sistema de Seguridad Regional (RSS, por sus siglas en inglés) y las naciones amigas regionales para combatir el crimen transnacional y proporcionar asistencia humanitaria y ayuda ante catástrofes.

En la ceremonia de apertura, el Coronel Glyne Grannum, jefe del Estado Mayor de la Fuerza de Defensa de Barbados, afirmó que reunir a 800 militares, paramilitares y expertos en gestión de catástrofes, junto con 700 voluntarios de Barbados, fue un “indicio del compromiso que había con este ejercicio anual y, por otra parte, para garantizar que la paz y la seguridad prevalezcan en la región y más allá. Debemos estar preparados para enfrentar y superar cualquier amenaza contra nuestra amada región”, afirmó.

¿Por qué Barbados y Trinidad y Tobago?

El Mayor de la Fuerza de Defensa de Barbados Carlos Lovell, quien coordinó y dirigió la secretaría del Ejercicio Tradewinds, dijo a Diálogo que Barbados y Trinidad y Tobago fueron elegidos al final del ejercicio de 2016 debido al sistema de rotación que existe entre los miembros del RSS y los Estados miembro de CARICOM.

El Teniente de Navío de la Guardia Costera de Barbados David Harewood, planificador marítimo principal del ejercicio, explicó que el evento se desarrollaría en base a un escenario donde Barbados y Trinidad serían afectos por una misma amenaza. “Desde Barbados, los involucrados en actividades del crimen organizado pasarán a Trinidad, porque una catástrofe de impacto inesperado afectará a la isla y expulsará a ese grupo”, comentó. “Nuestra idea es trasladar a un grupo completo de personal de Barbados a Trinidad para ayudar a combatir el delito y prestar ayuda a ese país.”

Todos los escenarios se centraron principalmente en el contraataque al crimen organizado transnacional, al igual que en la asistencia humanitaria y la respuesta ante catástrofes, según el Tte. de Nav. Harewood. “La meta es mejorar el intercambio de información regional y la coordinación de la interdicción marítima, al reconocer que los Estados insulares están rodeados más por agua que por tierra, y desarrollar la capacidad de adiestramiento regional”, explicó.

“Algo importante fue desarrollar esa comprensión mutua entre todos, reconociendo que hubo diversas personas de distintos países, con ideas diferentes de cómo hacer las cosas”, comentó el Capitán del Ejército de Belice Zenon Ciego, quien fue parte del equipo de planificación. En la práctica, sin embargo, los participantes pasaron la semana evacuando a residentes después de un simulacro de deslizamiento de lodo, rescatando a personas atrapadas en un simulacro de derrumbe y a residentes que estaban atrapados después de un simulacro de terremoto que ocurrió en la ciudad principal de Bridgetown.

Las tropas también respondieron a un simulacro de accidente masivo en el mar, el choque entre los buques Jolly Roger y MC Buccaneer, lo que causó una explosión. Se rescataron 40 personas del agua mientras que otros heridos esperaban atención médica en los buques. Además, el cuartel general del Grupo de Liberación Black Mumba (BML, por sus siglas en inglés), que intentó tomar el control de la isla, fue atacado sorpresivamente; los militares se infiltraron con éxito y aprehendieron a sus miembros.

Fase II

Cuando el ejercicio se trasladó al Estado insular gemelo de Trinidad y Tobago, los participantes se vieron obligados a luchar contra otra facción del BML, que también estaba operando allí, además de enfrentar situaciones de terrorismo. “Muchos de los ejercicios que hicimos fueron nuevos para mí”, dijo el Marinero Primero de la Guardia Costera de San Vicente y las Granadinas Josh Hamilton, que fue asignado al rastreo de buceo durante el Ejercicio Tradewinds. “Abarcamos diferentes patrones de búsqueda y nuevas técnicas que definitivamente aplicaré para tener mejor resultados, en lugar de buscar al azar”, afirmó.

Según el Sargento de Policía de Haití Pierre Robinson Feron, “la asimilación de la catástrofe fue lo más impactante, la forma en la que nos mostraron cómo ayudar a las personas en caso de terremoto”. El Sgto. Feron dijo que cuando regrese a su país espera brindar a sus colegas toda la información posible para compartir las lecciones aprendidas.

Nuevo enfoque

El May. Lovell se sentía satisfecho porque el ejercicio había logrado los objetivos establecidos durante el proceso de planificación. “El objetivo del adiestramiento en gestión de catástrofes era ejercitar y evaluar el sistema de gestión de emergencias nacional en respuesta a una catástrofe de impacto repentino”, afirmó.

“El objetivo de adiestramiento principal respecto a la seguridad nacional era lograr una respuesta exitosa por parte de la fuerza de tarea multinacional, ante las amenazas de seguridad de las redes del crimen organizado transnacional.”

Parte de lo que hizo que este año sea un éxito rotundo, explicó el May. Lovell, fue el nuevo enfoque, donde se llevó a cabo un adiestramiento previo a la misión, antes y no durante el tiempo asignado para el ejercicio. “Por lo tanto, las capacidades que se desarrollaron antes se emplearon en gran medida durante el ejercicio. Los voluntarios que representaron víctimas aumentaron el realismo del ejercicio de una forma que no se ha visto antes durante Tradewinds.”

Al final de los ejercicios de entrenamiento prácticos se desarrolló una tercera fase del ejercicio, compuesta por un seminario entre líderes de los países participantes, para discutir temas comunes a la seguridad de la región.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 10
Cargando las Conversaciones