Oficial peruano obtiene maestría en seguridad en los EE. UU.

La Marina de Guerra del Perú cuenta con un nuevo asesor en Estudios de Seguridad Estratégica contra el terrorismo.
Julieta Pelcastre/Diálogo | 31 agosto 2018

Capacitación y Desarrollo

El Capitán de Fragata Eduardo Díaz León (primero, izquierda), es el segundo oficial de la Marina de Guerra del Perú en formarse como asesor contra terrorismo de nivel estratégico en la Universidad de Defensa Nacional de los Estados Unidos. (Foto: Cortesía del Capitán de Fragata Eduardo Díaz)

El Capitán de Fragata de la Marina de Guerra del Perú Eduardo Díaz, integrante de las Fuerzas Especiales de Infantería de Marina, se convirtió en el segundo oficial de la fuerza militar peruana en participar en el Programa Internacional de Lucha Contra el Terrorismo de la Universidad de Defensa Nacional (NDU en inglés) de los Estados Unidos, en Washington D.C. El oficial obtuvo el grado académico de maestría en Estudios de Seguridad Estratégica en mayo de 2018.

A invitación del Grupo Consultivo y de Ayuda Militar de los EE. UU., el Cap. de Frag. Díaz formó parte de ese programa del 3 de julio de 2017 al 31 de mayo de 2018. Los 87 estudiantes de 29 países del mundo que tomaron el curso son miembros de las fuerzas armadas, unidades especiales y agencias involucradas en la lucha contra el terrorismo y el combate contra las amenazas transnacionales en sus países.

“El programa nace a partir de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001, donde el Gobierno de los Estado Unidos replanteó toda su estrategia”, dijo a Diálogo el Cap. de Frag. Díaz. “Los EE. UU. consideraron la necesidad de formar asesores militares y civiles a nivel estratégico contra el terrorismo y crear una red global con todos los países amigos, entre ellos Perú”.

El programa educativo se dividió en tres ciclos. El primero se orientó a estudiar filosofía, las diferentes ideologías y analizar a los grupos terroristas e insurgentes. En el siguiente, los estudiantes estudiaron cómo combatir a los grupos y analizaron diferentes estrategias empleadas por diferentes países alrededor del mundo. En el último ciclo, los participantes se enfocaron en la creación e implementación de estrategias y asesoría para sus respectivos países.

Además, analizaron la seguridad nacional y la democracia de los EE. UU. “En el proceso entendí que la guerra no es solo en el campo militar. El programa nos enseña a analizar las raíces del problema para diagnosticar en forma correcta”, manifestó el Cap. de Frag. Díaz. “El campo militar solo es una de las herramientas que el Estado puede y debe emplear en contra de los insurgentes. Hay aspectos económicos, sociales y culturales que tenemos que aprender cómo relacionar y emplear”. 

Líneas de fuerza

El Cap. de Frag. Díaz manifestó que, en la actualidad, todos sabemos que los grupos radicales son amenazas transnacionales que atentan contra la comunidad global, tales como Al Qaeda, el Estado Islámico, Boko Haram, Al Shabaab, Hamas, Hezbollah, Sendero Luminoso y el Ejército de Liberación Nacional. También comentó que Latinoamérica debe dar más atención al terrorismo porque el riesgo aflora donde hay blancos atractivos y vulnerables.

Las zonas peruanas que comprenden el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), por ejemplo, son vulnerables al terrorismo. Es un área de difícil acceso sin comunicación donde la población vive aislada.

La Universidad de Defensa Nacional de los Estados Unidos mantiene una red de exalumnos del programa internacional de lucha contra el terrorismo para apoyar a los graduados contra el crimen global. Foto: (Universidad de Defensa Nacional de los Estados Unidos)

“Esto se convierte en un nido que puede ser utilizado por algún grupo. Se sabe que donde hay un vacío alguien lo llena; la falta de presencia del Estado ha permitido a Sendero Luminoso tener extensas relaciones con el narcotráfico”, dijo en un comunicado José Huerta Torres, ministro de Defensa del Perú. “Las fuerzas armadas están empeñadas en combatir a esta lacra social [terroristas aliados al narcotráfico] que permanece en el VRAEM”.

“Luego de haber aprendido y estudiado diferentes grupos terroristas e insurgentes, creo que en mi país puede solucionarse el tema del terrorismo. Cuando uno combate este tipo de insurgencias hay que atacar la raíz”, aseguró el Cap. de Frag. Díaz. “La insurgencia tiene muchos brazos, que les llamamos líneas de fuerza. Hay una línea de fuerza militar, otra política, una económica y la internacional. Nosotros de repente solo vemos la parte militar cuando deberíamos [combatir] todas las líneas de fuerza”.

Según el Índice Global de Terrorismo 2017, elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz, las tres cuartas partes de todas las muertes por terrorismo en el planeta suceden en tan solo cinco países: Turquía, Israel, Irak, Afganistán, y Nigeria. Los mismos países han sido los más afectados por el terrorismo cada año desde 2013.

“Las amenazas transnacionales nos obligan a que tengamos una respuesta internacional; no podemos estar aislados del mundo contra una amenaza que se mueve por diferentes países”, comentó el Cap. de Frag. Díaz. “El terrorismo tiene un aliado, el narcotráfico, que se mueve a nivel [global]. Si lo combatimos de manera internacional, se le quitará al terrorismo su principal fuente de financiamiento”. 

Red internacional contra el crimen global

“Estoy agradecido con la Marina de Guerra del Perú y con el Gobierno de los Estados Unidos por la oportunidad de cursar el programa de maestría, un programa riguroso y eficiente que generó una cohesión entre nosotros [los estudiantes]”, dijo el Cap. de Frag. Díaz. “Siento que pertenezco a una red internacional contra el crimen global. También estrechamos puentes académicos profesionales y los lazos de amistad, un puente importante cuando uno trabaja contra estas amenazas”.

Los graduados del programa se unen a una red de más de 500 profesionales dedicados a combatir el terrorismo en más de 80 países. Los exalumnos utilizan su educación y su asociación a través de la red para lograr un impacto significativo en el cumplimiento de su misión, informa NDU en su sitio web.

“Es clave mantener la red de contactos y estar actualizados en el tema porque el terrorismo evoluciona”, finalizó el Cap. de Frag. Díaz. “Soy evidencia de que los compañeros de clase importan. Aconsejo a los graduados a sostener y usar las redes que han creado”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 2
Cargando las Conversaciones