Destacados: Una conversación con nuestros líderes

Fuerzas Armadas del Perú contra ilícitos

En el marco de los 60 años de la creación del Comando Conjunto y dos décadas de la operación militar Chavín de Huántar, Perú fue la sede de la Conferencia Sudamericana de Defensa 2017.
Marcos Ommati/Diálogo | 28 septiembre 2017

El Almirante de la Marina de Guerra José Luis Paredes, jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas del Perú (delante, centro), participa en la Conferencia de Defensa Sudamericana 2017, junto al Teniente General del Ejército Bari del Valle Sosa, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Argentina (derecha), y el ministro de Defensa del Perú Jorge Nieto (izquierda). (Foto: Marcos Ommati, Diálogo)

El año de 2017 ha sido muy especial para las Fuerzas Armadas del Perú. El país fungió como coanfitrión de la Conferencia Sudamericana de Defensa (SOUTHDEC, por sus siglas en inglés), conjuntamente con el Comando Sur de los EE. UU., por segunda vez desde que se dio inicio en 2010. El 2017 también marca el 20.º aniversario del rescate de los rehenes secuestrados por el grupo terrorista Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, conocido como la Operación Militar Chavín de Huántar, considerada una de las más exitosas de la historia; y el 60.º aniversario de la creación del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (CCFFAA) del Perú. Para hablar de estos y otros temas, Diálogo conversó con el Almirante de la Marina de Guerra José Luis Paredes Lora, jefe del CCFFAA del Perú.

Diálogo: ¿Cuáles son sus mayores desafíos como jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas del Perú?

Almirante José Luis Paredes Lora, jefe del CCFFAA del Perú: Son las amenazas que muchos llaman “nuevas”, pero que están ahí hace mucho tiempo, que van mutando y van cambiando sus formas de operar. Son amenazas que son transnacionales, o sea que afectan a la región, no solo a nuestro país. Todos los países de la región prácticamente tienen los mismos problemas. Son comunes, por eso, tratar estos temas en este foro importante con el Comando Sur y otras naciones amigas es bueno para nosotros porque intercambiamos algunas experiencias y podemos establecer canales de comunicación para un apoyo mutuo. Si es que no hay sinergia entre las fuerzas armadas de los países de la región para poder atacar juntos estas bandas criminales, [estas] afectan la estabilidad, realmente, de los pueblos. Tenemos el tema del narcotráfico, algunos remanentes del terrorismo, que todavía tenemos en una zona del país, que es la zona que llamamos el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro o VRAEM. Estas bandas criminales que son remanentes, porque ya no tienen ninguna ideología de tipo terrorista, se han dedicado ahora a ponerse al servicio de las firmas del narcotráfico, de las organizaciones criminales. La forma de subsistir, lo único que saben hacer, es la delincuencia y los ilícitos, financiarse por medio de estos carteles de la droga.

Diálogo: Con relación al crimen transnacional, ¿usted considera que el problema más grave en Perú es la producción de cocaína?

Almte. Paredes: Efectivamente, ese es el problema para nosotros porque acá en Perú no se han detectado grandes firmas de narcotráfico ni bandas criminales de la magnitud de las que se han establecido en otros países de la región, pero sí hay una producción de coca, que ha sido reducida este último año en aproximadamente un 16 por ciento. Es un trabajo arduo, pero se va reduciendo. Entonces ese es el insumo para el producto final, y eso es lo que sale del país y sabemos que va para Norteamérica, Europa y Brasil. Eso hace que esta zona sea atractiva para las bandas porque el insumo lo tienen aquí, pero estamos trabajando mucho con los países fronterizos como Brasil. Hace dos semanas hemos tenido una reunión en Tabatinga, en el estado de Amazonas, justamente para ver los problemas fronterizos con Brasil, a ver qué medidas, qué canales de comunicación seguros y ágiles adoptamos que nos permitan tomar acciones inmediatas, para establecer un sistema de vigilancia de fronteras común, efectivo para controlar los pasos fronterizos. Con Colombia también tenemos un plan grande en la zona del Putumayo. Yo creo que el trabajo integrado con los países de frontera es importante. Con Ecuador no hay mayor problema de ese tipo. Hay otros ilícitos como la minería ilegal, por ejemplo, la tala ilegal, pero alrededor de estos ilícitos se generan unos círculos viciosos que van desarrollando diversas actividades ilícitas. Tenemos depredación del medio ambiente, y en la zona sur, por ejemplo, con la minería, que usa insumos que son altamente nocivos como el mercurio, esas áreas de esos pueblos quedan totalmente devastadas. Hay una contaminación tremenda. Recuperar esas aéreas cuesta mucho tiempo, pero alrededor de esos ilícitos se crean otras actividades ilícitas, como la trata de personas. Es un tema complicado.

Diálogo: En su visita a Tabatinga, discutieron sobre el ejercicio militar transnacional AMAZONLOG, que se llevará a cabo en noviembre. ¿Perú tendrá participación?

Almte. Paredes: Sí y sí. Perú participa con el Ejército, pero ese día, en Tabatinga, conversamos también para que el próximo AMAZONLOG sea aún más conjunto, porque la actividad en la zona de la Amazonia no es solo terrestre, hay mucha actividad fluvial, y ahí la Marina tiene un papel importante, porque todo el control como autoridad fluvial en el Perú lo tiene la Marina a través de la Dirección de Capitanías y Guardacostas. Hablamos un poco de la legislación, porque Brasil tiene una legislación que para nosotros es importante porque no tenemos facultades para intervenir como Fuerzas Armadas en la zona fronteriza. Los ilícitos en esa zona son actividades policiales, pero hay una ley complementaria que ha dado Brasil para que las Fuerzas Armadas puedan estar en los 150 kilómetros de la frontera y actuar con facultades plenas sin necesidad de tener a la policía. Nosotros estamos trabajando con nuestro ministerio en una propuesta de cambio en la legislación que nos permita actuar como Fuerzas Armadas en la zona de frontera contra todos los ilícitos. Yo creo que esa va a ser una herramienta que nos va a permitir actuar con mayor celeridad. Es un proceso largo, pero lo hemos conversado con Brasil. Han empezado con muy buenos resultados y vamos a proponer esta iniciativa para ver si solucionamos este problema.

Diálogo: El 2017 es un año con dos fechas muy importantes para las Fuerzas Armadas del Perú, el 20.º aniversario de la Operación Chavín de Huántar y el 60.º aniversario del Comando Conjunto. ¿Qué tiene que decir sobre eso?

Almte. Paredes: Sobre Chavín de Huántar, se ha reconocido internacionalmente la importante labor que hicieron nuestros comandos en el rescate de los rehenes. Fueron condecorados con la Medalla de Honor al Mérito del Combatiente, por eso para ellos también ha sido una fecha especial, y yo creo que en esa ceremonia se ha reconocido su trabajo y se les ha agradecido por esa intervención que fue clave; creo que fue la que de una vez por todas acabó de sepultar el terrorismo en el país. Esa acción fue importante y así lo reconocen todos los peruanos. El Comando Conjunto realmente es una institución joven todavía. Estamos en un esfuerzo de llegar a consolidar la doctrina conjunta, a la que realmente le hemos puesto mucho énfasis en estos años. Hace poco hemos aprobado el Plan Estratégico Conjunto de las Fuerzas Armadas. Es una aprobación histórica por el presidente y el Consejo de Seguridad Nacional. Hemos presentado un plan de capacidades de recuperación, pero conjuntas. Esto para que los medios sean optimizados, no haya dualidad, sean interoperables, polivalentes, con todo lo que una fuerza armada moderna debe tener. Proyectamos la Fuerza Armada al 2030 como una fuerza con un recurso altamente tecnológico y de alta movilidad. Las nuevas amenazas exigen que seamos una fuerza armada de gran movilidad e intensa en tecnología. No hay otra manera.

Diálogo: ¿Cuál fue la participación de las Fuerzas Armadas del Perú y la contribución de países amigos a los esfuerzos de ayuda humanitaria y rescate tras las inundaciones causadas por El Niño Costero?

Almte. Paredes: Empezamos el año con una emergencia, producto del Niño Costero, que se denominó así a pesar de que no solo afectó a la costa del país, sino también a algunos poblados de la sierra y de la selva posteriormente. Fueron cuatro meses intensos de trabajo. A partir del 15 de enero, más o menos, estuvimos ya con los primeros embates de la naturaleza y terminamos en el mes de mayo. Es una situación que continúa porque tenemos todavía albergues que tenemos que atender mientras que se inicia la etapa de la reconstrucción. Ya se han hecho algunas viviendas temporales. El gobierno instaló viviendas temporales, pero la etapa de reconstrucción empezó este año. Fue importante también el apoyo de las fuerzas armadas de los países amigos, que nos apoyaron tanto medios aéreos como ayuda humanitaria, porque la emergencia se extendió a nivel nacional y los medios con los que contábamos ya eran bastante ajustados para poder atender la magnitud de la emergencia, y más en temas de transporte y carga. Claro que pusimos a disposición buques para transportar carga, aviones de carga de las Fuerzas Armadas, helicópteros, pero nos faltaban manos para atender tantos lugares, desde Arequipa al sur, toda la zona del Sur Chico, como le llamamos nosotros, Cañete, Chincha, hasta al norte, Trujillo, Lambayeque, Piura y Tumbes. En la sierra, los departamentos de Chimbote, Ancash, Huancavelica, Junín, o sea que prácticamente todo el país. Entonces entenderán que para atender a tanta población, tantas necesidades ya los medios se hacían escasos, pero a Dios gracias tuvimos el apoyo de países amigos.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 14
Cargando las Conversaciones