Perú apoya a Chile en combate a incendios

Las autoridades peruanas enviaron de inmediato soporte aéreo para colaborar en el combate a los siniestros forestales.
Julieta Pelcastre/Diálogo | 9 febrero 2017

Respuesta Rápida

La delegación de la FAP y 48 líderes en combate de incendios salieron rumbo a Santiago de Chile, el viernes 27 de enero. (Foto: FAP)

El fuego calcinó más de 360.000 hectáreas en siete de las 15 regiones de Chile, sobre todo en el Maule, Biobío, O´Higgins y La Araucanía, informó la Corporación Nacional Forestal de ese país, el 30 de enero a través de su sitio web.

La situación empeoró debido a las altas temperaturas y al viento. La extensión de los incendios forestales provocó una inmediata respuesta internacional. “Chile atraviesa uno de los peores desastres forestales en su historia”, dijo la presidenta Michelle Bachelet en su cuenta de Twitter.

De inmediato, por petición del gobierno de Chile, el ministerio de Defensa de Perú puso a disposición de su vecino del sur un avión C130 Hércules y una aeronave Spartan C-27, que transportaron un helicóptero Bell 212, así como a una brigada de 48 especialistas en combate de incendios forestales del Instituto de Defensa Civil (INDECI) de Perú, con equipo y material para cooperar con los grupos chilenos de emergencia.

La delegación de la Fuerza Aérea de Perú (FAP) arribó a la Base Aérea de Pudahuel, en Santiago de Chile, el 27 de enero. Luego, el helicóptero Bell 212, del Grupo Aéreo N.° 3 de la FAP, viajó hasta Talca para operar desde la Base Aérea Temporal de la Fuerza Aérea de Chile (FACh). Desde el 1.° de febrero la FAP opera desde la localidad Pencahue, región del Maule.

El Capitán Eriko Mauricio Jaramillo, comandante de la FAP, y su tripulación en el Bell 212, continúan con diversas labores de ayuda a la población, como evacuaciones aeromédicas, búsqueda y rescate y vuelos de reconocimiento, en coordinación con la FACh desde el inicio de las operaciones.

“Realizamos sobrevuelos con personal de bomberos de Chile con la finalidad de evaluar las pérdidas causadas por los incendios que hicieron bastante daño. Las llamas arrasaron con miles de hectáreas”, dijo a Diálogo el Cap. Mauricio. “Contamos con la capacidad necesaria para efectuar operaciones tanto diurnas como nocturnas. Estamos listos para volar las 24 horas al día si así lo requieren las autoridades chilenas” afirmó con orgullo.

La FAP realiza vuelos de operaciones militares en forma permanente en su país en la región del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro, en apoyo al desarrollo social y económico; y en apoyo al Sistema de Defensa Civil.

“No es lo mismo operar en un territorio que conocemos, como Perú, que cuando tenemos que salir a otro país. Sin embargo, la constante capacitación y los ejercicios combinados conjuntos a nivel nacional e internacional nos permiten operar de manera segura y poder hacer un buen trabajo, en esta ocasión, con nuestros hermanos del sur”, resaltó el Cap. Mauricio.

Para cumplir con la misión de ayuda internacional, Perú también envío “un grupo de asistencia técnica contra incendios forestales, que se sumó a las labores de los equipos chilenos de emergencia en el combate al fuego intenso”, dijo a Diálogo José Carlos Nieto, director de Gestión del Servicio Nacional de Áreas Protegidas por el Estado (SERNANP) del Perú.

Un helicóptero Bell de la FAP aterrizó en la Base Talca para iniciar operaciones. (Foto: FAP)

“Gracias al aumento de la capacidad de combate, Chile logró extinguir los incendios en algunos lugares y no hay riesgo de activación”, remarcó Nieto.

El grupo de asistencia técnica de Perú está integrado con bomberos forestales del SERNANP, del ministerio de Cultura y del INDECI. En su mayoría, son bomberos forestales de la región del Cusco. Quince de ellos son instructores certificados por la Oficina de Asistencia a Desastres en el Exterior, de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

Otros países suman sus esfuerzos en las operaciones de ayuda humanitaria para ayudar a Chile a superar la emergencia. Seis aeronaves extranjeras y más de 600 brigadistas y expertos de Argentina, Brasil, Colombia, los Estados Unidos, México, Panamá y Perú colaboran con más de 9.000 integrantes de las Fuerzas Armadas, reportó el ministerio de Relaciones Exteriores de Chile.

El General del Aire Jorge Robles Mella, comandante en jefe de la FACh, y el ministro de la Defensa de Chile José Antonio Gómez Urrutia se reunieron con los integrantes de la FAP en la localidad de Pencahue para agradecerles el apoyo prestado.

Por su parte, la presidenta Bachelet agradeció el 2 de febrero a través de un comunicado de prensa a los países que enviaron su ayuda solidaria por medio de envíos de aeronaves y brigadistas.

“La cooperación de las fuerzas aéreas, ha sido relevante en el combate a los siniestros forestales”, expresó el Cap. Mauricio. “La Fuerza Aérea de Perú tiene todas las capacidades y el equipo necesario para luchar contra la guerra de fuego”, dijo.

Perú tiene una larga historia de ayuda a los países de todo el mundo que sufren catástrofes naturales. En febrero de 2010, la FAP envío también a Chile un Boeing 737-200 con ayuda para los damnificados del terremoto de 8.8 grados que sacudió distintas regiones del país.

En abril de 2016, la FAP utilizó aviones Hércules y Spartan del Grupo Aéreo Militar N.° 8 para enviar ayuda, luego de que un terremoto de magnitud 7.8 sacudiera a Ecuador. El gobierno peruano también envío su mayor unidad de apoyo logístico naval, así como tres helicópteros militares asignados a las zonas más aisladas del país.

“Chile siempre contará con la ayuda de Perú. Las Fuerzas Armadas del Perú siempre estarán listas para ayudar cuando un país lo necesite. Estaremos en Chile el tiempo que sea necesario”, indicó el Cap. Mauricio. “La ayuda internacional es recíproca”, concluyó Nieto.

De acuerdo con la Corporación Nacional Forestal de Chile, de los 148 incendios reportados hasta el 2 de febrero, 64 están ya controlados, nueve extinguidos y 75 siguen en combate.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 90
Cargando las Conversaciones