Perú preparado para heladas y friaje

Plan nacional para hacer frente a bajas temperaturas en 2017 tiene como objetivo anticiparse a las demandas y necesidades de las poblaciones altoandinas y selváticas.
Gonzalo Silva Infante/Diálogo | 21 junio 2017

Respuesta Rápida

Los soldados del Ejército peruano son los encargados de trasladar la ayuda que lleva el Estado a los casi 300 distritos incluidos en el Plan Multisectorial ante las Heladas y Friaje 2017. (Foto: Ministerio de Defensa de Perú)

En Perú, llaman “friaje” a un fenómeno climático definido por la baja repentina de la temperatura, misma que viene acompañada de intensos vientos. Cada año, durante el invierno entre los meses de mayo y agosto, el país sufre los efectos de esas bajas temperaturas que pueden llegar a menos 10 grados Celsius, ocasionando enfermedades respiratorias y hasta la muerte.

Ante ello, cada año el Gobierno elabora un plan de prevención para poder mitigar estos efectos a través de acciones multisectoriales que lleven abrigo, alimentación, vivienda, desarrollo productivo, salud, educación, transporte y electrificación. Este año la ayuda se extiende a 242 distritos en 16 departamentos del Perú.

La novedad que presenta el plan de 2017 para enfrentar los efectos climatológicos tiene que ver con la inclusión del ministerio de Defensa (MINDEF), a través de las Fuerzas Armadas en las acciones preventivas, cuando antes solo tenía funciones reactivas. Para ello, se ha encargado al Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), la responsabilidad de llevar a cabo estas acciones.

“El ‘Plan Multisectorial ante las Heladas y Friaje 2017’ fue elaborado el 16 de febrero por la Presidencia del Consejo de Ministros con información del Centro Nacional de Prevención de Desastres, que hace los indicadores de riesgo, y con información técnica del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología para determinar los sectores afectados”, explicó a Diálogo el General de Brigada del Ejército del Perú Jorge Chávez Cresta, vocero del COEN.

“Queríamos evitar que nuestro trabajo sea una acción improvisada. Por eso se manifestó que las Fuerzas Armadas participen y estén inmersas dentro del planeamiento preventivo y así estar mejor preparados para la respuesta”, dijo el Gen. de Bda. Chávez.

Y es que hasta ese momento el MINDEF no estaba incluido, pero, en base a la exitosa experiencia de las FF. AA. en el trabajo realizado ante los desastres ocasionados por el fenómeno El Niño Costero, se incorporó a esta institución en el plan. El objetivo: reducir a cero la tasa de mortalidad, que el año pasado cobró 69 víctimas.

“El Niño Costero y la participación de las fuerzas armadas nos han servido de mucho. Hemos ganado mucha experiencia en poder ayudar y contribuir con las autoridades a que tengan una intervención más productiva y más eficiente, y también trabajar con la misma población, integrarnos más”, confirmó el Coronel de Artillería Miguel Jiménez Montenegro, jefe del Departamento de Apoyo al Estado de la II División del Ejército del Perú.

El ministro de Defensa Jorge Nieto, llegó al distrito de Tarata (Tacna) para realizar la acción cívica de entrega de materiales de primera necesidad para afrontar las heladas y friajes. (Foto: Ministerio de Defensa de Perú)

Aspectos a trabajar

La participación de las FF. AA. obedece a tres funciones principales que tienen que ver con el planeamiento de despliegue estratégico. “Tenemos que tener helicópteros ubicados en regiones estratégicas, de tal manera que podamos ayudar a las evacuaciones u otra ayuda si se incrementa el descenso de la temperatura” explicó el Gen. de Bda. Chávez. De momento ya se han dispuesto estas aeronaves en los departamentos de Arequipa, Cusco, Puno y en Tacna, donde se presentan las heladas, y en Ucayali y Madre de Dios, donde se dan los friajes.

En segundo lugar, se busca contar con el personal en las posibles zonas de emergencia para que la reacción sea inmediata. A través de sus brigadas, unidades navales y de la Fuerza Aérea deben desplegar personal militar a los diferentes puntos en donde es posible que la temperatura descienda a límites de emergencia que puedan afectar a la población.

“Los sectores nos van a proporcionar sus sistemas de comunicaciones para tener todos un sistema homogéneo; además, nos están proporcionando la relación de sus vehículos para saber con cuáles se cuenta en la zona, de tal manera que cuando el helicóptero no pueda ingresar en zonas donde el descenso de temperatura es muy alto, tengamos, en lugares definidos ambulancias o vehículos militares para proceder con la evacuación”, aseguró el Gral. de Bda. Chávez.

Finalmente, el ministerio de Vivienda, a través del Programa Nacional Tambos, será el encargado de almacenar y distribuir la ayuda enviada. Los tambos son instalaciones que sirven como sedes de apoyo y distribución de la ayuda, donde hay médicos, enfermeros policías y efectivos de las FF. AA. Mantienen la comunicación a través del sistema de información propio de estas instalaciones, pues todas poseen internet. El Estado ha construido cerca de 280 tambos a nivel nacional, de los cuales se han escogido 69 para la zona.

Vocación y profesionalismo

“Nuestra labor en los procesos de emergencia no solo ha sido como mano de obra, sino desde un aspecto profesional especializado en tierra, mar y aire para salvar vidas. Eso es lo que hemos hecho, ese es nuestro trabajo y siempre lo será”, destacó el Gral. de Bda. Chávez. “No nos queremos quedar como una asistencia obrera; por el contrario, queremos mostrar que somos unas Fuerzas Armadas modernas y profesionales para asistirlos cuando lo requieran y de una manera particular, en este caso ante desastres”.

“Nos sentimos a gusto, contentos, útiles, no tanto por la admiración, sino porque somos indispensables para nuestra población. Y lo más importante: estamos y vamos a estar en el momento más oportuno apoyando a nuestra gente, sea donde sea, con vocación de servicio, que es la que tiene el que ingresó a las Fuerzas Armadas”, dijo el Cnel. Jiménez..

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 12
Cargando las Conversaciones