Perú, anfitrión de UNITAS LVIII

Por quinta vez el país incaico es anfitrión del ejercicio que mejora la interoperabilidad entre los países amigos.
Gonzalo Silva Infante/Diálogo | 30 agosto 2017

La costa peruana fue escenario del ejercicio UNITAS 2017. Diversas situaciones fueron recreadas para mostrar el despliegue realizado entre las fuerzas armadas de los países participantes. (Foto: Marina de Guerra del Perú)

UNITAS (del latín unidad), el ejercicio naval multinacional más grande y antiguo del mundo (1960), llevó a cabo su edición número 58 en las costas de Perú, del 13 al 26 de julio. Más de 4.000 militares de 19 países participaron de una serie de entrenamientos en las fases “Pacífico” y “Anfibio”, las cuales tuvieron como objetivo mejorar la seguridad global con el fortalecimiento de las operaciones de guerra y del desempeño conjunto en el ámbito marino.

La mejora en el trabajo integrado entre armas de distintos países es fundamental para los objetivos de UNITAS. (Foto: Marina de Guerra del Perú)

“Me quedé muy impresionado con la capacidad de nuestros amigos tanto en lo personal, como en equipo y a nivel operacional”, dijo a Diálogo el Contraalmirante de la Marina de los EE. UU. Sean Buck, comandante de las Fuerzas Navales del Comando Sur de los Estados Unidos y la Cuarta Flota de los EE. UU. “Demostraron habilidades marítimas complejas en un ambiente desafiante”. La variedad de escenarios realizados que incluyeron guerra anti-submarinos, guerra anti-aérea, guerra contra la superficie, escenarios litorales y antipiratería, entre otros, son ejercicios que demandan mucha destreza y, sobre todo, trabajo en conjunto y coordinación.

El UNITAS es una excelente oportunidad para renovar las buenas relaciones entre los países participantes, sobre todo del anfitrión, que pudo mostrar su capacidad a todo nivel. “Las fuerzas peruanas demostraron una vez más el valor indispensable de su asociación, indicó el Contralmte. Buck. “Quiero agradecer la dedicación y el compromiso del Perú en recibir a UNITAS”.

Defensa mundial

La importancia de lograr coordinaciones exactas implica superar barreras como el idioma. La práctica constante ha logrado eliminar esta brecha. “En un mundo cada vez más globalizado debemos trabajar juntos para competir con los adversarios que tienen alcance global”, señaló el Contralmte. Buck. “Un ejercicio como UNITAS es fundamental para la formación de una fuerza global que pueda disuadir y, de ser necesario, derrotar a los adversarios”.

Cada país cuenta con su propio potencial y el UNITAS es una excelente ocasión para mostrar la tecnología que tiene disponible, y cómo con ella puede contribuir con este contingente, que busca defender los intereses compartidos y desafíos comunes. “Cuando tenemos equipos sofisticados para la defensa debemos estandarizar procedimientos”, dijo el Vicealmirante de la Marina de Guerra del Perú Fernando Cerdán, comandante general de Operaciones del Pacífico. “Eso nos permite funcionar como fuerza de tarea integrada internacional. Ese es el objetivo: integrarnos y, en caso que se requiera, poder cumplir”.

Este tipo de eventos, que integran a distintos países tanto de América como de otros continentes, sirve para mejorar además las relaciones diplomáticas entre los participantes. El ejercicio multinacional afianza la agenda común en temas de defensa y colaboración mutua ante cualquier escenario, que incluye ayuda humanitaria, operaciones de seguridad y búsqueda de personas, entre otros.

Los ejercicios se realizaron en dos etapas, pero en cada una fue imprescindible el uso de aeronaves para concretar acciones de rescate. (Foto: Marina de Guerra del Perú)

“Terminamos con una acción cívica en Huarmey [población a 300 kilómetros al norte de Lima, altamente afectada por el fenómeno El Niño Costero a principios de 2017] el 23 de julio, organizada por la Marina del Perú y la Marina de Estados Unidos”, dijo el Valmte. Cerdán. “Visitamos dos colegios y un hospital de campaña establecido por los desastres; llevamos donaciones y pintamos los colegios”.

Ejercicios en mar, aire y tierra

La gran cantidad de participantes de esta edición significó también que los diversos países envíen sus propios vehículos para cumplir las misiones establecidas. Chile, anfitrión en 2015, llevó en esta ocasión al buque patrullero OPV-82 “Comandante Toro” y al helicóptero HH-65, además del Grupo de Respuesta Inmediata de la Armada de Chile.

“El OPV-82 Comandante Toro, en conjunto con el helicóptero, realizaron actividades de exploración aeromarítima ante la eventualidad de encontrar naves que estuviesen cometiendo ilícitos como narcotráfico o tráfico de armas”, explicó el Capitán de Fragata de la Marina de Chile Roberto Fonseca, comandante del OPV-82. “Por su parte, el Grupo de Respuesta Inmediata fue el equipo que materializó las actividades de registro y abordaje a las embarcaciones”.

El buque es parte de las 30 unidades navales que llegaron al Perú, lo que significó un récord en los UNITAS, y el helicóptero fue una de las casi 30 aeronaves y los más de 30 vehículos anfibios que lucieron sus capacidades en la última edición de tan importante evento. El poder desempeñarse como país anfitrión en el ejercicio naval más antiguo del mundo es motivo de reconocimiento.

“Poder planificar, conducir y ejecutar este ejercicio permite que se desarrollen entrenamientos en las distintas áreas de la guerra, tales como la antisubmarina, aérea y de superficie y completar con aquellas de cooperación”, dijo el Cap. Fonseca. “Cada año este ejercicio mejora; cada uno de nuestros socios trae sus mejores talentos y habilidades para demostrar y compartir con cada uno de los participantes”, finalizó el Contralmte. Buck.

Colombia será el país anfitrión de UNITAS 59 en 2018. Los participantes esperan continuar con la mejora constante en el desarrollo de las fuerzas armadas de la región, y lograr una aún mayor unión entre los países amigos.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 4
Cargando las Conversaciones