Perú destruye narcopistas en comunidades indígenas

Perú destruye narcopistas en comunidades indígenas

Por Julieta Pelcastre/Diálogo
mayo 06, 2021

El incremento de la producción de droga en Perú, en especial en la región de Ucayali, es evidente por el crecimiento del número de aeródromos clandestinos utilizados por el narcotráfico.

Las pistas ilegales de aterrizaje encontradas en los bosques suman 46 a la fecha; muchas se encuentran ubicadas en terrenos de comunidades indígenas, indicó el 28 de febrero de 2021 la Gerencia Regional Forestal y de Fauna Silvestre, del Gobierno Regional de Ucayali.

“No solamente existen esas, no solamente en Ucayali, también en la zona de Puerto Inca, Huánuco, Palcazú, todo el eje suroriente. Para esta zona [ucayalina] tenemos 13 pistas activas (…)”, aseguró a Diálogo el 13 de abril el coronel Mario Villacorta, secretario de la Dirección Antidrogas de la Policía Nacional del Perú (Dirandro).

“Hemos empezado a trabajar (…) en la destrucción de estas pistas de aterrizaje (…). Tenemos (…) abril y mayo para realizar estas operaciones con el Comando Conjunto [de las Fuerzas Armadas]”, precisó el Cnel. Villacorta. “Estamos trabajando sobre dos ejes: el tecnológico, con el uso del satélite para la identificación de las pistas (…), y la erradicación de los cultivos de plantación de hoja de coca”, agregó.

Aunque Ucayali no es la mayor región productora de coca en Perú, se ha convertido en un punto estratégico para exportar drogas por aire y río a Bolivia y Brasil, indicó en abril de 2020 InSight Crime, una organización de investigación y periodismo especializado en crimen organizado en Latinoamérica y el Caribe. “Se ha dado un incremento de nuevas pistas en relación con los años anteriores”, agregó el Cnel. Villacorta.

También explicó que “la dinámica del narcotráfico está utilizando mucho (…) las playas de los ríos, idóneas para las avionetas; simplemente las habilitan muy superficialmente, aterrizan y se van”.

Víctimas indígenas

Desde 2015 hasta marzo del 2021 se han reportado 10 homicidios de líderes indígenas, que exigieron la salida de los cocaleros que se dedican a la elaboración de pasta básica de cocaína, que luego exportan por los aeródromos ilegales, reportó el diario peruano La República.

“Recibí amenazas directas; me enviaron imágenes de personas [mutiladas] diciendo que la próxima víctima sería yo”, aseguró a Mongabay Latam Miguel Guimaraes, presidente de la Federación de Comunidades Nativas de Ucayali. Por ello, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de los Estados Americanos otorgó a Guimaraes protección por encontrarse en una situación “de gravedad y urgencia”.

“Estamos como en los años 90”, dijo el 9 de marzo Herlin Odicio, presidente de la Federación de Comunidades Nativas Cacataibo a la agencia española EFE, en alusión a la persecución de los pueblos indígenas amazónicos por los grupos criminales Sendero Luminoso y Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, que causaron el desplazamiento forzado de millones de nativos para evitar ser esclavizados o asesinados.

El narcotráfico está “talando los bosques, está desplazando y amenazando a nuestros nativos.  Los está sacando de su hábitat, los está involucrando en esta actividad ilícita. No podemos dejar de lado que se está atentando contra la vida y la integridad de estos hermanos nativos”, expresó el Cnel. Villacorta. “Este trabajo de destrucción de las pistas de aterrizaje requiere apoyo internacional para que el tema de la lucha contra el narcotráfico sea decisivo en el Estado peruano”.

 

Este trabajo de destrucción de las pistas de aterrizaje requiere apoyo internacional para que el tema de la lucha contra el narcotráfico sea decisivo en el Estado peruano”, coronel Mario Villacorta, secretario de la Dirección Antidrogas de la Policía Nacional del Perú.

El Cnel. Villacorta dijo que las fuerzas policiacas y las fuerzas armadas del Perú destruyeron 12 pistas ilegales de aterrizaje en los primeros 100 días del 2021; y agregó que cuentan con la Operación Troya para la destrucción de las pistas faltantes.

Share