Perú refuerza estrategia contra alianza narcoterrorista

Peru Bolsters Strategy Against Narco-Terrorist Alliance in Coca-growing Areas

Por Pedro Hurtado Cánepa/Diálogo
octubre 25, 2016

El Gobierno del Perú dispuso oficialmente la intervención directa de las Fuerzas Armadas en las zonas cocaleras del país para continuar su batalla contra los elementos criminales dedicados al narcoterrorismo. La medida entró en vigencia durante 60 días a partir del 11 de octubre. La orden es desarrollar e iniciar la implementación de la nueva estrategia en la zona del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), que comprende áreas de las regiones ubicadas en la sierra peruana como Ayacucho, Junín, Huancavelica y Cusco, ciudades que tienen en común los altos niveles de pobreza y han sido afectados por la violencia terrorista entre los años 1980 y 2000. Según la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Crimen en su informe 2015, sólo en el VRAEM existen 18.333 hectáreas de cultivos de coca. El documento señala que al menos el Perú, cuenta con 40.300 hectáreas en 13 zonas de producción, superado solamente por Colombia. A principios de octubre, el presidente del Consejo de ministros, Fernando Zavala, declaró el estado de emergencia en diversos distritos del VRAEM como producto de esta nueva estrategia. “Esta nueva estrategia consiste en que las Fuerzas Armadas asumirán el control del orden interno y tendrán el apoyo de la Policía Nacional”, señaló el peruano Andrés Gómez de la Torre, experto en temas de defensa nacional e inteligencia. La legislación del Perú establece que la lucha contra el narcotráfico es una función que recae en la policía. “El propósito de la estrategia del VRAEM es que se tenga una visión objetiva y un comando unificado a cargo del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas e integrado por la Policía Nacional del Perú”, dijo Gómez al indicar que las nuevas acciones serán más proactivas. Trabajo conjunto Según el ministerio del Interior, la Policía Nacional seguirá actuando en aquellos aspectos cuya competencia exclusiva es irrenunciable como la investigación del delito como el tráfico ilícito de drogas; bajo la dirección del ministerio Público para los efectos de la legalidad de las actuaciones de las fuerzas del orden y el irrestricto respeto a los derechos humanos. Asimismo, los agentes de la policía peruana seguirán siendo los encargados de la detención y judicialización de las personas, así como de las tareas de seguridad ciudadana, entre otros. Gómez señaló que “el problema del narcotráfico en el VRAEM se inició hace 10 años, lo cual se ha convertido en una guerra de desgaste por las múltiples amenazas a la seguridad nacional”. “Los remanentes de Sendero Luminoso en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro ya no son el aparato ideológico ni político de un grupo terrorista que cuestiona al Estado de derecho, ahora se han convertido en aliados de las mafias de narcotráfico que operan en la zona”, dijo el ministro de Defensa Mariano González. Para Gonzáles, la actual realidad de los grupos terroristas en Perú motiva un replanteamiento en algunas estrategias y la posición del sector. “Con esta norma, las Fuerzas Armadas quedan habilitadas para luchar contra el narcotráfico”, dijo. El funcionario admitió que algunos de los riesgos en la lucha contra el narcoterrorismo es la aparición de casos de corrupción en las mismas fuerzas del orden, debido a las fuertes cantidades de dinero que se manejan. Por ello, “se establecerán procesos de control que evitarán que los miembros de las Fuerzas Armadas caigan en tentación” dijo. El Vicealmirante (R) Carlos Tubino, congresista del Perú, opinó que estas medidas deben ir acompañadas con otras orientadas a fortalecer la intervención militar en esa jurisdicción, como la de permitir a las Fuerzas Armadas realizar de manera directa una interdicción contra el narcotráfico. “En la actualidad existen 64 bases militares del Ejército en el VRAEM, y estas no pueden hacer interdicción directa, decomisar la droga encontrada ni poner a disposición [de la justicia] a los involucrados”, dijo el Almte. Tubino al considerar que las Fuerzas Militares deben participar de forma directa incautando insumos y droga, capturando a las personas involucradas y entregándolas a la policía. El ministro de Defensa, Mariano González, detallará los nuevos planteamientos militares a la Comisión del Congreso peruano de Defensa Nacional, Orden Interno, Desarrollo Alternativo y Lucha Contra las Drogas en los primeros días de noviembre para determinar su continuidad.
Share