Perú refuerza su estrategia contra desastres naturales

La Marina de Guerra del Perú responde a desastres naturales y provee ayuda humanitaria con bases modulares móviles.
Julieta Pelcastre/Diálogo | 14 marzo 2018

Capacitación y Desarrollo

La Marina de Guerra del Perú instaló una base modular para trabajos de ayuda humanitaria ante cualquier desastre natural en la provincia de Huarochirí, Lima. (Foto: Marina de Guerra del Perú).

Por su ubicación geográfica, el territorio peruano está expuesto al impacto de varios fenómenos causantes de desastres naturales. En consecuencia, la Marina de Guerra del Perú instaló el 1.º de febrero de 2018 una Base Modular Móvil (BMM), en el distrito Ricardo Palma, departamento de Lima, que funcionará como centro logístico y de servicios básicos ante cualquier desastre natural para apoyar a la población afectada.

“La instalación de las bases modulares responde al objetivo principal de [poder] establecernos en el menor tiempo posible en cualquier punto del territorio donde se presente una situación de desastre o emergencia”, dijo a Diálogo el Contralmirante Manuel Bulnes Torres, comandante de la Fuerza de Infantería de Marina del Perú. “Contamos con instalaciones que pueden albergar a personal capacitado en tareas de rescate en estructuras colapsadas, remoción de escombros, evacuación de heridos, y cualquier otra actividad requerida”.

Además de la unidad la institución naval cuenta con dos bases modulares más. Una está desplegada en la Estación Naval de Paita, en la zona norte. La otra está en la Base Naval del Callao, y será desplegada en la zona sur del país.

“Contaremos con las BMM distribuidas en el norte, centro y sur del país”, comentó a Diálogo el Capitán de Fragata de la Marina de Guerra del Perú Ricardo Ingunza, comandante del Batallón de Ingeniería y responsable del Sistema Nacional de Gestión de Desastres de la Fuerza de Infantería de Marina. “Así podremos hacer frente a posibles emergencias”.

Las bases móviles asignadas al Batallón de Ingeniería de Infantería de Marina Teniente Segundo Juan José Jordán de Vivero, participan en operaciones de apoyo al Sistema Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres, convirtiéndose en la unidad de primera respuesta. Las unidades modulares pueden complementarse unas a otras si la magnitud del desastre lo requiere. La primera vez que se instaló una de estas unidades fue en 2017, en el distrito de Chaclacayo, provincia de Lima.

“Gracias a las BMM hemos mejorado nuestras capacidades de brindarle una mejor habitabilidad a nuestro personal y de esta forma estar listos en caso de cualquier situación de desastre”, resaltó el Contralmte. Bulnes. “Asimismo, son un punto de soporte logístico y centro de operaciones desde donde se pueden planificar las acciones en forma coordinada con las autoridades locales desde el lugar del incidente”.

Las bondades

La BMM de Huarochirí, al oeste de Lima, reúne las condiciones de bienestar, seguridad y servicios básicos; cuenta con un recipiente para tratamiento de agua dulce y aguas residuales, refrigeradores y congeladores. Tiene además dos grupos electrógenos que generan 50 kilowatts cada uno, un contenedor de agua dulce con capacidad para 5000 galones y un tanque de combustible de 1300 galones, aparte de un almacén y un puesto de comando.

Las bases modulares móviles de la Marina de Guerra del Perú brindan una mejor habitabilidad al personal naval, que está listo ante cualquier emergencia en las zonas norte, centro y sur del país. (Foto: Marina de Guerra del Perú).

Cuenta además con un módulo para comunicaciones por voz y datos, con capacidad para enlazar videoconferencias a nivel nacional. El área necesaria para una BMM es de 4200 metros cuadrados, y los insumos y materiales pueden ser movilizados con los dos montacargas tipo Bobcat que forman parte del equipo.

Las bases modulares están adscritas a las compañías de intervención rápida para desastres, creadas por el Batallón de Ingeniería de Infantería de Marina. Las compañías están estructuradas por tres elementos básicos de comando, de maniobra y logístico.

El primero está conformado por el personal necesario para el funcionamiento y operación del puesto de comando, donde se realizan funciones parecidas a las de un estado mayor, tales como administración de personal, operaciones, monitoreo del desastre o emergencia, logística, comunicaciones y asuntos civiles. El segundo, el elemento de maniobra, es el encargado de realizar las tareas de apoyo directo a la población a través de sus secciones de seguridad, búsqueda y rescate, remoción de escombros y evacuación de heridos. En el tercero se encuentran las BMM, elementos de movilidad asignados y personal responsable de brindar soporte a toda la unidad desplegada, que en conjunto sobrepasan los 100 efectivos militares.

“Las BMM son solo una parte de los recursos asignados para hacer frente a los desastres”, agregó el Contralmte. Bulnes. “A través de los buques BAP Eten y BAP Tacna de la Marina de Guerra del Perú se realiza el despliegue de la Fuerza de Intervención Rápida. Las embarcaciones se encuentran en condiciones de transportar ayuda humanitaria a otros sectores costeros del país que lo requieran”.

A partir de la experiencia

Históricamente, durante los meses de enero a abril se generan situaciones de peligro en el área de la cuenca del rio Rímac, producto de las lluvias en la sierra. “Estas condiciones podrían generar situaciones de desastres por deslizamientos y la obstrucción de la carretera central, que es de vital importancia para el abastecimiento de la capital”, dijo el Contralmte. Bulnes.

El despliegue operacional ante los desastres provocados por el fenómeno climatológico El Niño Costero en 2017, “puso en evidencia la efectividad de los recursos humanos y materiales con los que cuenta la Brigada Anfibia de la Fuerza de Infantería de Marina”, explicó el Contralmte. Bulnes. “Se evidenció la alta capacitación del personal en provecho de la población afectada”.

Con la experiencia de 2017 y debido a los pronósticos emitidos por el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú, se tomó la decisión de desplegar la tercera BMM y establecerla en la provincia de Huarochirí. La base se encuentra lista para brindar ayuda si la situación lo requiere. Por lo pronto, el personal ejecuta trabajos de prevención en apoyo a la población local, en estrecha coordinación con las autoridades locales.

“Los desastres naturales han sido reconocidos en el ámbito internacional como una amenaza al Estado y a la defensa nacional, debido a su gran poder destructivo. Afectan el desarrollo de la vida humana y la infraestructura donde se sustenta el desarrollo económico del país. [Así] nace la necesidad del empleo de las fuerzas armadas ante la ocurrencia de situaciones de desastre”, finalizó el Cap. de Frag. Ingunza”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 16
Cargando las Conversaciones