La lucha contra la extorsión en El Salvador

Partnership in Action

Por Dialogo
julio 01, 2010

la complacencia del ser humano, tiende al descuido en el mantenimiento de acuerdos con conexiones delicadas, vitales, importantes, serias, visionarias, y que por falta de identificacion directa sobre todo escrita o telefonicamente, para que se sepa por quien preguntar; el tiempo perdido hasta los santos lo lloran .
los problemas de la adolescencia en el area, es la falta de distraccion ocupacional, entretenimiento instructivo, formacion diciplinaria, para invertir el tiempo en algo diferente a como lo estan invirtiendo en estos momentos: no se trata, que por no tener nada que les llame la atencion, es complaciente y emocionante incorporarse a estos grupos, aunque sepan que no van a ninguna parte en esa direccion, no importa porque no hay otra cosa que hacer, y para terminar de fregar, las autoridades solo les buscan carcel, cosa que no es la manera mas optima para disminuir ese problema.
por otro lado, estos muchachos tambien tienen que agarrar la onda de otra manera, porque, hey que va a salir de bueno de sus planes?
al principio cuesta un poco, cuando nunca o pocas veces se hecho algun esfuerzo, pero cuando se empieza a descubrir otras habilidades, se le va sintiendo el gusto, el sabor, cambios de sabor, que entusiasma y es mejor para todos, vamos a cuidar que las cosas caminen bien, y el que no le guste, se ofreces, otro puesto segun la capacidad, para sentirse, sino comodo, algo comodo, que es mejor que estar guardado.
se puede hacer algo en el cual todos vamos a mejorar, pero no de esa manera, como se a venido haciendo, desde funcionarios, empresarios, inversionistas, administradores, oficinistas, trabajadores, estudiantes, pueblo en general. cuando se hace algo hay que tratar de hacerlo: correctamente, con voluntad sin malicia, sin timos, sin engaño;


Campaña emplea personalidad de la televisión mexicana para empoderar a los
salvadoreños
Don Ramón, de la comedia clásica mexicana El Chavo del Ocho se escondía del
propietario cuando había que pagar el alquiler y salvadoreños valientes están
siguendo su ejemplo al negarse a pagar el “alquiler” a extorsionistas para proteger
sus tiendas contra pandillas.
En meses recientes, el rostro bigotudo del improbable héroe ha aparecido en
una campaña en San Salvador con el lema “Yo no me dejo rentear”. Las amenas tácticas
de Don Ramón para evadir el pago del alquiler en la divertida serie de la década de
los 70 son contrarias a la naturaleza pública del movimiento salvadoreño, cuyos
seguidores se niegan abiertamente a pagar el “alquiler”, como se conocen los pagos
de extorsión.
“No podemos esperar que el Estado resuelva lo que nosotros no estamos
dispuestos a enfrentar con la frente en alto”, dice el manifiesto del grupo, que
figura en su página web interactiva, www.soydonramon.com. “Nuestro miedo, nuestro
silencio, nuestra pasividad son cómplices del régimen de los
delincuentes”.
El movimiento ciudadano Don Ramón, cuyos dirigentes permanecen en el
anonimato, se ha extendido más allá de puentes, pancartas y murales en edificios. En
los últimos meses ha incluido concentraciones, ventas de camisetas de propaganda y
un sitio en Facebook en el que más de 10.000 usuarios de redes sociales pueden dejar
sus mensajes.
“Nos tenemos que unir para contrarrestar, para pelear, para poder dar la
guerra. No estoy diciendo tomar armas. Queremos que [el resto de la población] se
una a nosotros”, dijo el organizador del movimiento, Ernesto López, en una
entrevista reciente de Associated Press.

LA SEGURIDAD COMO PRIORIDAD
Datos de la Policía Nacional Civil, como se informó en muchos medios de
comunicación, indican que hay un promedio de 12 asesinatos diarios en El Salvador,
que el año pasado sumaron más de 4.000 homicidios. Ante el hecho de que las cifras
de este año están camino a superar el número de asesinatos del 2009, el Presidente
Mauricio Funes está ansioso por poner en práctica la promesa de su campaña electoral
de hacer que la seguridad sea la prioridad principal de su
administración.
“Cuando heredamos el Gobierno hace un año, teníamos una alta tasa de
homicidios en el país, la más alta en América Latina, el secuestro, la extorsión”,
dijo el Presidente Funes a los medios en mayo. “Frente al clamor ciudadano de que
había que mantener a los militares en las calles, patrullando juntos con la policía,
mantuvimos ese operativo y lo mantuvimos y lo vamos a mantener por un año
más”.
En el primer trimestre del 2010, la policía registró más de 1.200 casos de
extorsión, supuestamente provenientes de las pandillas rivales Mara Salvatrucha y La
18, pero es probable que los números reales sean mucho más elevados. “Hay que
organizarnos para luchar contra eso”, dijo López en una rueda de prensa. “Somos
personas naturales, acá no hay ni empresas ni partidos, que así como ellos [los
extorsionistas] se unieron, así nos estamos organizando nosotros”.
Catalino Miranda, presidente de la Federación Salvadoreña de Trabajadores y
Empresas de Transporte, dijo a Associated Press que el sector de transporte había
sido la mayor víctima, con pérdidas que ascienden a unos US$ 18
millones.
La extorsión y los asesinatos de choferes y de boleteros de autobuses están
tan generalizados que la fuerza policial nacional ha tenido sesiones de estrategia
con empresas de transporte público, según el sitio web de la policía
nacional.

SeÑales DE PROGR ESO
Stanley Rodríguez, del consejo metropolitano de Santa Tecla, otra ciudad
aterrorizada por las pandillas, explicó a la BBC que el propósito del movimiento Don
Ramón es concientizar al público sobre la extorsión y generar una exigencia de
acción. Rodríguez dijo que las extorsiones empezaron hace unos cinco o seis años y
que se expandieron para incluir secuestros, robos y delito organizado.
“Queremos retomar la civilidad y que la sociedad se pronuncie en contra y
tome conciencia del problema”, dijo. “Y para que los que toman decisiones políticas
hagan programas de prevención, campañas, leyes”.
En los primeros cuatro meses del 2010 los extorsionistas mataron a 44
automovilistas, choferes de autobuses y propietarios de tiendas e incendiaron 10
negocios. Durante ese mismo período en el 2009 se registró un número de víctimas más
de tres veces mayor, así como casos de vandalismo, según informes de los medios.
Patrullas de soldados y de agentes de policía han contribuido a la reducción de la
violencia.

Share