Paracaidistas militares realizan salto multinacional

El evento anual reunió a 102 paracaidistas de Centroamérica y de los EE. UU. en Honduras.
Kay Valle/Diálogo | 18 abril 2018

Capacitación y Desarrollo

Más de 100 paracaidistas militares de Centroamérica y los EE. UU. realizaron el salto Iguana Voladora 2018 en febrero. (Foto: Ejército de los EE. UU.)

La región central de Comayagua, Honduras, fue el escenario de un salto multinacional de paracaidistas militares. Más de 100 paracaidistas se reunieron en la Base Aérea Soto Cano, sede de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo (FTC-Bravo) del Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM), para realizar el salto anual denominado Iguana Voladora 2018.

Antes del salto anual Iguana Voladora, los participantes se prepararon con entrenamiento teórico-práctico. (Foto: Ejército de los EE. UU.)

El evento, llevado a cabo el 24 de febrero, estuvo a cargo del 7.º Grupo de Fuerzas Especiales (Paracaidista) del Ejército de los EE. UU. en cooperación con el Ejército de Honduras, por medio del 2.º Batallón de Infantería Aerotransportado. Iguana Voladora contó con 102 expertos paracaidistas de los EE. UU., Honduras, El Salvador, Guatemala y Panamá, quienes surcaron el cielo juntos.

“Cada elemento fue elegido para este entrenamiento con un mes de anticipación”, dijo a Diálogo el Coronel de Artillería (DEM) del Ejército de Honduras Jesús Jeovanny Moreno Cruz, vocero del 2.º Batallón de Infantería Aerotransportado. “[Fueron elegidos] cumpliendo con las normativas y estándares de un buen paracaidista –disciplina, decisión y coraje”.

El objetivo del ejercicio es fortalecer las destrezas de los participantes, compartir nuevas técnicas y mejorar el dominio del salto. El evento multinacional, anhelado por los paracaidistas, también brinda una oportunidad de estrechar lazos de cooperación y camaradería entre países amigos de las Américas.

Preparación fundamental

Durante cuatro días, los participantes se prepararon para el evento con varios ejercicios que incluyeron entrenamiento físico y saltos simulados. Aunque todos los paracaidistas fueron seleccionados por su experiencia, la preparación antes del salto resultó fundamental ya que los soldados no habían tenido la oportunidad de trabajar juntos, explicó el Teniente Coronel de Infantería (DEM) del Ejército de Honduras Carlos Fernando Torres Menjívar, subdirector de la Escuela de Paracaidismo de las Fuerzas Armadas de Honduras y participante de Iguana Voladora 2018. El oficial cuenta con 250 saltos en su carrera incluso varios saltos multinacionales.

“[Reforzamos el] adiestramiento de caídas de aterrizaje para evitar una quebradura, saltos de torre desde 34 pies [más de 10 metros] poniendo en práctica técnicas cuando una persona abandona la aeronave”, explicó el Tte. Cnel. Torres. “[Practicamos] una buena salida, verificamos la cúpula, el mirar siempre a sus alrededores durante el descenso y preparar para aterrizar, y también acciones de emergencias dentro de una aeronave”.

Asimismo los participantes recibieron instrucción teórica para poder completar los saltos con seguridad. Los militares analizaron los diferentes tipos de paracaídas, la aeronave a utilizar para el salto y las zonas de lanzamiento, entre otros.

La edición 2019 contará por primera vez con elementos femeninos del Ejército de Honduras. (Foto: Ejército de los EE. UU.)

“Todo el entrenamiento que recibimos fue por parte de un briefing [sesión informativa] de la zona de salto, del conocimiento del helicóptero para el salto y las voces de mando utilizadas por los maestros de salto”, detalló el Tte. Cnel. Torres. “Además [el entrenamiento incluyó] las acciones de emergencia antes, durante y después del ejercicio”.

Salto Iguana Voladora

Los participantes utilizaron paracaídas redondos de línea estática T-10 y MC1 de fabricación estadounidense. El ejercicio contó con el apoyo logístico del Regimiento de Aviación 1-228 de la FTC-Bravo, que, además de facilitar el lugar, proporcionó un helicóptero Boeing CH-47 Chinook para realizar los saltos.

Los paracaidistas saltaron entre las 07:00 y las 11:00 horas, lanzándose de una altura de más de 900 metros. Según el peso del mismo paracaidista, datos meteorológicos y el tipo de paracaídas utilizado, el descenso duró entre 2 y 4 minutos.

“Es importante mencionar que este tipo de entrenamiento militar viene a ayudar a la región Centroamérica para establecer lazos de hermandad y cooperación militar”, dijo el Cnel. Moreno. “[El ejercicio] fortalece todas aquellas capacidades ya que el paracaidismo es utilizado para llegar a lugares remotos en apoyo a operaciones de ayuda humanitaria”.

El ejercicio multinacional se realizó por primera vez en 1997. En 2002, en honor a una especie de lagarto arbóreo en peligro de extinción en la región centroamericana, se denominó Iguana Voladora.

El evento de 2008 contó con la mayor participación de expertos de 17 países de las Américas (Argentina, Belice, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay). La edición 2019, detalló el Cnel. Moreno, incluirá por primera vez personal femenino con elementos del Ejército de Honduras.

El ejercicio de paracaidistas élite finalizó con el intercambio de alas entre los países amigos para afianzar la hermandad. La experiencia, concluyó el Tte. Cnel. Torres, dejó “una buena relación de entrenamiento y de trabajo con los países del área centroamericana. Es necesario compartirla para los futuros entrenamientos que se realicen”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 5
Cargando las Conversaciones