Panamá cierra las rutas al narcotráfico

Panama Closes Narcotrafficking Routes

Por Roberto López Dubois/Diálogo
enero 03, 2019

Panamá cerró el 2018 dando un duro golpe al narcotráfico a través de la Operación Escudo, una iniciativa conjunta de los estamentos de seguridad panameños que arrancó el 1.º de octubre. En solo tres meses, la Fuerza Pública de Panamá logró el decomiso de casi 25 toneladas de drogas y la captura de más de 120 personas en varios operativos en todo el país. Según la Fuerza Pública, la mayoría de la droga incautada pertenecería al grupo armado organizado colombiano Clan del Golfo.

“Hay una cantidad de drogas en tránsito producto del incremento del narcotráfico y la producción de drogas en el sector fronterizo con Colombia”, dijo a Diálogo el Comisionado Eric Estrada, director del Servicio Nacional de Frontera de Panamá (SENAFRONT). “De esto el Clan del Golfo es responsable del 85 por ciento de la droga hacia el mercado internacional, y por eso es la estructura principal a desvertebrar en este momento”.

Escudo, que se extenderá hasta finales de septiembre de 2019, busca crear un bloqueo permanente y sostenido al narcotráfico, empleando todos los medios aeronavales y terrestres con el apoyo de inteligencia de las fuerzas de seguridad de Colombia, Costa Rica y los Estados Unidos. Si bien Escudo es una iniciativa a nivel nacional, los operativos se enfocan con mayor atención en las zonas fronterizas con Colombia y Costa Rica, y las costas a lo largo del Pacífico y del Caribe.

“Hemos posicionado a nuestra gente a metros o kilómetros de la línea de frontera [con Colombia], en las áreas más extensas y más apartadas”, explicó el Comis. Estrada. “En el área del occidente, frontera con Costa Rica, hay que darle el giro a la droga que sale ya concertada con el mercado estadounidense, [así como] al dinero que entra producto de la venta de la droga”.

Los operativos

Tres días después del inicio de Escudo, unidades del SENAFRONT realizaron una operación combinada con las Fuerzas Armadas de Colombia, que resultó con la incautación de un helicóptero tipo Robinson, con matrícula panameña, así como de 224 kilogramos de cocaína. El operativo del 4 de octubre tuvo lugar en la selva del Darién, cerca de la Base Binacional de Alto Limón, ubicada en la frontera entre Panamá y Colombia.

“Las unidades de ambos países que trabajaban en el área nos indicaban que escuchaban sobre vuelos constantes”, explicó el Mayor General de la Policía Nacional de Colombia Jorge Luis Vargas Valencia, director de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol. “Esto ha sido uno de los resultados más importantes en términos de cooperación entre Panamá y Colombia en la lucha contra el narcotráfico”.

Las autoridades lograron ubicar la aeronave cargada con cientos de paquetes de droga gracias a la información de las unidades de la base binacional y el trabajo de inteligencia y seguimiento conjunto. Asimismo, estiman que la droga y el helicóptero pertenecían al Clan del Golfo, y que el grupo criminal transportaba unos 250 kg de cocaína por semana.

“Poco a poco hemos ido minando”, comentó Ricardo Carriazo, jefe de la Dirección Especializada Contra el Narcotráfico de la Fiscalía General de Colombia. “Pierden la droga y un helicóptero valorado en unos USD 350 000”.

Otro decomiso se dio el 4 de diciembre en el río Santa María de la provincia panameña de Herrera. En operaciones de control fluvial, unidades del Servicio Nacional Aeronaval de Panamá (SENAN) detectaron una lancha y su tripulación con conducta sospechosa. La captura de la lancha y de los dos hombres de nacionalidad colombiana a bordo permitió al SENAN descubrir una caleta que contenía 39 sacos con 1,2 toneladas de cocaína.

Resultados exitosos

Varios otros operativos con resultados positivos se desarrollaron en los tres primeros meses de Escudo. Según el Comis. Estrada, el plan de siete fases y de casi un año de duración se enfoca en los componentes de inteligencia, operacional y de acción integral que busca proyectar al Estado a través de acciones sociales y de prevención al delito.

“La misión [también] consiste en intervenir estas comunidades [vulnerables]”, detalló el Comis. Estrada. “Usamos toda la fuerza y las capacidades del Estado panameño para aumentar nuestra presencia, mejorar la infraestructura pública, desarrollar programas exitosos de emprendimiento en ecoturismo, pesca, agricultura, ganadería para que sus moradores puedan insertarse de manera productiva en la economía del país y cortar cualquier vínculo con las organizaciones criminales”.

Entre el 1º de octubre y el 6 de diciembre de 2018, el SENAN logró decomisar un total de 18,8 toneladas de sustancias ilícitas y la aprehensión de 94 personas y 35 medios de transporte, entre embarcaciones y vehículos, a través de Escudo. Por su parte, el SENAFRONT incautó 9 toneladas de cocaína, detuvo a 27 personas y confiscó 72 armas de fuego, un helicóptero, cuatro vehículos, cinco embarcaciones y más de USD 1 millón.

“Escudo es una estrategia dinámica, flexible, articulada que pretende generar un mayor incremento del acceso a la información operacional en la búsqueda de nuevos alcances operacionales”, concluyó el Comis. Estrada. “Va más allá de lo que hacíamos anteriormente”.
Share