OPS ayuda a países latinoamericanos a prepararse para combatir el ébola

PAHO helps Latin American nations prepare to fight Ebola

Por Dialogo
noviembre 05, 2014




Si bien hasta el momento no se han confirmado casos del letal virus del Ébola en Latinoamérica, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) está preparándose para ayudar a las autoridades sanitarias a combatir la enfermedad en caso de que irrumpa en la región.

La OPS, que presta servicios como Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) está movilizando equipos de médicos y epidemiólogos con experiencia en brindar respuestas ante brotes de enfermedades para que ayuden a los estados miembro de América Central y del Sur y el Caribe a responder ante casos de ébola.

Misiones de OPS/OMS visitarán los países miembro durante noviembre y diciembre para evaluar cuán preparados están dichas naciones para detectar, tratar y contener los casos del letal virus que puedan llegar desde el extranjero.

Si se detecta un caso de ébola en un país de Latinoamérica o el Caribe, expertos médicos de OPS/OMS y representantes de la Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN) se desplazarán al país afectado para ayudar a las autoridades sanitarias a implementar sus planes de respuesta.

“Existe un riesgo real de que el ébola ingrese a Latinoamérica y el Caribe”, declaró la Dra. Carissa F. Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), a los representantes de diversos países sudamericanos en una conferencia que se realizó en La Habana el 20 de octubre. “La región tiene que estar adecuadamente preparada”.

La cooperación internacional es crucial para contener el ébola, en el evento de que aparezca algún caso en Latinoamérica o el Caribe. Al mismo tiempo, cada país debe individualmente “tomar las medidas que correspondan dentro de su jurisdicción, con los recursos disponibles”, para estar preparados para el virus, señaló Etienne durante una reunión de profesionales de la salud realizada en El Salvador el 17 de octubre.

Además de participar en los encuentros, la OPS/OMS está trabajando estrechamente con los ministros de salud de sus países miembro para garantizar que cuenten con las políticas, procedimientos y recursos humanos necesarios para tratar y contener el ébola.

Las autoridades de la OPS/OMS están participando de una serie de sesiones de capacitación, tanto virtuales como presenciales, en temas tales como logística, preparativos y comunicación de los riesgos a la población. La capacitación también incluye la diseminación de protocolos y directrices para el control de infecciones y el uso de equipos de protección personal (PPE) para autoridades sanitarias y médicos de cada país. La OPS/OMS también ofrece orientación acerca del modo seguro de tomar y analizar muestras con agentes altamente patógenos, así como también de las mejores formas de realizar el seguimiento de la enfermedad y los procedimientos de laboratorio.

La OPS ha creado una fuerza de tarea especial para el ébola y un grupo de trabajo operativo para brindar asesoría y apoyo a los países miembro, ayudándolos a implementar estas recomendaciones:


Crear un fondo de emergencia del ébola, para cubrir los altos gastos del tratamiento de los pacientes infectados con el virus.

Monitorear potenciales casos de ébola entre viajeros internacionales y en centros de salud.

Ofrecer salas de aislamiento para tratar a los pacientes infectados con el virus, en centros de salud especialmente designados.

Realizar todos los análisis de laboratorio en conformidad con los mejores protocolos de bioseguridad.

Comunicarse con el público brindando información precisa sobre la enfermedad.


Para más información sobre las directrices de la OPS, visite el sitio web www.paho.org/ebola.

Mientras la OPS planifica para lograr una acción coordinada ante un brote de ébola, los países latinoamericanos preparan en forma individual planes y procedimientos de respuesta a nivel local.

Por ejemplo, con el soporte técnico de la OPS, las autoridades sanitarias hondureñas han establecido una Oficina Sanitaria de Vigilancia Internacional (OSVI) en el Aeropuerto Internacional Toncontín, en Tegucigalpa. Se instalarán oficinas similares también en aeropuertos de las ciudades de San Pedro Sula, La Ceiba y Roatán.

En Argentina, el Ministerio de Salud están elaborando protocolos sanitarios en puntos internacionales de ingreso para identificar a las personas infectadas. Antes de que un avión aterrice en Argentina, la tripulación debe reportar antes las autoridades sanitarias del país si algún pasajero presenta síntomas similares a los de la enfermedad del ébola, tales como fiebre alta, náuseas, vómitos y diarrea. Argentina también está utilizando un método especial de diagnóstico para confirmación rápida de presuntos casos de ébola.

Por su parte, las autoridades sanitarias de Chile se reunieron en un comité de médicos, entre ellos epidemiólogos, para respaldar las medidas de supervisión y control del ébola, según informó el Ministerio de Salud.

En Guatemala el gobierno ha instalado cámaras térmicas en el Aeropuerto Internacional de La Aurora, en la capital del país, para detectar la temperatura corporal de los pasajeros. Un grupo de agentes trabajará con ese equipo las 24 horas del día. En caso de identificar a una persona que presente fiebre, verificarán su pasaporte para determinar si ha estado en África, y luego la enviarán a realizarse un examen clínico. Según el caso, el viajante puede ser dejado en cuarentena, según el Ministerio de Salud de Guatemala.

Uruguay exige que todos los pasajeros que lleguen al país completen un cuestionario sobre su estado de salud, precisó el Ministerio de Salud del Uruguay al diario El Observador
el 9 de octubre.

Casi todos los casos de ébola se han producido en África Occidental


Con excepción de unos pocos casos detectados en Europa y Estados Unidos, casi todos los pacientes de ébola provienen de Liberia, Sierra Leona y Guinea.

La epidemia del ébola ha infectado aproximadamente a 10.000 personas y causado la muerte de 5.000, casi todas en África Occidental, según la Organización Mundial de la Salud. Los síntomas incluyen fiebre alta, dolor de cabeza, dolor muscular, vómitos, diarrea y debilidad general, y pueden aparecer hasta 21 días después de la exposición al virus. Quienes han sido expuestos al virus son contagiosos solamente mientras padecen los síntomas de la enfermedad. El ébola se transmite entre seres humanos mediante contacto directo con fluidos y secreciones corporales. También puede ser transmitido por contacto con cadáveres humanos o animales infectados, además de prendas de vestir, agujas y otros objetos contaminados.

En Guatemala el gobierno ha instalado cámaras térmicas en el Aeropuerto Internacional de La Aurora, en la capital del país, para detectar la temperatura corporal de los pasajeros. Un grupo de agentes trabajará con el equipo las 24 horas del día. En caso de identificar a una persona que presente fiebre, verificarán su pasaporte para determinar si ha estado en África, y luego la enviarán para realizarse un examen clínico. Según el caso, el viajante puede ser dejado en cuarentena, según el Ministerio de Salud de Guatemala.





Si bien hasta el momento no se han confirmado casos del letal virus del Ébola en Latinoamérica, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) está preparándose para ayudar a las autoridades sanitarias a combatir la enfermedad en caso de que irrumpa en la región.

La OPS, que presta servicios como Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) está movilizando equipos de médicos y epidemiólogos con experiencia en brindar respuestas ante brotes de enfermedades para que ayuden a los estados miembro de América Central y del Sur y el Caribe a responder ante casos de ébola.

Misiones de OPS/OMS visitarán los países miembro durante noviembre y diciembre para evaluar cuán preparados están dichas naciones para detectar, tratar y contener los casos del letal virus que puedan llegar desde el extranjero.

Si se detecta un caso de ébola en un país de Latinoamérica o el Caribe, expertos médicos de OPS/OMS y representantes de la Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN) se desplazarán al país afectado para ayudar a las autoridades sanitarias a implementar sus planes de respuesta.

“Existe un riesgo real de que el ébola ingrese a Latinoamérica y el Caribe”, declaró la Dra. Carissa F. Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), a los representantes de diversos países sudamericanos en una conferencia que se realizó en La Habana el 20 de octubre. “La región tiene que estar adecuadamente preparada”.

La cooperación internacional es crucial para contener el ébola, en el evento de que aparezca algún caso en Latinoamérica o el Caribe. Al mismo tiempo, cada país debe individualmente “tomar las medidas que correspondan dentro de su jurisdicción, con los recursos disponibles”, para estar preparados para el virus, señaló Etienne durante una reunión de profesionales de la salud realizada en El Salvador el 17 de octubre.

Además de participar en los encuentros, la OPS/OMS está trabajando estrechamente con los ministros de salud de sus países miembro para garantizar que cuenten con las políticas, procedimientos y recursos humanos necesarios para tratar y contener el ébola.

Las autoridades de la OPS/OMS están participando de una serie de sesiones de capacitación, tanto virtuales como presenciales, en temas tales como logística, preparativos y comunicación de los riesgos a la población. La capacitación también incluye la diseminación de protocolos y directrices para el control de infecciones y el uso de equipos de protección personal (PPE) para autoridades sanitarias y médicos de cada país. La OPS/OMS también ofrece orientación acerca del modo seguro de tomar y analizar muestras con agentes altamente patógenos, así como también de las mejores formas de realizar el seguimiento de la enfermedad y los procedimientos de laboratorio.

La OPS ha creado una fuerza de tarea especial para el ébola y un grupo de trabajo operativo para brindar asesoría y apoyo a los países miembro, ayudándolos a implementar estas recomendaciones:


Crear un fondo de emergencia del ébola, para cubrir los altos gastos del tratamiento de los pacientes infectados con el virus.

Monitorear potenciales casos de ébola entre viajeros internacionales y en centros de salud.

Ofrecer salas de aislamiento para tratar a los pacientes infectados con el virus, en centros de salud especialmente designados.

Realizar todos los análisis de laboratorio en conformidad con los mejores protocolos de bioseguridad.

Comunicarse con el público brindando información precisa sobre la enfermedad.


Para más información sobre las directrices de la OPS, visite el sitio web www.paho.org/ebola.

Mientras la OPS planifica para lograr una acción coordinada ante un brote de ébola, los países latinoamericanos preparan en forma individual planes y procedimientos de respuesta a nivel local.

Por ejemplo, con el soporte técnico de la OPS, las autoridades sanitarias hondureñas han establecido una Oficina Sanitaria de Vigilancia Internacional (OSVI) en el Aeropuerto Internacional Toncontín, en Tegucigalpa. Se instalarán oficinas similares también en aeropuertos de las ciudades de San Pedro Sula, La Ceiba y Roatán.

En Argentina, el Ministerio de Salud están elaborando protocolos sanitarios en puntos internacionales de ingreso para identificar a las personas infectadas. Antes de que un avión aterrice en Argentina, la tripulación debe reportar antes las autoridades sanitarias del país si algún pasajero presenta síntomas similares a los de la enfermedad del ébola, tales como fiebre alta, náuseas, vómitos y diarrea. Argentina también está utilizando un método especial de diagnóstico para confirmación rápida de presuntos casos de ébola.

Por su parte, las autoridades sanitarias de Chile se reunieron en un comité de médicos, entre ellos epidemiólogos, para respaldar las medidas de supervisión y control del ébola, según informó el Ministerio de Salud.

En Guatemala el gobierno ha instalado cámaras térmicas en el Aeropuerto Internacional de La Aurora, en la capital del país, para detectar la temperatura corporal de los pasajeros. Un grupo de agentes trabajará con ese equipo las 24 horas del día. En caso de identificar a una persona que presente fiebre, verificarán su pasaporte para determinar si ha estado en África, y luego la enviarán a realizarse un examen clínico. Según el caso, el viajante puede ser dejado en cuarentena, según el Ministerio de Salud de Guatemala.

Uruguay exige que todos los pasajeros que lleguen al país completen un cuestionario sobre su estado de salud, precisó el Ministerio de Salud del Uruguay al diario El Observador
el 9 de octubre.

Casi todos los casos de ébola se han producido en África Occidental


Con excepción de unos pocos casos detectados en Europa y Estados Unidos, casi todos los pacientes de ébola provienen de Liberia, Sierra Leona y Guinea.

La epidemia del ébola ha infectado aproximadamente a 10.000 personas y causado la muerte de 5.000, casi todas en África Occidental, según la Organización Mundial de la Salud. Los síntomas incluyen fiebre alta, dolor de cabeza, dolor muscular, vómitos, diarrea y debilidad general, y pueden aparecer hasta 21 días después de la exposición al virus. Quienes han sido expuestos al virus son contagiosos solamente mientras padecen los síntomas de la enfermedad. El ébola se transmite entre seres humanos mediante contacto directo con fluidos y secreciones corporales. También puede ser transmitido por contacto con cadáveres humanos o animales infectados, además de prendas de vestir, agujas y otros objetos contaminados.

En Guatemala el gobierno ha instalado cámaras térmicas en el Aeropuerto Internacional de La Aurora, en la capital del país, para detectar la temperatura corporal de los pasajeros. Un grupo de agentes trabajará con el equipo las 24 horas del día. En caso de identificar a una persona que presente fiebre, verificarán su pasaporte para determinar si ha estado en África, y luego la enviarán para realizarse un examen clínico. Según el caso, el viajante puede ser dejado en cuarentena, según el Ministerio de Salud de Guatemala.


Entidades internacionales, como por ejemplo, ROTARY, si no están participando ya en esta cruzada anti-ébola, deberían ser contactadas para involucrarse en ella, por su potencial financiero y humano, así como por la enorme capacidad de su red de contactos en varios países de otros continentes y no sólo en América Latina. Ay, qué triste
Share