Ataca crimen organizado a camiones comerciales que transportan alcohol en América

Por Dialogo
octubre 22, 2013




Fuerzas de seguridad en América combaten una extendida racha de robos de cargamentos de camiones y trenes comerciales por parte de miembros del crimen organizado. Los robos de cargamentos causan miles de millones de dólares en pérdidas anuales a operadores de trenes y camiones, fabricantes de bienes que son robados, tiendas al menudeo y restaurantes y consumidores. Estas pérdidas no sólo dañan a individuos y negocios, sino que también a las economías de países enteros, de acuerdo con analistas de seguridad.
Dos de los tres países que experimentaron las mayores tasas de robo de cargamentos en el mundo durante 2012 y la primera mitad de 2013 –Brasil y México– están en América, de acuerdo con un reporte de FreightWatch International, una compañía global de seguridad.
La compañía trabaja con muchas empresas de camiones comerciales y operadores de trenes. Brasil experimentó el nivel más alto de robo de cargamentos, seguido por Sudáfrica y México, de acuerdo con el reporte de FreightWatch.

De alimentos a electrónicos

Los camiones y trenes comerciales transportan muchos tipos de bienes a lo largo de América. Los miembros del crimen organizado atacaban más frecuentemente camiones y trenes que transportan alimentos, incluidas las bebidas alcohólicas, de acuerdo con el reporte de FreightWatch. Los ladrones también robaban materiales de construcción, como cargamentos de acero y madera, cargamentos de cigarros y artículos electrónicos, como teléfonos celulares, computadoras y televisores.
Los grupos del crimen organizado se enfocan en estos artículos porque pueden venderlos rápidamente para obtener ganancias fáciles, dijo Ron Greene, vicepresidente de operaciones globales de FreightWatch. La compañía a menudo trabaja con autoridades policíacas y militares para ofrecer seguridad a camioneros comerciales y operadores de trenes.

Brasil

Brasil sufre hasta 10,000 robos de cargamentos anualmente, precisó. “Tenemos algunos reportes que indican que hay hasta 10,000 robos de cargamentos al año en Brasil”, dijo Green, al tiempo que señaló que Brasil y Argentina tienen las cantidades más altas de robos en el hemisferio sur.
Los robos de teléfonos celulares, computadoras y otros dispositivos electrónicos cuestan a la economía brasileña alrededor de 49 millones de dólares al año, de acuerdo con reportes publicados. En general, los robos de cargamentos de todo tipo le cuestan a la economía brasileña 442 millones de dólares al año. El problema es tan serio que algunas compañías de seguros se niegan a asegurar ciertos productos, como electrónicos y cigarros, que suelen ser robados por ladrones en Brasil, de acuerdo con reportes publicados.
Alrededor del 25% de todos los robos de cargamentos en Brasil ocurren en dos tramos de la Carretera BR-116, el tramo Presidente Dutra entre Sao Paulo y Río de Janeiro, y el área Regis Bittencourt entre Sao Paulo y Curitiba. El hecho de que esta carretera esté cerca de grandes ciudades, en las que los bienes robados podrían venderse y distribuirse con rapidez, la hace atractiva para los ladrones, dijeron las autoridades.
Los ladrones de cargamentos en Brasil suelen robar alimentos, bebidas, artículos electrónicos, cigarros y medicamentos, de acuerdo con la Asociación Nacional de Transporte de Carga y Logística.

Iniciativa de seguridad

En semanas recientes, la Federación del Transporte de Carga firmó un acuerdo con la Policía Civil de Brasil para desarrollar estrategias para combatir el robo de cargamentos en todo el país.
El acuerdo es algo positivo, dijo Green.
“Estamos observando muy de cerca, somos promotores del cambio y tenemos esperanzas de que, junto con los cuerpos policíacos, los militares y el sector privado, mitigaremos este riesgo”, expresó. “Hace falta un esfuerzo combinado para combatir el robo de cargamentos. Estamos muy optimistas en cuanto a que podremos mejorar esta situación”.

Mejor seguridad en Argentina

En Argentina, el número de incidentes de robo de cargamentos disminuyó de 1,707 en 2011 a 1,211 en 2012, una disminución del 29%. Más del 50% de estos crímenes ocurren en la región de Buenos Aires, dijeron las autoridades.
Una mayor vigilancia policíaca en las carreteras en las que el robo de cargamentos es frecuente ayudó a disminuir el número de robos, dijeron funcionarios.
En agosto de 2013, las autoridades crearon una dependencia gubernamental para combatir el robo de cargamentos. La dependencia es formada por el Ministerio de Seguridad y Justicia, el Procurador General de la ciudad de Buenos Aires, el Ministerio de Salud, la Dirección Nacional de Migraciones y la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires.

Guatemala

Las fuerzas de seguridad de Guatemala también combaten los altos niveles de robo de cargamentos.
El Ministerio Público de Guatemala estimó que los ladrones de cargamentos cometieron en promedio 18 robos semanales de camiones comerciales en 2010, de acuerdo con un estudio titulado: “Seguridad de la cadena de suministro en Latinoamérica”. El reporte fue publicado en marzo de 2013 por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). La policía guatemalteca reportó mayores niveles de robo de camiones, con un promedio de 200 robos mensuales en 2010.
La mayoría de los robos ocurrieron en la Carretera Interamericana (CA-1), la Carretera del Atlántico (CA-9) y la Carretera del Pacífico (CA-2). Los asaltantes atacaron más a menudo en los departamentos de Escuintla, Santa Rosa, Retalhuleu y Suchitepequez.

Colombia

Colombia ha logrado grandes avances en mejorar la seguridad de la entrega de cargamentos.
En el año 2000, las autoridades registraron 3,260 incidentes de robo de cargamentos, de acuerdo con el Ministerio de Defensa Nacional. Hubo sólo 214 robos de cargamentos de enero a agosto de 2013, de acuerdo con el ministerio.
Colombia ha combatido el robo de cargamentos por más de una década. De acuerdo con estadísticas publicadas por el Ministerio de Defensa Nacional en Colombia, hubo 3,260 robos de cargamentos en el 2000 y sólo 214 entre enero y agosto de 2013.
Muchos de los robos fueron cometidos por miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), dos organizaciones rebeldes que están involucradas con el robo de cargamentos y otras actividades criminales.
Share