Triángulo Norte: La propuesta de Honduras ante las amenazas criminales

Northern Triangle: Honduras’s Proposal against Criminal Threats

Por Kay Valle/Diálogo
octubre 26, 2016

Los habitantes de los países del Triángulo Norte centroamericano (El Salvador, Guatemala y Honduras) tienen un enemigo en común: las pandillas. Estas asociaciones ilícitas se dedican a la extorsión, lavado de activos, tráfico de drogas, asesinato, secuestro y tráfico de armas; por esto es que los fiscales generales Douglas Meléndez, de El Salvador; Thelma Aldana, de Guatemala; y Fernando Chinchilla, de Honduras, firmaron un acuerdo para que los tres países puedan atacar a las pandillas frontalmente, según el portavoz del ministerio Público de Honduras, Yuri Mora. El acuerdo llamado Estrategia del Triángulo Norte Contra Pandillas, se firmó en la Ciudad de Guatemala el 11 de agosto de 2016, donde será su sede. Entre otras cosas, es "una base de datos que contiene información sobre los integrantes de maras y pandillas y estará a la disposición de los ministerios Públicos", detalló Mora. Cada ministerio Público de la región contará con unidades élite, es decir con personal de inteligencia que manejará la información confidencial, como datos personales y detalles de los operativos que se realicen. En el caso de Honduras, se seleccionó personal de la Agencia Técnica de Investigación Criminal, de la dirección de Fiscales y del ministerio Público para servir como contactos que estarán en comunicación con todas las unidades élite de la región. Primer objetivo La idea de formar esta fuerza conjunta para contrarrestar a las pandillas surgió del presidente hondureño Juan Orlando Hernández, quien propuso el plan a sus homólogos de Guatemala y de El Salvador en julio. En esa ocasión, el presidente Hernández dijo que “es la conformación de un esfuerzo trinacional entre Honduras, Guatemala y El Salvador para enfrentar uno de los fenómenos delincuenciales [pandillas] que más daño, muerte y sangre ha generado entre los ciudadanos". Mora le dijo a Diálogo que el combate frontal contra las pandillas pretende que estos grupos dejen de asesinar, extorsionar y hacer narcomenudeo, y que Honduras no sea más un puente de tráfico de drogas. Por esa razón, los ministerios Públicos del Triángulo Norte tendrán como objetivo principal combatir la extorsión, que es el delito que golpea directamente a los ciudadanos. De acuerdo con cifras de la Fuerza Nacional Antiextorsión, los pandilleros realizan el 80 por ciento de las extorsiones cobradas a los dueños de negocios, mientras que los competidores de negocios en el área y los familiares de los dueños realizan el otro 20 por ciento. Fuerzas del orden cooperan en operativos El Teniente Coronel Santos Nolasco, portavoz de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional de Honduras, dijo que cuando el ministerio Público realice operativos, recibirá el apoyo de las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional, Migración y Extranjería, la Corte Suprema de Justicia y otras fuerzas del orden y operadores de justicia, según lo ameriten las circunstancias. Con esta táctica "lucharemos contra el fenómeno de este tipo de estructuras criminales [las pandillas], y unificaremos una estrategia transnacional de intercambio de información y planificación de operaciones transnacionales", aseguró el Tte. Cnel. Nolasco. “[Tenemos] la necesidad de unir esfuerzos para ser más efectivos en el cumplimiento de las políticas de seguridad, ya que la ciudadanía está siendo afectada por los altos niveles de violencia que se generan desde las estructuras criminales”, remarcó. Es por eso que la implementación de las fuerzas en los operativos anti delincuenciales beneficiará de manera directa a las poblaciones asentadas en los límites fronterizos de las naciones que integran el Triángulo Norte. Estas contribuirán a disminuir de manera significativa los niveles de violencia, efecto que se extenderá a nivel general en los territorios de los estados involucrados. Honduras y Guatemala comparten 256 kilómetros de frontera, mientras que Honduras y El Salvador comparten 375 kilómetros de frontera. De acuerdo con el Tte. Cnel. Nolasco, en ambas fronteras se establecerán los puestos de control necesarios para lograr los objetivos antes mencionados. La fortaleza será el trabajo en conjunto De acuerdo con investigaciones del ministerio Público de Honduras, la fuerza que las pandillas tienen en la región se debe a que son apoyadas por otras organizaciones criminales. Al respecto, Mora dijo que "para combatir la comisión de delitos, es de suma importancia golpear a las estructuras criminales en sus bienes y cuentas bancarias y capturar a los cabecillas". Para el asesor y auditor de seguridad hondureño Edgardo Mejía, la experiencia de Honduras será de suma importancia en los operativos que realicen las fuerzas de tarea conjunta, ya que es uno de los países del Triángulo Norte que está mejor capacitado para hacer frente a las pandillas, pues fortaleció a los operadores de justicia y a los sistemas carcelarios. "Si se desea hacer frente al problema de las pandillas se deben tener otros países aliados además de los países que integran el tratado. La colaboración con los países de la región debe volverse una tradición, ya que el primer beneficio para los ciudadano será la recuperación de territorios, además de los beneficios económicos y sociales", señaló el asesor. Mejía hace dos recomendaciones esenciales para la lucha contra las pandillas: los países del Triángulo Norte deberán hacer cambios a sus leyes penales para bajar la edad de castigo y cambiar el "estatus" de los pandilleros de guerrilleros urbanos a subversivos urbanos, es decir, personas que desordenan el orden establecido de un Estado.
Share