Se tambalea liderazgo de Nicolás Maduro ante la Fuerza Armada

Maduro se queda cada vez más aislado y solo tiene el apoyo parcial de la cúpula militar.
Gustavo Arias Retana/Diálogo | 7 marzo 2019

Relaciones Internacionales

El líder opositor venezolano Juan Guaidó saluda a la multitud a su llegada a Caracas el 4 de marzo de 2019, a pesar de que el régimen de Maduro lo amenazó con arresto si salía del país. (Foto: Ronaldo Schemidt, AFP)

Desde que Juan Guaidó se juramentó como presidente encargado de Venezuela, el 23 de enero de 2019 la constante en la Fuerza Armada es la misma: cada día más uniformados le dan la espalda al régimen de Nicolás Maduro. Según Guaidó, la cifra ya rondaría los 600 militares. La posición de quienes dejan a Maduro es clara: consideran que el chavista viola la Constitución y que el representante elegido por el pueblo es Guaidó.

Los simpatizantes de Juan Guaidó, participan en un mitin en Caracas, el 23 de febrero de 2019, para protestar contra la detención en la frontera con Colombia de cientos de toneladas de ayuda humanitaria para Venezuela. (Foto: Matías Delacroix, AFP)

“Declaramos, con toda responsabilidad, que nos apegamos a nuestro juramento de defender a nuestro pueblo y hacer respetar las leyes y la Constitución de nuestra República”, dijo el 17 de enero en un video el Teniente del Ejército Bolivariano de Venezuela Josué Hidalgo Azuaje, en representación de un grupo de militares venezolanos exiliados en Perú. “Desconocemos a Nicolás Maduro Moros como presidente de Venezuela y comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana”.

La postura del Tte. Azuaje no solo representa el sentir de muchos mandos militares medios refugiados fuera de Venezuela. También coincide con la realidad que se vive al interior de la Fuerza Armada, ya que según analistas y militares exiliados, el respaldo a la gestión de Nicolás Maduro es cada vez menor.

El General retirado del Ejército Bolivariano de Venezuela Antonio Rivero, quien se mantiene exiliado en los Estados Unidos, y José Ricardo Thomas, politólogo de la Universidad Central de Venezuela, coinciden en que las diferencias entre la Fuerza Armada y Maduro no son nuevas. Ambos consideran que se incrementaron desde que el líder chavista asumió su nuevo mandato, el 10 de enero de 2018, pese a que la Asamblea Nacional de Venezuela y la comunidad internacional lo consideran inconstitucional.

Las muestras del descontento dentro de los cuerpos militares venezolanos son claras. Una publicación del 21 de enero de soldados exiliados en Colombia desconoce a Maduro como cabeza de la Fuerza Armada. Ese mismo día hubo un intento de revuelta de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana, en Caracas. En la intentona fueron detenidos 27 militares. Además, el 23 de febrero, día en que Guaidó intentó llevar ayuda humanitaria a Venezuela a través de las fronteras de Brasil y Colombia, se contabilizaron al menos 100 militares que abandonaron la Fuerza Armada y pidieron refugio en Colombia.

Maduro solo controla los altos mandos

Para Thomas, el liderazgo de Maduro solo tiene peso sobre parte de la cúpula militar, ya que la mayoría, en los puestos más bajos, también sufren la crisis. Por lo tanto, cuestionan las decisiones del líder chavista.

Los venezolanos celebran el regreso del líder opositor y presidente interino de Venezuela Juan Guaidó, quien llegó a Caracas después de una gira por Latinoamérica el 4 de marzo de 2019. (Foto: Matías Delacroix, AFP)

“Donde parece que mantiene cierto respaldo es en los altos mandos, porque ellos están incluidos en los negocios del chavismo y Maduro les ha incrementado su participación política para tenerlos de aliados. La información sobre lo que pasa en realidad en los cuarteles entre los altos mandos y el resto de los militares no es fluida, hay mucha especulación; pero un hecho comprobable es que [del 2018 al 2019] sumamos ya siete intentos de revuelta interna; eso es un signo claro del descontento”, dijo Thomas a Diálogo. “Los cargos bajos sufren la crisis como la sufre el resto de venezolanos que no están relacionados con Maduro, entonces el descontento está ahí”.

Además, la decisión de Maduro de asumir un nuevo mandato ilegítimo según opositores y la comunidad internacional es una situación que, según el Gral. Rivero, aumenta el rechazo a su gestión. Los militares, explica, son, por formación, fieles a la estructura; Maduro no solo violaría la Constitución, sino que al no ser un presidente legítimo tampoco sería la cabeza legítima de la Fuerza Armada.

“Hay un efecto difícil de medir, porque solo la cúpula militar se expresa, y ellos están a favor de Maduro; pero sabemos que hay un rechazo interno importante a esta nueva asunción ilegal de Nicolás Maduro al poder, y eso impulsa a muchos militares a expresar su descontento”, detalló a Diálogo el Gral. Rivero. “Para la Fuerza Armada tener un comandante ilegítimo no debería ser una opción viable”. 

La figura de Guaidó

Según el oficial retirado, otro factor que influye en ese debilitamiento militar es el liderazgo que asumió Guaidó ante la Asamblea Nacional y su autonombramiento como presidente encargado de Venezuela. “Parte de los militares esperaban la juramentación para mostrar su respaldo ante la ilegalidad de Maduro. Hay un reconocimiento de que Maduro usurpa el poder, y es posible que más militares se pongan al mando de Guaidó”, agregó.

Además, la Asamblea Nacional, dirigida por Guaidó, se comprometió a aprobar una ley de amnistía dirigida a funcionarios civiles o militares que colaboren en la restitución del orden constitucional. Al menos 50 países reconocen a Guaidó como presidente, entre ellos los Estados Unidos y la mayoría de naciones latinoamericanas.

Tras la juramentación de Guaidó, el secretario de Estado de los EE. UU. Mike Pompeo pidió la renuncia de Maduro, y el respaldo y protección de los militares venezolanos por la democracia y los ciudadanos venezolanos. “El pueblo venezolano ha sufrido ya bastante la desastrosa dictadura de Nicolás Maduro”, dijo Pompeo por Twitter. “Instamos a Maduro a que se haga a un lado en favor de un líder legítimo que refleja la voluntad del pueblo venezolano”.

La coyuntura es compleja, Venezuela sigue en las calles, y el liderazgo de Maduro es cada vez más débil. En medio de la crisis, la Fuerza Armada parece retomar poco a poco el camino del orden constitucional.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 83
Cargando las Conversaciones