• Home »
  • Uncategory »
  • Nicaraguan Army BECO Soldiers Brave Deadly Threats to Protect the Nation’s Ecology

Soldados del BECO del Ejército de Nicaragua enfrentan amenazas mortales para proteger el medio ambiente del país

Nicaraguan Army BECO Soldiers Brave Deadly Threats to Protect the Nation’s Ecology

Por Dialogo
diciembre 09, 2014




El Batallón Ecológico (BECO) del Ejército de Nicaragua libra una singular batalla en múltiples frentes para proteger uno de los recursos más valiosos del país: su medio ambiente.

Desde enero de 2012, sus 700 soldados han salvado cientos de animales protegidos de cazadores furtivos, han confiscado millones de pies de madera producto de la tala ilegal, han protegido a numerosas comunidades indígenas de invasores de tierra y han destruido docenas de cultivos de marihuana. Incluso han montado guardia armada las 24 horas para proteger a las tortugas de mar cuando desovan en la playa.

Proteger el medio ambiente puede ser peligroso. Este crudo hecho ha sido puesto de relieve el 5 de noviembre, cuando traficantes de droga asesinaron a un destacado miembro del Batallón Ecológico durante un combate armado cerca de la Reserva de Biósfera de Bosawás en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) de Nicaragua.

Soldados del Batallón Ecológico y agentes de la Policía Nacional de Nicaragua estaban realizando un patrullaje conjunto a tempranas horas de la mañana en una zona remota altamente boscosa conocida como Parawas cuando encontraron varios civiles armados con escopetas y rifles, según informó un portavoz del Ejército a El Nuevo
Diario
. Los hombres armados presuntamente cultivaban marihuana en la zona.

La confrontación se convirtió en un combate armado durante el cual el Sargento Marlon Antonio Zeledón García del Batallón Ecológico recibió múltiples disparos y falleció. Él era un soldado "destacado", según un comunicado del Ejército. Como muchos integrantes del Batallón Ecológico, Zeledón García era residente de la zona en la que murió tratando de proteger, ya que era del pequeño pueblo de Wany, en el municipio Siuna de la RAAN.

Aunque los pistoleros huyeron después del tiroteo, las fuerzas de seguridad posteriormente capturaron a dos de los hombres. Las autoridades policiales identificaron a los sospechosos como Nelson Herrera Castellón, de 19 años, y Pablo Armando Arauz, de 30, informó El Nuevo Diario.


Violencia anterior contra el Batallón Ecológico


El Sargento Zeledón García no ha sido el primer soldado del Ejército de Nicaragua en morir en defensa del medio ambiente.

En octubre de 2013, el Sargento Luis Enrique Núñez Guevara, de 32 años, fue muerto en un combate armado con un grupo delictivo que operaba una plantación de marihuana en el municipio de Siuna en la RAAN. El tiroteo comenzó durante una misión emprendida por el Batallón Ecológico con el fin de destruir 13.000 plantas de marihuana que estaban siendo cultivadas por el grupo delictivo.

Y en septiembre de 2012, otro integrante del Batallón Ecológico, el Sargento de Segunda Clase Joseph Wilmer García Méndez, de 28 años, fue asesinado cuando comandaba una patrulla de seis hombres para investigar informes de actividad delictiva, 40 kilómetros al suroeste de la ciudad de Siuna, según reportó El
Nuevo Diario
. La patrulla hizo frente a un grupo de civiles, dos de los cuales sacaron pistolas y empezaron a disparar, dando muerte al sargento e hiriendo a otros dos soldados. Otros integrantes de la patrulla respondieron al fuego y dieron muerte a los dos pistoleros.

Defensa de los recursos naturales


A pesar de las pérdidas humanas que ha sufrido, el BECO ha logrado numerosos éxitos desde que inició sus operaciones en el campo en enero de 2012.

Encargado de defender los recursos naturales en más de 70 áreas protegidas, incluyendo los 20.000 kilómetros cuadrados de la Reserva de Biósfera de Bosawás en la costa del Caribe, las unidades del BECO operan desde más de dos docenas de puestos de "control de bosques" integrados por 20 hombres. Los mismos han sido entrenados no solamente en técnicas militares, sino también en legislación y ciencia ambiental básicas.

Junto con sus rifles militares, los soldados también llevan palas para poder plantar árboles en áreas amenazadas por la deforestación. La cobertura de bosques de Nicaragua ha caído de 63 a 40 por ciento desde 1983, a causa de la tala ilegal que realizan grupos delictivos, según un reporte de BBC News. Si la proporción de la tala continúa sin bajar, para 2030 solo cerca del 25 por ciento del país estará cubierto por bosques, lo que podría contribuir al cambio climático.

Los miembros del Batallón Ecológico provienen de muy diversos orígenes, según el Comandante del BECO, Teniente Coronel del Ejército Marvin Paniagua. Muchos soldados del BECO hablan las lenguas indígenas de las zonas que patrullan, tales como el mayagna y el miskitu.

“Ellos aman a Nicaragua y están muy comprometidos con nuestra misión", expresó.

Operaciones exitosas del BECO


Las fuerzas del BECO han cosechado una serie de exitosas operaciones de seguridad.

Ellos han confiscado más de 2,7 millones de pies de madera producto de la tala ilegal, han rescatado y regresado a la vida silvestre a más de 100 aves exóticas que habían sido capturadas por contrabandistas de vida silvestre, han capturado a 218 personas sospechosas de delitos ambientales tales como cosechar madera sin permiso, han descubierto 21 plantaciones de marihuana y destruido más de 257.700 plantas de marihuana y han plantado más de 10.000 árboles en áreas deforestadas.

Los soldados del BECO también han impedido que más de 600 colonos ilegales entren a zonas protegidas.

Las fuerzas de seguridad de nicaragüenses han demostrado su eficiencia en el control del territorio y en lograr reducir el tráfico ilegal de drogas y madera, principalmente en la costa del Atlántico.

Además de sus deberes regulares de protección del medio ambiente, los soldados del BECO también prestan auxilio a la población civil durante desastres naturales, así como en eventos medioambientales de temporada. Por ejemplo, cada verano los soldados del BECO montan guardia en las playas de la costa del Pacífico para proteger a las amenazadas tortugas marinas que vienen a la zona cada año para hacer sus nidos en la arena y poner sus huevos.

Julieta Pelcastre contribuyó en este artículo
.



El Batallón Ecológico (BECO) del Ejército de Nicaragua libra una singular batalla en múltiples frentes para proteger uno de los recursos más valiosos del país: su medio ambiente.

Desde enero de 2012, sus 700 soldados han salvado cientos de animales protegidos de cazadores furtivos, han confiscado millones de pies de madera producto de la tala ilegal, han protegido a numerosas comunidades indígenas de invasores de tierra y han destruido docenas de cultivos de marihuana. Incluso han montado guardia armada las 24 horas para proteger a las tortugas de mar cuando desovan en la playa.

Proteger el medio ambiente puede ser peligroso. Este crudo hecho ha sido puesto de relieve el 5 de noviembre, cuando traficantes de droga asesinaron a un destacado miembro del Batallón Ecológico durante un combate armado cerca de la Reserva de Biósfera de Bosawás en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) de Nicaragua.

Soldados del Batallón Ecológico y agentes de la Policía Nacional de Nicaragua estaban realizando un patrullaje conjunto a tempranas horas de la mañana en una zona remota altamente boscosa conocida como Parawas cuando encontraron varios civiles armados con escopetas y rifles, según informó un portavoz del Ejército a El Nuevo
Diario
. Los hombres armados presuntamente cultivaban marihuana en la zona.

La confrontación se convirtió en un combate armado durante el cual el Sargento Marlon Antonio Zeledón García del Batallón Ecológico recibió múltiples disparos y falleció. Él era un soldado "destacado", según un comunicado del Ejército. Como muchos integrantes del Batallón Ecológico, Zeledón García era residente de la zona en la que murió tratando de proteger, ya que era del pequeño pueblo de Wany, en el municipio Siuna de la RAAN.

Aunque los pistoleros huyeron después del tiroteo, las fuerzas de seguridad posteriormente capturaron a dos de los hombres. Las autoridades policiales identificaron a los sospechosos como Nelson Herrera Castellón, de 19 años, y Pablo Armando Arauz, de 30, informó El Nuevo Diario.


Violencia anterior contra el Batallón Ecológico


El Sargento Zeledón García no ha sido el primer soldado del Ejército de Nicaragua en morir en defensa del medio ambiente.

En octubre de 2013, el Sargento Luis Enrique Núñez Guevara, de 32 años, fue muerto en un combate armado con un grupo delictivo que operaba una plantación de marihuana en el municipio de Siuna en la RAAN. El tiroteo comenzó durante una misión emprendida por el Batallón Ecológico con el fin de destruir 13.000 plantas de marihuana que estaban siendo cultivadas por el grupo delictivo.

Y en septiembre de 2012, otro integrante del Batallón Ecológico, el Sargento de Segunda Clase Joseph Wilmer García Méndez, de 28 años, fue asesinado cuando comandaba una patrulla de seis hombres para investigar informes de actividad delictiva, 40 kilómetros al suroeste de la ciudad de Siuna, según reportó El
Nuevo Diario
. La patrulla hizo frente a un grupo de civiles, dos de los cuales sacaron pistolas y empezaron a disparar, dando muerte al sargento e hiriendo a otros dos soldados. Otros integrantes de la patrulla respondieron al fuego y dieron muerte a los dos pistoleros.

Defensa de los recursos naturales


A pesar de las pérdidas humanas que ha sufrido, el BECO ha logrado numerosos éxitos desde que inició sus operaciones en el campo en enero de 2012.

Encargado de defender los recursos naturales en más de 70 áreas protegidas, incluyendo los 20.000 kilómetros cuadrados de la Reserva de Biósfera de Bosawás en la costa del Caribe, las unidades del BECO operan desde más de dos docenas de puestos de "control de bosques" integrados por 20 hombres. Los mismos han sido entrenados no solamente en técnicas militares, sino también en legislación y ciencia ambiental básicas.

Junto con sus rifles militares, los soldados también llevan palas para poder plantar árboles en áreas amenazadas por la deforestación. La cobertura de bosques de Nicaragua ha caído de 63 a 40 por ciento desde 1983, a causa de la tala ilegal que realizan grupos delictivos, según un reporte de BBC News. Si la proporción de la tala continúa sin bajar, para 2030 solo cerca del 25 por ciento del país estará cubierto por bosques, lo que podría contribuir al cambio climático.

Los miembros del Batallón Ecológico provienen de muy diversos orígenes, según el Comandante del BECO, Teniente Coronel del Ejército Marvin Paniagua. Muchos soldados del BECO hablan las lenguas indígenas de las zonas que patrullan, tales como el mayagna y el miskitu.

“Ellos aman a Nicaragua y están muy comprometidos con nuestra misión", expresó.

Operaciones exitosas del BECO


Las fuerzas del BECO han cosechado una serie de exitosas operaciones de seguridad.

Ellos han confiscado más de 2,7 millones de pies de madera producto de la tala ilegal, han rescatado y regresado a la vida silvestre a más de 100 aves exóticas que habían sido capturadas por contrabandistas de vida silvestre, han capturado a 218 personas sospechosas de delitos ambientales tales como cosechar madera sin permiso, han descubierto 21 plantaciones de marihuana y destruido más de 257.700 plantas de marihuana y han plantado más de 10.000 árboles en áreas deforestadas.

Los soldados del BECO también han impedido que más de 600 colonos ilegales entren a zonas protegidas.

Las fuerzas de seguridad de nicaragüenses han demostrado su eficiencia en el control del territorio y en lograr reducir el tráfico ilegal de drogas y madera, principalmente en la costa del Atlántico.

Además de sus deberes regulares de protección del medio ambiente, los soldados del BECO también prestan auxilio a la población civil durante desastres naturales, así como en eventos medioambientales de temporada. Por ejemplo, cada verano los soldados del BECO montan guardia en las playas de la costa del Pacífico para proteger a las amenazadas tortugas marinas que vienen a la zona cada año para hacer sus nidos en la arena y poner sus huevos.

Julieta Pelcastre contribuyó en este artículo
.
Me siento conforme con los artìculos e informaciòn que recibo. Felicito a diàlogo.
Martin Domenack . PERU.. que opinan de la campora que esta en todos los ases de país
Share