Guatemala recibe respaldo de fuerzas armadas vecinas

Las fuerzas armadas resultan ser esenciales en las tareas de respuesta ante la emergencia del volcán de Fuego.
Jennyfer Hernández/Diálogo | 26 junio 2018

Respuesta Rápida

El Comando Sur de los EE. UU. movilizó un avión C-17 de la Fuerza Aérea para evacuar a seis niñas guatemaltecas, víctimas de quemaduras por el desastre del volcán de Fuego, en Guatemala. (Foto: Sargento Segundo de la Guardia Aérea Nacional de los EE. UU. Edward Staton)

A pocos días de la erupción del volcán de Fuego el 3 de junio en los departamentos guatemaltecos de Sacatepéquez, Chimaltenango y Escuintla, las fuerzas armadas de países amigos intervinieron para brindar apoyo al Gobierno de Guatemala. El objetivo: trasladar a una docena de lesionados necesitados de tratamiento intensivo y especializado.

Aeronaves de la Fuerza Aérea de los EE. UU. y de la Secretaría de Marina de México despegaron del Aeropuerto Internacional La Aurora en Ciudad de Guatemala entre el 6 y el 10 de junio con niños y adultos víctimas de quemaduras serias, algunas en casi el 80 por ciento del cuerpo. Los lesionados reciben el cuidado necesario en sus centros de rehabilitación de destino.

“Estamos muy contentos y agradecidos por las llamadas de fortaleza que han demostrado la mayor parte de países de la región”, dijo a Diálogo Sergio Cabañas, secretario general de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED). “La ayuda que recibimos después de la tragedia fue un enorme gesto de amor para aquellos que lo perdieron todo”.

Traslado hacia Texas

El 6 de junio, un avión C-17 Globemaster III de la Fuerza Aérea de los EE. UU. se llevó a seis niñas guatemaltecas hacia Galveston, Texas. El Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM) despachó la aeronave desde el Ala de Transporte Nº. 172, ubicada en Jackson, Misisipi, junto a una tripulación de evacuación aeromédica del Centro Médico Brooke del Ejército de los EE. UU. en Fort Sam Houston, Texas.

Elementos especializados en cuidados intensivos de menores y profesionales para el tratamiento de quemaduras participaron del esfuerzo. Las niñas reciben atención en un centro pediátrico de la cadena de hospitales infantiles Shriners, en Galveston. Shriners es una organización sin fines de lucro del estado de la Florida, con 22 instalaciones médicas a lo largo de los Estados Unidos.

“Los hospitales Shriners están preparados de manera singular para responder a una tragedia de esta proporción ya que cuentan con hospitales especializados para quemaduras en todo el país”, declaró John McCabe, vicepresidente ejecutivo de los hospitales infantiles Shriners. “Tenemos una larga historia de movilizarnos en todas parte del mundo y estamos dedicados a ayudar a estos niños”.

Las operaciones de transporte fueron coordinadas a través de SOUTHCOM y el Ministerio de Salud de Guatemala dos días después del desastre, destacó Cabañas. Asimismo, la Fuerza Aérea de Guatemala brindó apoyo logístico para la misión.

“Ellos [EE. UU.] llevaron a niños pequeños entre un año hasta los 16 años,” dijo a Diálogo Carlos Soto Menegazzo, ministro de Salud de Guatemala. “Esperamos en Dios que regresen los seis al país”.

La Secretaría de Marina de México contribuyó con ambulancias aéreas para trasladar hacia Ciudad de México a niños y adultos lesionados por el volcán de Fuego, en Guatemala. (Foto: AFP)

Apoyo urgente

Por su parte, la Secretaría de Marina de México, en coordinación con la Embajada de México en Guatemala, contribuyó con ambulancias aéreas para trasladar a niños y adultos lesionados durante varios días. Según destacó Soto, las víctimas fueron llevadas al Instituto Nacional de Rehabilitación en Ciudad de México, donde reciben atención que incluye cirugía y apoyo psicológico.

“Estos niños comprenden las edades desde los ocho hasta los 14 años […] fueron atendidos los primeros días en los hospitales Nacional Roosevelt, San Juan de Dios [en Ciudad de Guatemala] y [el hospital] de Escuintla,” explicó Soto. “Debido a su situación clínica, nosotros solicitamos a la Embajada de México un apoyo urgente para transportar a través de sus ambulancias móviles a siete niños quienes fueron evaluados por los doctores del Centro Nacional de Investigación y Atención de Quemados de México”.

Varios adultos con quemaduras de segundo y tercer grado también fueron evacuados hacia Cuidad de México, atenuando así la carga de los hospitales de Ciudad de Guatemala que se encuentran agobiados. Helicópteros del Agrupamiento Cóndor de la Secretaría de Seguridad Pública de México participaron de los esfuerzos de transporte.

Más allá del transporte aéreo, SOUTHCOM contribuyó con un donativo de equipos para apoyar a los rescatistas guatemaltecos que continúan su trabajo en el lugar del desastre. La donación incluyó detectores de gases peligrosos, herramientas y equipo de protección personal.

El Gobierno de los EE. UU. también empeñó un aporte inicial de US$ 300 000 en ayuda humanitaria. Asimismo, miembros de la Oficina de los Estados Unidos de Asistencia para Desastres en el Extranjero de la Agencia de los EE. UU. para el Desarrollo Internacional trabajan en Guatemala en la coordinación de asistencia para proveer agua potable, servicios sanitarios y artículos no alimenticios a los damnificados.

Acciones en la zona cero

En la zona de desastre, rescatistas y unidades del Ejército de las Fuerzas Armadas de Guatemala reanudaron las acciones de búsqueda el 13 de junio. El volcán sigue registrando explosiones que frenan las tareas de localización y extracción de cuerpos.

“Su [el Ejército de Guatemala] apoyo es total y absoluto desde el domingo 3 de junio. Ellos directamente colaboraron con el rescate de cuerpos en la llamada zona cero”, dijo Cabañas. “Los militares fueron clave para responder ante la emergencia y lograr rescatar a los vecinos que quedaron atrapados entre el flujo piroclástico que descendió. Ellos nos apoyan con la logística y seguridad en los 20 albergues oficiales que tenemos”.

Según el último informe de CONRED, publicado el 21 de junio, el volcán cobró la vida de 112 personas. Casi 200 personas se encuentran desaparecidas y más de 12 800 habitantes de comunidades de las faldas del volcán han sido evacuadas.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 21
Cargando las Conversaciones