Interceptan otro semisumergible en aguas caribeñas

Por Dialogo
noviembre 11, 2011

El 30 de septiembre esfuerzos multinacionales lograron interceptar con éxito otro semisumergible narcotraficante autopropulsado (SPSS) en el oeste del Mar Caribe.

Esta constituye la tercera intercepción de dichas embarcaciones en solo tres meses y otro importante golpe al narcotráfico por parte de una fuerza de tarea conjunta que lucha contra esta amenaza compartida al dirigir patrullas antidrogas en el Caribe.

“Para este equipo se trata del segundo caso que vincula a semisumergibles autopropulsados, y me siento muy orgulloso de que hayamos podido evitar que cocaína valuada en millones de dólares ingresara a las calles estadounidenses”, indicó el oficial a cargo del barco que operaba bajo el control de una fuerza de tarea multinacional.

La embarcación sospechosa fue divisada en aguas caribeñas y posteriormente interceptada por un helicóptero y por la tripulación de un barco a cargo de la persecución, a unos 320 kilómetros de las costas de Honduras.

La tripulación logró confiscar con éxito casi siete toneladas de cocaína de la embarcación, lo cual constituye el mayor decomiso de cocaína realizado en 2011 por esta fuerza multinacional, y representa casi un 33 por ciento de la cantidad total de la droga interceptada por agencias del orden público en los Estados Unidos.

Se estima que la carga de estupefacientes incautada en el semisumergible tendría en las calles un valor de más de US$ 200 millones y su destino final habría sido Estados Unidos, después de pasar por Honduras, Guatemala y México.

La creciente capacidad de intercepción de tráfico ilícito es resultado de una campaña multinacional e interagencial combinada, que incluye organismos del orden público, militar y de servicios de inteligencia de colaboradores y naciones aliadas.

“Seguiremos en guardia aquí y estaremos vigilando los movimientos”, agregó el comandante del buque.

Una vez descubierta, la tripulación de la embarcación ilegal la hundió, al creer erróneamente que así evitarían la persecución. No obstante, los individuos fueron detenidos según la Ley de Interdicción Marítima Contra el Narcotráfico, que determina el grado de delito de acuerdo con factores como si la tripulación trata de huir, intenta hundir el semisumergible o si lo logra.

En consecuencia, el grado de delito de la embarcación hundida es el máximo y su tripulación ahora lleva la pena de al menos 12 años de prisión.

El SPSS típico se construye en la selva y zonas remotas de Sudamérica. Puede medir hasta 30 metros de longitud, llevar cuatro o cinco tripulantes y más de 10 toneladas de carga ilegal por hasta unos 9.000 kilómetros.

Los narcotraficantes diseñan embarcaciones SPSS de modo tal que sean difíciles de divisar y puedan hundirse con facilidad en caso de que las detecten oficiales del orden público, lo cual complica la recuperación de la carga de contrabando, aunque no resulta imposible, tal como lo prueban logros recientes.



Share