MS-13 y Barrio 18 usan a mujeres y jovencitas como sicarias

Por Dialogo
octubre 31, 2013



Con cada vez mayor frecuencia, Mara Salvatrucha, Barrio 18 y otras pandillas callejeras violentas de Centroamérica reclutan mujeres y chicas adolescentes no sólo para transportar drogas y cobrar extorsiones, sino para actuar como sicarias.
Las pandillas de El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Costa Rica están utilizando a más mujeres y chicas adolescentes que nunca antes, de acuerdo con Jorge Santos, coordinador del Centro Internacional para Investigaciones en Derechos Humanos (CIIDH) en Guatemala.
Las pandillas callejeras en esos y otros países de Latinoamérica están utilizando a mujeres y chicas para cometer crímenes más violentos que antes, dijo Santos. Sin embargo, Mara Salvatrucha (que también es conocida como MS-13) y Barrio 18 parecen ser las pandillas que utilizan mujeres y chicas con mayor frecuencia, dijo Santos.
“Niños, adolescentes y mujeres están siendo entrenados por las pandillas MS-13 y Barrio 18 en el manejo de armas para que puedan ser usados como sicarios y en trabajos de inteligencia criminal”, explicó Santos.
Incluso chicas muy jóvenes que son parte de las pandillas están participando en la violencia. Por ejemplo, en julio del 2013, las fuerzas de seguridad guatemaltecas arrestaron a una chica de 13 años como sospechosa de participar en el asesinato de un hombre cerca de la Ciudad de Guatemala. Fue arrestada con otros dos menores, ambos hombres. Las fuerzas de seguridad requisaron dos armas de fuego a los sospechosos.

Respuesta unificada

Durante una conferencia en Honduras en agosto de 2013, representantes judiciales de los países que forman el Sistema de Integración de Centroamérica (SICA) acordaron desarrollar una política uniforme para combatir a las pandillas y a otros grupos del crimen organizado en Centroamérica.
“Esta iniciativa se trata de trabajar juntos, y hay pláticas sobre unificar los tipos de delitos, dado que hay nueve, para enfrentarlos del mismo modo dentro de los países miembros del SICA”, comentó Erick Laguna, un juez nicaragüense que preside sobre casos del crimen organizado.
En julio y mayo de 2013, fuerzas de seguridad de Guatemala y El Salvador, en un operativo conjunto, capturaron a 200 presuntos miembros de pandillas. Durante la operación, las fuerzas de seguridad capturaron a un líder de alto rango de MS-13, Ángel Roberto Interiano Calderón, un salvadoreño que es conocido como “El Capo”. Las fuerzas de seguridad también capturaron a dos presuntos líderes de Barrio 18, Nery Leonel Reyes Carranza, de Guatemala, y Adonias Joel Martínez, de Honduras. Martínez es conocido como “Cara Quemada”.

Aumentan pandilleras

Las pandillas siguen siendo predominantemente masculinas, pero el número de mujeres y chicas adolescentes que las integran está en aumento.
El estudio de 2007 “Maras y pandillas, comunidad y política en Centroamérica” encontró que 40 por ciento de los miembros de pandillas en Centroamérica eran mujeres o chicas adolescentes. El estudio fue realizado por la Agencia Sueca de Cooperación para el Desarrollo Internacional (SIDA).
El número de integrantes mujeres de pandillas varía de país a país, de acuerdo con los estudios. Por ejemplo, en Honduras se estima que un 20 por ciento de los integrantes de pandillas son mujeres o chicas adolescentes, reportó InsightCrime.com. Casi todos los miembros de pandillas en ese país pertenecen a MS-13 y Barrio 18.
Alrededor de 22.000 miembros de pandillas operan en Guatemala, de acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (“UNODC”). Al menos 15 por ciento de los miembros de pandillas en Guatemala son mujeres o chicas adolescentes, de acuerdo con la Policía Nacional Civil (PNC) de Guatemala. El número de mujeres en prisión en ese país se ha duplicado en ocho años. La mayoría de las presas fueron encarceladas por robo u homicidio.

Las pandilleras tienen que ser duras

Las mujeres y chicas adolescentes que quieren unirse a una pandilla tienen que demostrar valor y lealtad, soportar golpeos de iniciación y realizar “misiones” para pasar su “revisión” antes de ser admitidas a la pandilla, de acuerdo con el reporte “Mujeres violentas y violencia contra mujeres” de Interpeace, una organización internacional independiente con sede en Suiza.
Para unirse a MS-13 o Barrio 18, las mujeres y chicas adolescentes deben soportar golpeos que duran 13 segundos y 18 segundos respectivamente. También pueden unirse sosteniendo relaciones sexuales con varios miembros de la pandilla, de acuerdo con el reporte. Las mujeres que eligen ser golpeadas son más respetadas dentro de la pandilla.
MS-13 y Barrio 18 exigen a sus miembros lealtad de por vida. Dejar la pandilla se considera una traición, que la pandilla castiga con la muerte. Muchas mujeres deciden tratar de dejar una pandilla cuando se embarazan o después de dar a luz, de acuerdo con el reporte.
“Es muy difícil para las mujeres dejar la estructura de la organización criminal porque son dominadas por la pandilla, dominadas por su pareja, y en la condición de convertirse en madre, que (en algunos casos) las lleva a permanecer dentro de la pandilla”, indicó Santos.

‘La Diabla’

Lucía Pérez, una integrante de alto rango de MS-13, contó su historia a La Vanguardia en septiembre de 2013. Pérez dijo que había sido reclutada a MS-13 a los 12 años. Le dieron el apodo “La Diabla”.
“Yo era dura y valiente. Me gané el sitio dentro de las filas”, agregó Pérez. Su espalda estaba cubierta de tatuajes, que representan los “logros” de la pandilla.
A los 20 años, Pérez había tenido dos hijos –y actualmente cumple una sentencia de 35 años en prisión por asesinato, robo y secuestro. El caso de La Diabla no es nada raro: Como suele ocurrir con la mayoría de los miembros de pandillas y operadores del crimen organizado, la mayoría de las mujeres pandilleras acaban en prisión o mueren de manera violenta.





esta muy interesante este articulo nunca lo avía leído Es muy triste que las mujeres jóvenes sienten que deben unirse a una pandilla para estar protegidas o para sentirse en familia. Existen otras opciones. Cristo es toda la familia que alguien realmente necesita. Él los protegerá, amará y mantendrá. Confíen en el nombre de Jesús. Él es el creador y murió para que pudieramos vivir. Que Dios los bendiga.
Share