Infortunio del oro en Colombia

El crimen organizado dedicado a la extracción ilegal de oro en la Amazonia colombiana recibió un duro golpe a sus finanzas en julio.
Myriam Ortega/Diálogo | 29 agosto 2017

La extracción de oro con dragas artesanales se hace mediante mangueras de succión desde el fondo del río. Para ello emplean buzos sin tanques de oxígeno. (Foto: Armada Nacional de Colombia)

En operaciones coordinadas entre la Armada Nacional de Colombia a través de la Fuerza Naval del Sur, el Ejército Nacional, la Fuerza Aérea, y el Grupo de Protección Ambiental y Ecológica de la Policía Nacional de Colombia, fueron incautadas cuatro dragas artesanales con las que explotaban oro en forma ilegal en el departamento del Guaviare. Las dragas aseguraban una producción aurífera mensual de US$ 40.000. La operación que dejó como resultado la captura de ocho personas en flagrancia, se llevó a cabo en el mes de julio.

De forma casi simultánea, en inmediaciones del Parque Nacional Amacayacú, sobre el río Cothué, en el departamento del Amazonas, fueron inhabilitadas cuatro dragas más, que producían mensualmente unos US$ 122.000 en oro ilegal. Entre otras herramientas, fueron encontrados cuatro compresores, 30 tapetes de tamizado negro, seis trajes de buzo, y dos fundidoras de oro.

Clave del resultado

“La Fuerza Aérea es clave en sus vuelos de reconocimiento, en la toma de imágenes que son en las primeras en que nos basamos para hacer el planeamiento”, dijo a Diálogo el Brigadier General Adolfo León Hernández Martínez, comandante de la Brigada de Selva N.º 27 del Ejército de Colombia. “Interviene la Fuerza Naval del Sur y las fuerzas del Ejército también, que fueron las que participaron allí junto con la Infantería de Marina, y llegaron a los sitios donde estaban las dragas”.

Para coordinar la operación otras entidades participaron en reuniones llamadas “burbujas”, en donde instituciones con diferentes capacidades y recursos, trabajan por el objetivo común de atacar el delito ambiental. La estrategia surgió hace más de 10 años con la creación de comandos conjuntos. “Cuando se quiere atacar un delito, un mal que está bien crítico, lo que hacemos nosotros es crear esa burbuja, donde las diferentes instituciones se concentran en ese aspecto, en ese delito”, puntualizó el Brig. Gral. Hernández. Todos ponemos sobre la mesa todo lo que se tenga, para atacar a ese delito”.

La coca y el oro ilegal son el resultado de una red de ilegalidad que solo beneficia a las grandes estructuras delincuenciales. Tanto los cultivadores como los mineros son víctimas de la extorsión y son quienes menos ganan con el negocio. “El valor ilícito de ese negocio [explotación ilegal del oro] mueve mucho dinero, pero la mayoría queda en esas organizaciones criminales que se lucran de eso”, señaló el Brig. Gral. Hernández. “En esto hay organizaciones como las del Clan del Golfo, o como todos esos grupos armados organizados que tienen tentáculos que llegan hasta estas esferas”.

Según un informe de la Brigada contra la Minería Ilegal del Ejército de Colombia, las finanzas de la delincuencia organizada se fortalecen a un costo ambiental y social muy alto. “La exploración y explotación de minerales ejercida sin el cumplimiento de los requisitos de ley se ha convertido en una de las principales fuentes de financiamiento de los grupos armados ilegales y las organizaciones criminales”.

Las riberas de los ríos son utilizados para desplazar y esconder las dragas para la extracción ilegal de oro. También se han encontrado motores ocultos en la selva. (Foto: Armada Nacional de Colombia)

Huellas del oro ilegal

El Coronel de la Infantería de Marina Ricardo Alberto Suárez Rátiva, comandante de la Brigada de Infantería de Marina N.º 3, explicó a Diálogo que los mineros artesanales hacen uso de mercurio en su proceso de extracción. “La relación para sacar un gramo de oro es más o menos de dos gramos de mercurio, es dos a una. Y una connotación especial es que Colombia no produce mercurio”.

Sin embargo el uso del elemento químico metálico en la extracción del oro representa un peligro no solamente para quienes la manipulan. “Con este tema del mercurio se puede evidenciar hasta temas de cáncer, mal formaciones en los bebés y esterilidad en los hombres”, agregó el Cnel. Suárez. “Así mismo puede afectar el sistema nervioso de las personas”. Así las poblaciones en donde se desarrolla la minería ilegal son más vulnerables a enfermedades y malformaciones, entre otros.

Además del empleo de métodos artesanales ilegales y/o tóxicos, la extracción de oro ilegal conlleva daños ambientales. Según la Procuraduría General de la Nación se le atribuye el riesgo de erosión, la liberación de sustancias tóxicas, la afectación de los cauces de agua y el desplazamiento de la fauna.

Alcances

En el transcurso de 2017, la Fuerza Naval del Sur ha destruido 25 dragas para la explotación ilícita de recursos mineros, un logro importante contra la actividad. “Hemos limpiado de minería de explotación ilícita, de yacimientos mineros, aproximadamente 600 kilómetros de río”, expresó el Cnel. Suárez. “Pero continuamos aun esta actividad en contra de estas organizaciones ilegales y la ubicación de las estructuras que se dedican a esta actividad”.

“En este momento en el que en los territorios amazónicos ya no está presente el terrorismo de las FARC, todas esas capacidades militares que nosotros desarrollamos las estamos volcando a todo lo que son los delitos contra el medio ambiente”, agregó el Brig. Gral. Hernández. “Y dentro de ellos, lo que es la explotación ilícita de yacimientos mineros”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 2
Cargando las Conversaciones