Polémica por la Propuesta de Michel Martelly de Revivir el Ejército Haitiano

Michel Martelly’s Push to Revive Haitian Army Raises Questions

Por Dialogo
diciembre 12, 2011



PUERTO PRÍNCIPE. Casi dos años después de que un terremoto de magnitud 7.0 devastara a Puerto Príncipe, el presidente haitiano Michel Martelly quiere reintegrar las fuerzas armadas de su país a un costo de US$95 millones.
"Haití debe garantizar la integridad de su territorio y su seguridad nacional", dijo Martelly a finales de noviembre en una plaza pública frente al Palacio Presidencial devastado por el sismo, al anunciar la formación de una comisión para estudiar el asunto. "Mi decisión de establecer las fuerzas armadas de Haití es el resultado de una larga y profunda reflexión que precedió durante mucho tiempo a la declaración de una promesa electoral emocional".
El 6 de diciembre, Martelly anunció los miembros de la comisión: El ministro de defensa Richard Morasse; el ministro de seguridad pública Reginald Delva; el vicepresidente Bergerac Jean Barette; el prominente abogado y excandidato presidencial Gerard Gourgue; el excoronel Jean Thomas Cyprien y el historiador George Michel, que servió en una comisión similar para la reconstitucióon de las fuerzas armadas de Haití bajo el ex-presidente René Préval. Las conclusiones del panel deben ser divulgadas el 1 de enero.
La misma semana en que Martelly nombró la comisión, Estados Unidos anunció que levantaría su embargo de armas vigente desde hace 18 años contra Haití, que fue promulgado luego del golpe de estado de 1993 contra el expresidente Jean Bertrand Aristide.

"Estados Unidos está abierto ahora a la idea de proporcionar armas a la policía nacional de Haití... de acuerdo a las condiciones establecidas por los dos gobiernos", dijo el subsecretario de estado estadounidense William Brownfield, al hablar junto a Mario Andresol, director general de la policía nacional de Haití.

MINUSTAH Espera Reforzar la Fuerza de Policía

Bajo el regimen de Duvalier, que terminó en 1986, y hasta 1994, la policía de Haití era una división de las fuerzas armadas del país. En 1994, Aristide estableció la primera unidad de polícia civil de Haití, hoy con 10.000 integrantes. La Misión de estabilización de las Naciones Unidas en Haití, MINUSTAH, que se formó en 2004, pretende aumentar esa fuerza a 14.000 en 2014.
Denis O'Brien CEO de Digicel Group, miembro de la influyente Consejería presidencial de Haití para el crecimiento económico y la inversión, dijo que las intenciones del Gobierno han sido mal entendidas por algunos no haitianos.

"Si mira la manera en que Estados Unidos ha movilizado a su guardia nacional, eso es lo que el presidente Martelly realmente quiere hacer", dijo. "También, con el desarrollo de una guardia nacional en Haití, tarde o temprano la misión de la ONU terminará. Esa misión ya se ha reducido y la ONU ha hecho un gran trabajo aquí, pero el gobierno tiene que asumir y ejecutar sus propios asuntos".
Laurent Lamothe, el recién nombrado Ministro de Relaciones Exteriores de Haití, le dijo a Diálogo que un ejército nacional es fundamental para atraer la inversión extranjera que Haití necesita desesperadamente.
"MINUSTAH tiene un mandato anual que caduca cada año. A fin de crear estabilidad a largo plazo, se necesita tener una fuerza que pueda reemplazar la MINUSTAH cuando termine su mandato", dijo Lamothe, al ser entrevistado al margen de una conferencia sobre inversión, del 29 al 30 de noviembre en Puerto Príncipe, que fue organizada por el Banco Interamericano de Desarrollo.
"Los empresarios quieren sentirse seguros, y sus edificios deben estar protegidos. A fin de que se sientan seguros, deben tener el personal para salvaguardarlos", dijo Lamothe. "Nadie invertirá en este país si no pueden conducir por las calles. Queremos mantener al pueblo haitiano seguro contra todo tipo de factores desestabilizadores. Estamos trabajando para encontrar la fórmula adecuada para disponer de una fuerza cuando la MINUSTAH abandone el país”.

Lamothe agregó que la tasa de criminalidad de Haití ha caído drásticamente. "Por lo tanto también ha disminuido el número de ataques violentos. Los pandilleros han sido desarmados, por lo que la situación general de seguridad ha mejorado mucho", dijo. "Deseamos mejorar aún más. Es por eso que queremos fortalecer la fuerza policial, aumentar el número de policías en las calles y aumentar la cantidad de información suministrada a la policía".

En Medio del Caos, Haití es Relativamente Seguro

Haití tiene una de las tasas de homicidio más bajas en el Caribe. En 2010, el país registró 689 asesinatos, que se traduce en una tasa de homicidios de 6.9 por cada 100.000 habitantes, según un informe publicado a principios de octubre por Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. En contraste, en 2004 y 2005, aproximadamente 1.800 homicidios ocurrieron en Haití, según grupos de derechos humanos.
En todo el Caribe, sólo Anguilla, Antigua, Cuba y Martinica registraron tasas de homicidio más bajas, y Haití fue más seguro que la República Dominicana (28.0 asesinatos por cada 100.000 habitantes), Bahamas (24.9); Puerto Rico (26.2); St. Kitts-Nevis (38.2), Santa Lucía (25.2); San Vicente y las Granadinas (22.0), Trinidad y Tobago (35.2); Islas Vírgenes (39.2) y Jamaica (52,1), de acuerdo con el estudio de la ONUDD.
Tanto Estados Unidos como Canadá han emitido comentarios donde se oponen a la reactivación del ejército de Haití y, la semana pasada, el expresidente de Costa Rica, Oscar Arias, advirtió a Martelly que hacerlo sería un error de proporciones históricas.
Johanna Mendelson Forman, asociada sénior en el Centro de estudios estratégicos e internacionales, está de acuerdo en que el gobierno de Martelly debe construir su fuerza de policía antes de pensar en revivir el ejército.
"Martelly está tratando de cumplir con una promesa de campaña que hizo, pero todavía tiene una legislatura que pasar y esa legislatura está dividida. Podría forzar su aprobación, pero el punto es: ¿quién va a pagar?", dijo.

Un enorme precio

El presupuesto anual de la MINUSTAH es de cerca de 800 millones de dólares, una cantidad mayor que los 570 millones de dólares antes del terremoto de enero de 2010 y la misión tiene actualmente más de 12,000 efectivos uniformados, casi el doble con respecto a los 6,940 que tenía en octubre de 2009. Esto incluye unos 8,700 soldados y 3,500 policías. Sólo las operaciones de paz cuestan de 120 a 130 millones de dólares por año, de acuerdo con oficiales de la MINUSTAH.
A mediados de octubre, el Consejo de seguridad de la ONU ordenó que la Minustah sea reducida de tamaño, en 2,750 efectivos, a fin de alcanzar una cifra de unos 10,500 soldados durante los próximos 12 meses. Diálogo le preguntó cuánto tiempo espera que la fuerza de paz de la ONU permanezca en Haití, a lo que Lamothe respondió: "durante todo el tiempo que sea necesario para mantener el país seguro”.
Share