México captura a líder de la Mara Salvatrucha

El pandillero estaba en México, donde tenía una estructura criminal con pandilleros de la MS-13 bajo la fachada de venta de automóviles.
Lorena Baires/Diálogo | 8 mayo 2018

Amenazas Transnacionales

Herbert William Meléndez Barrientos (centro), es acusado de ser uno de los máximos líderes de la Mara Salvatrucha en El Salvador. Tejió una red de narcotráfico para distribuir drogas en México, Guatemala y El Salvador. (Foto Gloria Cañas, Diálogo)

La Policía Federal de México capturó a Herbert William Meléndez Barrientos, en colaboración de la Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador, el pasado 12 de abril de 2018. El pandillero era uno de los miembros de la Ranfla Nacional, máxima dirigencia de la Mara Salvatrucha (MS-13), especializada en la distribución de drogas en El Salvador.

“Este [delincuente] se encontraba en la lista de los 100 más buscados [por Crime Stoppers El Salvador], y fue detenido en el Valle de Chalco, Estado de México, en donde se había asentado desde hace tres años con su esposa y dos hijos. Al ubicarlo la policía [sic], entregó documentos de identidad mexicanos falsos a nombre de Gilberto Inclán Carmona”, dijo a Diálogo el comisionado Howard Cotto, director de la PNC de El Salvador.

Meléndez tenía tres predios urbanos donde comercializaba vehículos en México, la misma modalidad de la MS-13 en El Salvador para financiar sus actividades delictivas y el lavado de dinero, de acuerdo con la PNC. La detención del pandillero fue posible gracias al intercambio de información entre la Policía Federal de México, el Centro Antipandillas Transnacional (CAT) y la PNC en El Salvador, en el marco de los acuerdos del Grupo de Alto Nivel de Seguridad (GANSEG) México-El Salvador.

El GANSEG, suscrito en 2014 entre México y El Salvador, tiene como misión institucionalizar los mecanismos de cooperación en seguridad y en el combate a la delincuencia organizada transnacional. El grupo combinado está compuesto por seis equipos de expertos en aduanas, delincuencia organizada, inteligencia, migración, narcotráfico, prevención social y seguridad pública.

“Hace algunas semanas brindamos información crucial a la Policía Federal de México para ubicarlo”, subrayó el comisionado Cotto. “Estos datos y el seguimiento que hemos dado en conjunto nos permitieron capturarlo”.

El CAT en El Salvador es un organismo financiado por los EE. UU., a través del Buró Federal de Investigaciones. La oficina administra una amplia base de datos de pandilleros que delinquen en ambos países; más de la mitad están ya en la cárcel.

Gracias al CAT fue capturado Napoleón Eduardo Castro en enero de 2018 en El Salvador. Castro era requerido por un juez de California, acusado de haber torturado y asesinado a su esposa en los Estados Unidos.

Ambición de poder

Meléndez también es conocido como El Tiburón de San Coco, por ser el fundador de un subgrupo al interior de la MS-13 conocido como San Coco Locos Salvatruchos, que opera en el municipio salvadoreño de Sonsonate. El informe policial detalla que el delincuente abandonó el país en 2016 en compañía de otros pandilleros por problemas con los jefes de la pandilla relacionados con ambiciones de poder. “A raíz de las contradicciones con el resto de la dirigencia de la pandilla, este sujeto salió huyendo hacia México”, añadió el comisionado Cotto.

La Policía Nacional Civil y las fuerzas de tareas especializadas de la Fuerza Armada de El Salvador ejecutan operativos conjuntos en busca de los delincuentes más buscados en el país. (Foto: Gloria Cañas, Diálogo)

Establecido en México, diseñó una estructura criminal con miembros de la MS-13. Así incursionaron en el narcotráfico; la célula en El Salvador era la responsable de distribuir la droga por toda la costa a través de la carretera El Litoral. Meléndez es requerido en su país por los delitos de narcotráfico, homicidio agravado, tenencia y portación de armas de fuego y terrorismo.

Las autoridades aseguran que el 25 de noviembre de 2014, el presunto homicida organizó la masacre de un grupo de ocho personas que habían asistido a una fiesta de 15 años en el departamento de Sonsonate. En esa oportunidad, hombres armados entraron al lugar con la orden de matar al novio de la quinceañera, uno de los líderes de la pandilla.

Sin abandonar su posición en la dirigencia de la MS-13 y su célula criminal, Meléndez construyó una imagen de benefactor durante los últimos dos años que permaneció en El Salvador. Durante las elecciones municipales y legislativas de 2015 estuvo inscrito como candidato a concejal para el municipio de Sonsonate y conformó la Asociación de Desarrollo Comunal “Unidos por la Paz”, con la que impulsaba proyectos comunitarios.

Para 2016, su nombre volvió a escucharse entre las autoridades policiales salvadoreñas cuando realizaron la Operación Jaque, que puso al descubierto una compleja red de negocios de la MS-13, financiada con recursos ilícitos obtenidos sobre todo de las extorsiones. Meléndez era responsable de algunos de esos negocios desmantelados.

El pandillero fue deportado de México el 13 de abril de 2018. Presentado ante los medios de comunicación en El Salvador, aceptó su liderazgo dentro de la pandilla y negó cualquier vinculación con la política. “No tenemos relación con políticos, nos desarrollamos con inteligencia propia y no nos relacionamos con nadie. Me fui a México como escape y fuga de las autoridades”, declaró Meléndez.

Recompensas por información

En la nueva lista de los 100 más buscados, actualizada en enero de 2018 por Crime Stoppers El Salvador, 65 delincuentes pertenecen a la MS-13 y 35 a la Mara Barrio 18. Los acusados acumulan 364 delitos entre homicidios, actos terroristas, extorsiones, y asociación delictuosa, entre otros.

“En la nueva lista de delincuentes todos pertenecen a estructuras terroristas”, indicó a Diálogo el comisionado José Luis Mancilla Valle, jefe de la División de Cumplimiento de Disposiciones Judiciales de la PNC de El Salvador. “Como en el caso de Meléndez, el intercambio de información con países de la región es crucial para capturarlos”.

En la lista de 2017, 82 de los 100 fueron capturados y solo 18 fueron dados de baja en enfrentamientos con las autoridades de seguridad. Crime Stoppers El Salvador ofrece en 2018 diversas recompensas monetarias y en especie, a cambio de información que permita capturarlos, bajo total confidencialidad para quienes los denuncien.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 3
Cargando las Conversaciones