Mexicanos sufragan tras violenta campaña

Por Dialogo
diciembre 12, 2013



CIUDAD DE MÉXICO – El 7 de julio los mexicanos concurrieron a las urnas para las elecciones locales en 14 estados, en esta ocasión con uno de los gobiernos estatales más importantes del país en disputa, luego de una campaña marcada por actos de violencia contra los candidatos.
El cargo de gobernador del estado de Baja California, los últimos 24 años en poder del conservador Partido de Acción Nacional (PAN), era el trofeo más importante en las elecciones regionales, y el resultado podría afectar un pacto de reforma nacional.
Aproximadamente 32 millones de sufragantes concurrieron a las urnas en 931 de las 2.440 municipios del país, como así también para votar por candidatos para legislaturas estatales en 14 de los 32 entidades federales.
Efectivos del Ejército se encargaron del operativo de seguridad en varios estados, a la vez que la Procuraduría General de la República desplegó aproximadamente 1.500 agentes en respuesta a una ola de violencia que cobró las vidas de al menos seis candidatos, trabajadores de campaña y sus familiares en semanas recientes.
La más reciente de las víctimas fue Aquiles González, jefe de campaña por la alcaldía del Partido de Revolución Democrática (PRD) en el estado de Zacatecas asesinado el 5 de julio.
El Partido Revolucionario Institucional (PRI), que volvió a ocupar la presidencia en diciembre tras una ausencia de 12 años, espera triunfar en Baja California, donde se encuentra la importante localidad fronteriza de Tijuana.
El presidente, Enrique Peña Nieto, realizó dos importantes promesas cuando asumió el cargo: reducir el nivel de violencia vinculada con el narcotráfico, que dejó 70.000 muertos durante el mandato de seis años de su predecesor, y dejar atrás para siempre las antiguas prácticas antidemocráticas del PRI.
Peña Nieto celebró el Pacto por México con el PAN y el PRD, que dio como resultado importantes reformas en los sectores educativo y de telecomunicaciones, y espera introducir aún más reformas en los sectores energético y fiscal.

[AFP (México), 07/07/2013; El Universal (México), 08/07/2013]



CIUDAD DE MÉXICO – El 7 de julio los mexicanos concurrieron a las urnas para las elecciones locales en 14 estados, en esta ocasión con uno de los gobiernos estatales más importantes del país en disputa, luego de una campaña marcada por actos de violencia contra los candidatos.
El cargo de gobernador del estado de Baja California, los últimos 24 años en poder del conservador Partido de Acción Nacional (PAN), era el trofeo más importante en las elecciones regionales, y el resultado podría afectar un pacto de reforma nacional.
Aproximadamente 32 millones de sufragantes concurrieron a las urnas en 931 de las 2.440 municipios del país, como así también para votar por candidatos para legislaturas estatales en 14 de los 32 entidades federales.
Efectivos del Ejército se encargaron del operativo de seguridad en varios estados, a la vez que la Procuraduría General de la República desplegó aproximadamente 1.500 agentes en respuesta a una ola de violencia que cobró las vidas de al menos seis candidatos, trabajadores de campaña y sus familiares en semanas recientes.
La más reciente de las víctimas fue Aquiles González, jefe de campaña por la alcaldía del Partido de Revolución Democrática (PRD) en el estado de Zacatecas asesinado el 5 de julio.
El Partido Revolucionario Institucional (PRI), que volvió a ocupar la presidencia en diciembre tras una ausencia de 12 años, espera triunfar en Baja California, donde se encuentra la importante localidad fronteriza de Tijuana.
El presidente, Enrique Peña Nieto, realizó dos importantes promesas cuando asumió el cargo: reducir el nivel de violencia vinculada con el narcotráfico, que dejó 70.000 muertos durante el mandato de seis años de su predecesor, y dejar atrás para siempre las antiguas prácticas antidemocráticas del PRI.
Peña Nieto celebró el Pacto por México con el PAN y el PRD, que dio como resultado importantes reformas en los sectores educativo y de telecomunicaciones, y espera introducir aún más reformas en los sectores energético y fiscal.

[AFP (México), 07/07/2013; El Universal (México), 08/07/2013]

Share