Destacados: Una conversación con nuestros líderes

General mexicano dirige la formación de líderes en el Colegio Interamericano de Defensa

Marcos Ommati/Diálogo | 14 febrero 2017

El General de Brigada Arturo Javier González Jiménez representa a la Secretaría de la Defensa Nacional de México en el CID. (Foto: Marcos Ommati/Diálogo)

La misión principal del jefe de estudios del Colegio Interamericano de Defensa (CID) es contribuir a la formación de profesionales para que una vez terminados sus estudios puedan ser asignados a funciones de asesoramiento de alto nivel en sus países de origen. Esta posición está bajo la responsabilidad del General Brigadier Diplomado del Estado Mayor del Ejército de México Arturo Javier González Jiménez, quien representa a su país y a la Secretaría de la Defensa Nacional de México en el CID. El Gen. de Bda. González recibió a Diálogo en su oficina en Washington D.C. para hablar sobre los alumnos integrantes de la Clase 56 y maestros de la facultad bajo su dirección.

Diálogo: ¿Cuál es su reto principal como jefe de estudios del CID?

General Brigadier Arturo Javier González Jiménez: Mi reto principal es precisamente contribuir a los objetivos del Colegio Interamericano de Defensa, de las directrices de la dirección, que es básicamente cumplir con nuestra misión que es formar asesores de alto nivel militares y civiles, tanto en las fuerzas armadas como en las policías nacionales y, desde luego, en cualquier ministerio de gobierno de los países que integran la Organización de Estados Americanos.

Diálogo: ¿Qué antecedentes requiere la persona que quiera asumir la función de jefe de estudios?

Gral. de Bda. González: Básicamente, lo que yo pude percibir ahora que fui propuesto por mi país para tomar este cargo es, desde luego, la parte medular, que es la jerarquía. Normalmente, ha sido ocupado por generales, como podemos observarlo en los cuadros de los jefes de estudios que han pasado por esta institución. Eso yo lo pondría como primer requisito fundamental ya que se requiere de cierta autoridad, cierta disciplina, puesto que la mayoría de nuestros estudiantes son coroneles y tenientes coroneles. Entonces se requiere un poco de autoridad en ese sentido. Pero sobre todo también son los aspectos educativos, la experiencia en la parte educativa, en el proceso educativo, es decir, tener algún antecedente de tener estudios en áreas relacionadas con la educación, estar preparado académicamente y mayormente, con estudios de nivel maestría y doctorado, para poder estar al nivel que exige el rigor académico aquí en el Colegio Interamericano de Defensa.

Diálogo: ¿Debió haber estudiado en esta institución también?

Gral. de Bda. González: No es requisito. Aunque en mi caso, para ser seleccionado en mi país, fue fundamental ser graduado de esta institución. Anteriormente también estuve aquí como agregado militar, delegado de la Junta Interamericana de Defensa adjunto y dentro de mis estudios tengo un manejo de los cuatro idiomas que se manejan aquí en el Colegio Interamericano de Defensa, que es el inglés, el francés, el portugués y el español.

Diálogo: ¿Cuántos estudiantes hay y de qué países provienen los alumnos del CID?

Gral. de Bda. González: Son 64 estudiantes de 17 países. En orden alfabético son Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Trinidad y Tobago, Uruguay y, obviamente, los Estados Unidos.

Diálogo: ¿Siempre son 64?

Gral. de Bda. González: El día de hoy el Colegio Interamericano básicamente puede soportar hasta un alumnado de 70 estudiantes. Es decir, un aproximado de dos estudiantes por país de la Organización de Estados Americanos. ¿Por qué tenemos, por ejemplo, siete estudiantes de Brasil? ¿Por qué tenemos nueve estudiantes de Colombia? ¿Por qué tenemos seis de México? ¿Por qué tenemos siete de Perú y ocho de Estados Unidos? Para cubrir, precisamente, los espacios de los países que no han enviado estudiantes aquí al CID.

Diálogo: ¿Cuáles son los requisitos para ser un alumno del CID?

Gral. de Bda. González: Básicamente, el primero de ellos, para la impartición del estudio de maestría, es que tengan dentro de sus antecedentes académicos el nivel de licenciatura. Llegan en julio, se gradúan en junio. Y al terminar, automáticamente se van con sus estudios terminados, previo a su examen final aprobado y básicamente se van a su país con su certificado de maestro.

Diálogo: ¿Y los civiles?

Gral. de Bda. González: Ellos vienen representando a los ministerios de relaciones exteriores de sus países. A las secretarías o ministerios relacionados con asuntos migratorios, fronterizos, policías federales, policías nacionales y, en el caso de los Estados Unidos, al Departamento de Estado. Entonces, para el militar sí es un requisito ser graduado de una escuela de estado mayor. Y para los civiles, estudios de su misma trayectoria de carrera pero en años de servicio equiparables a los años de servicio de un militar, a los de un teniente coronel o coronel. Debe tener ciertos años de servicio dentro de su ministerio o secretaría de Estado para tener experiencia comparable a la de un coronel o teniente coronel en las fuerzas armadas.

Diálogo: ¿En qué idioma se imparten las clases?

Gral. de Bda. González: Las clases se dan en los cuatro idiomas de manera simultánea. Es decir, el Profesor Roberto Pereira, de Argentina, imparte sus clases en su idioma materno, que es el español, y tenemos el área de traductores e intérpretes que la interpretan a los otros tres idiomas, con audífonos en forma simultánea, en forma instantánea. Si traemos a algún conferencista invitado de Brasil, el conferencista invitado da su conferencia en portugués y los alumnos escuchan el idioma de su preferencia utilizando el servicio de intérpretes que tenemos aquí en el colegio.

Diálogo: ¿Cómo logran manejar tantas culturas distintas?

Gral. de Bda. González: Es un proceso de adaptación. Así lo llamo yo. Inclusive, una de mis conferencias cuando recién llegué a asumir el cargo como jefe de estudios, fue precisamente preparar una presentación especial para todos los cursantes de la clase anterior, la ‘55, en donde precisamente mi meta fue pasar por este proceso de adaptación, incluyéndome a mí. La adaptación viene desde nosotros mismos como estudiantes, como directivos y personal aquí en el colegio, tanto la adaptación que se da también en el proceso familiar, en donde la familia también requiere un proceso de adaptación bastante fuerte. Todos los que venimos en nuestra primera oportunidad de visita a este país pasamos por este proceso. Independientemente de uno mismo, la familia, creo yo, es la que más sufre, sobre todo cuando no se tienen antecedentes del idioma y de la cultura, de las leyes del país. Entonces, en ese sentido, creo que todos tenemos que pasar por este proceso de adaptación para poder adecuarnos al sistema americano, a las leyes, a los procesos, que son diferentes en cada uno de nuestros países que integran la Organización de Estados Americanos.

Diálogo: Usted ya habló un poco de los alumnos. ¿Puede hablar un poco también de los maestros? O sea, ¿qué antecedentes debe traer consigo un aspirante a maestro en el CID?

Gral. de Bda. González: Básicamente, que sean doctores para poder enseñar al nivel de la maestría, que es lo que hoy en día se imparte aquí en el colegio: la maestría en ciencias, en defensa y seguridad interamericana. Ese es el nombre que reciben hoy por hoy los estudios aquí en el Colegio Interamericano. También se tiene cuidado de tener una representación de los países pero, desde luego, son contratados por diversas fuentes. Algunos de ellos, son contratados por la Junta Interamericana de Defensa, otros son contribuciones nacionales que proporcionan los países al CID. Este año tenemos, por ejemplo, la contribución nacional de Brasil de dos profesores: el Dr. Paulo Edvandro Costa Pinto y el Profesor Carlos Eduardo Acevedo. Ellos son considerados una contribución nacional del país de Brasil a la facultad del colegio. También tenemos el apoyo de los Estados Unidos que nombra cada uno o dos años a un profesor del Departamento de Estado que también debe tener conocimiento del sistema interamericano. Tenemos profesores adjuntos a quienes los mismos profesores permanentes de la facultad invitan. En este caso, tenemos al profesor Manuel Lora, del Perú, que es un profesor adjunto también. Tenemos a la Dra. Mirles, de Cuba. Tenemos al Dr. Eduardo Roberto Pereira, de Argentina, y al Profesor Daniel Macís, que es de los más antiguos que tenemos aquí de la facultad, que representa a los Estados Unidos, pero con antecedentes de ser del país de Costa Rica. Entonces, como requisitos fundamentales, [un aspirante] debe ser doctor en alguna de las áreas que se imparten aquí en el colegio. Tenemos el área económica que es proporcionada precisamente por la Dra. Reyes, de Cuba. Tenemos materias de pensamiento estratégico enfocadas a las áreas militares que las da precisamente el Dr. Pereira, que tiene los antecedentes de haberse desempeñado como almirante en su país. Es decir, es un militar retirado que hoy es doctor y profesor de la facultad. Tenemos también al Dr. Costa Pinto, con área de especialización en derechos humanos, derecho internacional. Es decir, es una selección también por parte del colegio, de la dirección, de los países a quienes también se les invita a participar en las áreas donde hay disponibilidad. Y, desde luego, se les hace la invitación para también designar a profesores.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 69
Cargando las Conversaciones